CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Labios en cruz

Nelson Valdés

Julio de 2009

Palabras

NELSON VALDÉS | LABIOS EN CRUZ
Sábado 25 de julio de 2009 | Invitados: Antuán Núñez (tres y arre- glos), Yordanky Sánchez (percusión), Yosmel Jiménez (bajo), Oscar Piñeiro (violín)
Artista visual: José E. Saborido Martín

No puedo dar certeza de ello, pero casi estoy seguro de que las primeras personas que me hablaron de Nelson Valdés, o Nelsito, como lo nombramos todos los que lo hemos visto crecer al amparo de la Asociación Hermanos Saíz, fueron mis amigos del dúo Cofradía, es decir, Pachi y Liamer.
Ellos me recomendaron que a la primera oportunidad que tuviese, escuchase las canciones de un muchachito recién graduado de la Escuela de Instructores de Arte y que radicaba en Cienfuegos.
Más o menos por la misma fecha, aproximadamente el año 2005, otro buen hermano de las lides trovadorescas, el villaclareño Raúl Marchena, me formuló idéntica recomendación. Con tales antecedentes, era obvio que había que prestarle atención
al que por entonces todavía no era ni un veinteañero y que varios conocedores de nuestra escena trovadoresca valoraban como toda una promesa para la cancionística nacional.
La posibilidad de escucharlo cantar desde un escenario o, aun mucho mejor, en varias horas de descargas en un parque, se me dio en una de las emisiones del Festival Longina. Desde aquel primer encuentro quedé convencido de que Nelsito traía en su propuesta el extra que le ponen a la creación los verdaderos artistas y que solo había que dejar transcurrir el tiempo para que limase detalles imputables a la natural carencia de madurez de quien se inicia en la composición e interpreta- ción musical.
Hoy, pese a su juventud (apenas tiene 23 años), Nelson Valdés resulta ya una voz auténtica en el panorama de la Canción Cubana Contemporánea, responsable –en su condición de autor de varios temas dignos de figurar en una selecta antolo- gía de la obra que por estos días él y sus compañeros de oficio juglaresco llevan adelante.
Como se podrá comprobar en el concierto preparado por Nelsito para este espacio de A guitarra limpia, desde hace algún tiempo y sin perder el más mínimo amor a la lira, como se dice en lenguaje de viejo cantador (según he aprendido con mi amigo y colega de redacción en El Caimán Barbudo, Bladimir Zamora), él ha sentido la necesidad de revestir sus melodías con el respaldo de un pequeño formato instrumental y por ello, en un momento dado de su trayectoria invitó a otros jóvenes músicos a correr la aventura de formar una agrupación que lo acompañase en sus presentaciones.
La propuesta de Antuán Núñez Durán como arreglista y desde un tres procesado a través de un multiefecto, Yosmel Jiménez Claro en el bajo eléctrico, el percusionista Yordanky Sánchez Soca y Oscar Piñeiro en el violín, a la par que realza los valores del repertorio compuesto e interpretado por Nelsito, sirve también para resaltar el elevado nivel técnico de cada uno de estos instrumentistas.
Hacedor de una cancionística que por igual puede resultar profundamente lírica, como sucede en piezas al corte de «Nubes altas» y «Labios en cruz», o de un aire marchoso y cercano a la más auténtica gozadera, digamos por caso los temas
«Cándida» y «Besitos de escalera», Nelson Valdés resulta un ejemplo de que en Cuba las oleadas de cantautores se producen una tras otra porque no es cuestión de moda la aparición de personas interesadas en defender una poética desde la guitarra y actuar como cronista de su tiempo.
Así pues, dispongámonos a disfrutar de los decires de este joven cienfueguero, venido al mundo en la segunda mitad de
la penúltima década del pasado siglo y que en el presente
irrumpe en el panorama de la Canción Cubana Contemporánea con inusitada fuerza.

JOAQUÍN BORGES-TRIANA

Currículum

Currículum

LETRAS

LABIOS EN CRUZ

Labios en cruz
van a besar aquel gorrión
que nunca vuela opuesto a las olas del mar y monta en los sonidos del cañón
que es como el pan en días de gloria y de Señor.

Éramos dos
uno clavel, otro avenida, sálvennos.

Qué suavidad,
no canten para mí. Qué soledad,
no vuelvan a caer.

Que ya volví, libre de mí, labios en cruz, por caridad.

Labios en cruz
van a besar aquel gorrión
que nunca ve dolor
y habla de más y solamente emprende para ver si puede ya
de ese pedazo de azul.

Hacer vibrar solo la flor
que sirve de penumbra y de jardín. Qué suavidad,
no canten para mí.

Qué soledad,
no vuelvan a caer. Que ya volví, libre de mí,
labios en cruz,
del fango y la maleza renací.

Labios en cruz nunca volví siempre lloré no soy feliz falta su paz. Labios en cruz.

NELSON VALDÉS

Audio

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios