CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Versos del Viento

Cuatro de Trovas

Enero de 2010

Palabras

CUATRO DE TROVAS | VERSOS DEL VIENTO**
Sábado 23 de enero de 2010 | Invitados: dúo Cadencia
Artista visual:Alicia Candiani
Cuatro de trovas mira al sol

CUATRO DE TROVAS | VERSOS DEL VIENTO**
Sábado 23 de enero de 2010 | Invitados: dúo Cadencia
Artista visual:Alicia Candiani
Cuatro de trovas mira al sol

El patio de las yagrumas del Centro Cultural Pablo de la Torrien- te Brau volvió a ser testigo de un encuentro que enlaza cultu- ras, amores y sueños al acoger el 23 de enero al grupo argentino Cuatro de trovas con su concierto Versos del viento, en el tradi- cional espacio A guitarra limpia.
Víctor Casaus, director del Centro, no pudo ocultar su rego- cijo al tener en casa a tan destacados creadores al término de una gira relámpago que realizaron por varias provincias del país, donde dejaron su arte y compartieron escenarios con trovadores cubanos, algunos de los cuales y pese a la distan- cia también vinieron a La Habana para asistir a la presenta- ción de sus colegas sudamericanos. Entre los sitios donde estuvieron se encuentra el Festival Longina, en Santa Clara, y la peña El trovazo, en Pinar del Río.
No faltó en la intervención de Casaus de este sábado la refe- rencia al también argentino dúo Cadencia, que la tarde ante- rior había presentado en la Sala Majadahonda su nuevo disco de 13 canciones Como el agua del río, presentación a la que asistió la afamada y singular cantante Liliana Herrero, quien ofreció un conversatorio sobre la función de la canción, las necesidades de la imaginación y la búsqueda poética en la in- terpretación, ideas que por su importancia serán difundidas entre los trovadores cubanos.
Tras gratificantes comentarios sobre los crecientes víncu- los culturales entre argentinos y cubanos vino Marita Moyano con su limpia y fresca voz seguida de Sebastián Echarry, Sabrina Striebeck y Juan Sardi, integrantes del grupo Cuatro de trovas, para hacer de esta tarde de sábado un vivo encuen- tro con rituales de sus pueblos originarios, sus cantos y mú- sicas que poco a poco se entremezclaron con la sonoridad actual, para dar muestras de que pueden pervivir y estar en la contemporaneidad.
Repletos de alegría por esta su primera experiencia como grupo en Cuba, los de Cuatro de trovas dejaron escuchar sus canciones cargadas de ternura, fe y amor en una búsqueda constante por enlazar gente, abrir sendas y construir nuevos sueños para llegar a ese mundo que para todos tiene que ser necesariamente mejor.
Por Sebastián Echarry, guitarrista, voz, accesorios y pro- motor de esta idea de integración del grupo, supimos que hace solo ocho meses que están formados como tal, aunque desde hace mucho más tiempo, de alguna u otra manera, venían tra- bajando juntos. El que se proclama un fruto de la admiración por la generación de trovadores que encabeza Silvio Rodríguez, con cuyas canciones aprendió a tocar la guitarra, piensa que esta visita a Cuba es una manera de estrechar ese abrazo ten- dido desde el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau para juntar pueblos y ampliar el conocimiento de unos y otros.
De la música que interpretan destaca la parte folclórica como expresión de lo que tienen en la raíz y llevan en la sangre, el componente que aún sin proponérselo sale a flote a veces con la estructura tradicional, pero la mayoría como aires de esa música. «Estudiando e investigando vamos enriqueciéndonos para que nuestras composiciones sean una búsqueda musical y una búsqueda de la verdad a través de las palabras y las canciones», precisó.
De una de ellas, con título «El murgón», conversamos am- pliamente, pues alude a la gente que despierta buscando el sol. Nos decía Echarry que en la ciudad argentina de Tandil, a unos 170 kilómetros de Mar del Plata, la falta de trabajo y el exceso de necesidades convocó en 2001 a un grupo de personas a crear
en una panadería un proyecto comunitario alternativo que per- mitiera la subsistencia con producciones para el consumo y también para la venta; así el trabajo fue orientado de una ma- nera revolucionaria en favor de todo un colectivo.
«De ese modo –aseguró el artista argentino– es que vemos los pasos hacia la construcción de un mundo mejor: cada uno desde la función que le toca debe hacer de la cotidianidad un hecho creativo y ponerlo al servicio de todos desde la solida- ridad, por eso somos y cantamos a la gente que despierta mi- rando el sol».

ISIS MARÍA ALLEN
(Tomado del boletín electrónico Memoria no. 123, febrero de 2010)

 

Currículum

Currículum

LETRAS

TIERRA ADENTRO

Encontré la libertad tierra adentro,
en los surcos de sangre de un gran país, en la vida ardiente que llega al fin,
en las miradas que se escapan de lo cierto.

Encontré tu corazón tierra adentro,
en los cuentos de la noche y la esperanza, en los cerros y una luna en su infancia, en tu rostro y una danza que me salva.

Tierra adentro está la vida
que te espera sonriente con abrazos. Tierra adentro se curan mis heridas, vuelan alto, vuelan alto…
huyen siempre del espanto tierra adentro.

Encontré una música en tu alma,
en las líneas de tus manos, en la calma, en el sueño que desde adentro se levanta, en la fuerza que derrama la palabra.
Encontré la dignidad tierra adentro,
en los límites del tiempo, en sus huesos, en las ramas de este árbol, en los versos
que una vez escritos siempre lleva el viento.

Tierra adentro está la vida
que te espera sonriente con abrazos. Tierra adentro se curan mis heridas, vuelan alto, vuelan alto…
huyen siempre del espanto tierra adentro…

…son tus lazos, los hermanos de la tierra.
Tierra adentro son tus pasos los que escriben la tibieza.

SEBASTIÁN ECHARRY

Audio

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios