CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

65. Sur

Ariel Barreiros y Yunior Navarrete

Febrero de 2005

Palabras

Ariel Barreiros y Yunior Navarrete | Sur
Sábado 26 de febrero de 2005
Obra plástica: Diana Balboa

Siempre con el sur

Este nuevo concierto del espacio A guitarra limpia trae las voces de dos jóvenes trovadores que viven en el sur de nuestra Isla, que a su vez pertenece, por muchas razones, como todos nosotros, al sur dolido y vibrante de nuestro planeta. Ellos han traído ese nombre, Sur, para titular este momento de complicidades que todo concierto de la trova cubana supone.
Mientras escribo estas líneas, como ven, han confluido esas referencias geográficas que tienden a acercarnos a la poesía y a la imaginación de estos jóvenes que ahorita mismo, después que se escuchen los acordes de A guitarra limpia, comenzarán a compartir sus preguntas, sus averiguaciones, sus maravillas con nosotros.
Con su presencia este espacio confirma nuestra vocación integradora en la que caben, por derecho propio, las propuestas de los trovadores y las trovadoras de todas las generaciones, las tendencias y las áreas geográficas de nuestra Isla (y, cuando es posible, de otros sitios también). Esa vocación, además de la justicia poética que implica, nos trae otras razones para la felicidad: entre ellas, sin dudas, la necesaria diversidad de las miradas, de los acercamientos y las propuestas.
Ariel Barreiros y Yunior Navarrete, con su poesía y sus gui-tarras doblemente sureñas, nos confirman la vitalidad de esta forma de cantar y de vivir, de crear y de reflexionar que es la nueva trova cubana. Desde el candor del universo infantil y la memoria emocionada que recuerda la vida hermosa de un abuelo republicano español hasta la poesía que arriesga su metáfora e integra los valores transgresores de la actuación, Ariel y Yunior recorren los territorios de la creación y la autenticidad –como siempre debiera ser.
Todavía los recordamos, nerviosos y felices, durante su primera presencia en este patio, a finales de octubre de 2001, en un concierto especialmente memorable, cuando ya están aquí, de nuevo y siempre, en su A guitarra limpia, trayéndonos los ingredientes imprescindibles del amor a sus tierras del Sur –que son, como se sabe, las de todo bicho humano sensible, arriesgado y soñador.
A esa raza también nos alegramos de pertenecer cuando empiezan a sonar, pueblo adentro y corazón en ristre, las guitarras de Yunior y de Ariel en este patio de todos.

Víctor Casaus

Currículum

Currículum

LETRAS

Pueblo adentro

Tomé de la tarde su corazón
lo lancé al cielo como piedra al frío.
Comenzó a llover.
Como pueblo adentro
me encontré al camino,
mostró sus huellas,
sus manos de amigo,
me inventé una brisa,
tomamos rumbo al mismo destino.

Fue tan corto el tiempo
para bordear el abismo,
solté la agonía entre mis brazos,
pude burlar el hechizo
y es la piedad,
me he sentado al eco
y desde las montañas
fui dejando sombras.
Sombras.

Y en el agua casi una extensión
sin frontera
siempre a la ribera
de algún sobre aviso.

Y soy pueblo adentro,
me encontré al camino,
hoy mostró sus huellas
y para siempre seguí tras sus pasos,
él se dio la vuelta
su rostro es tranquilo.

Yunior Navarrete

Audio

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios