CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

64. Versos del alma

Dúo Janet y Quincoso

Enero de 2005

Palabras

Sábado 29 de enero de 2005
Obra plástica: José Miguel Pérez

El dúo de Janet Lugones Acosta y Eduardo Hilario Quincoso se inició en 1998. Además de compartir la vida y la presencia entrañable de su hija Lorena, estos dos músicos del ultramarino pueblo de Caibarién, deslumbran a quienes los escuchan por el cuidado musical de sus recreaciones de la poesía universal. Sin dudas, el ambiente creativo de su tierra natal propicia la singularidad en las sonoridades que se nos revelan con este disco.
Janet y Quincoso nos proponen un acercamiento a la lírica, desde la más honda tradición trovadoresca cubana, especialmente, dando vuelo a la costumbre de esa comarca de pescadores que han cantado y soñado, a lo largo de los siglos, de cara al mar.
Quizás el abuelo Pánfilo y el haber crecido en una familia de pescadores que aman la trova, marcaron la pasión visible de Quincoso. A los 11 años comenzó a recibir clases de guitarra popular con un maestro local y ha integrado varias agrupaciones. Sus musicalizaciones exhiben, más allá del conocimiento y el rigor artístico, el oficio de los poseídos por la vocación.
Janet encauzó sus estudios en la Casa de Cultura Manuel Corona. Posee una voz especial, con gran fuerza, color y un timbre de excepción. Su amplitud de registros anuncia un poderoso caudal por descubrir, que le confiere notable vigor y equilibrio a un dúo en natural armonía.
En el año 2002, el dúo de Janet y Quincoso comienza a mu-sicalizar los versos del Apóstol José Martí, a los que siguen poetas españoles, latinoamericanos y otros cubanos. En julio de 2003, durante una visita de Eusebio Leal a Caibarién, son invitados a La Habana, donde se presentan en la Casa Natal de José Martí, la Casa Oswaldo Guayasamín y el Museo de Arte Colonial. Acogidos en Habana Radio graban en siete noches trece temas que conforman el disco Versos del alma. Actualmente continúan la musicalización de poemas. Además de los poetas que integran Versos de alma, se suman otros de la talla de José Lezama Lima, Nicolás Guillén, Eliseo Diego, Dulce María Loynaz, Miguel de Unamuno y Juan Ramón Jiménez.

(Palabras tomadas de la nota al disco Versos del alma, produ-cido por la emisora Habana Radio.)

De su primer disco, Versos del alma, ha expresado Eusebio Leal:

«Sus dedicadas interpretaciones inspiradas en los versos del Apóstol, se inscriben en la tradición y, a la vez, renuevan el legado trovadoresco cubano. Existe en Caibarién, la ciudad natal de estos jóvenes, un arraigado culto martiano. Estas iluminadas melodías son un tributo merecido a su memoria.»

Currículum

Currículum

LETRAS

Resaca

Quiero mirarme en el reflejo de ese agua que se va
corriendo y tras de sí deja un rumor silvestre
juego a no soñar apostando mi alma y pierdo a voluntad,
tonto afán de reír y andar con la corriente
me lleva al mar de la ocasión.
Porque soy, soy peregrino y ahora mismo
voy paso a paso hacia el abismo
de una comarca sin fronteras, como mi abuela.
No es llegar la fe que me sostiene andando
sino el saberme navegando rumbo a no sé qué primaveras
por los mares de Dios.
Flor de mi vida deshojada en ficciones
rastro que perdí y no he vuelto a encontrar
a pesar del intento.
Por alimento, lamo mi propia herida, pido y si me dan
lo regalo a la luz, doy mi perfil al viento
y estalla en pompas de jabón.
Porque sé, sé bien que el porvenir me espera
que cada día es más extensa la senda por donde camino
hacia el destino,
llevo atrás un fardo sucio, es mi pasado.
Bebo ese vino trasnochado que destilan
las horas muertas de vez en cuando
disuelto en la pena, ni emborracha ni consuela
pero te da añoranza por las pedradas de tu infancia allá…
descalzo y sin saber adonde iban tus pies
ya sumergidos en aguas de un mar por conocer.

Voy a la noche decantado del día y a abrevar mi sed
de estrellas sin contar, dentro del firmamento,
y en el silencio mi alma se recoge para preguntar:
-¿Qué cosa es vivir?
Nada dice lo inmenso.

Eduardo H. Quincoso

Audio

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios