CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

73. Como una sola flor

Teresita Fernández

Enero de 2006

Palabras

Teresita Fernández | Como una sola flor
Sábado 28 de enero de 2006
Obra plástica: Vicente Rodríguez Bonachea
Dedicado al séptimo aniversario de la emisora Habana Radio

Cultiva una rosa blanca… como una sola flor

En julio como en enero anda nuestra Teresita, juglar incansable, cuidando de la rosa blanca que nos legó Martí. Es la rosa de la lealtad a lo más amado, la que no abriga rencor, la que crece en cada gesto de nobleza, la que dice mil palabras mágicas de esperanza y consuelo en su lenguaje de pétalos blancos… única flor posible de cultivar para quien vive con tal vocación: la de los que aman y fundan.
Y si hay concierto de Teresita Fernández en el patio del Centro Pablo el día del nacimiento del Apóstol, entonces ya sabemos que también tendrán un claro espacio los trinos de los pájaros habaneros, cuando ella los presente, como quien invita a otro amigo trovador a subir al escenario.
Ya sabemos que más allá de pulsar las cuerdas y actuar para el público, se apoyará en la guitarra mientras conversa con la gente, como quien descansa en el hombro de una vieja amiga que acompaña y escucha en silencio una y otra vez todas las ocurrentes y profundas franquezas del alma.
Sabemos que la voz de Tere va a llenar el aire de este rincón único, donde tantas veces le hemos agradecido a la vida el orgullo de ser trovadores y amantes de la trova cubana.
Esta tarde la gratitud florecerá aún más, cuando vuelvan en su voz otra vez Gabriela Mistral y José Martí. ¡Gran suerte la nuestra!
La suerte de quienes seguimos creciendo con las palabras de Martí, las rondas de Gabriela, las canciones de Teresita, como parte del mismo credo, ese que nos ilumina y nos da fuerzas infinitas en cualquier lugar donde nos encontremos: dejar al mundo más bello que como lo hallamos.
Es el mismo credo, es la misma rosa blanca. Es como una sola flor.

Rita del Prado
(Medellín, Colombia, enero de 2006)

Currículum

Currículum

LETRAS

Dame la mano y danzaremos

Dame la mano y danzaremos,
dame la mano y me amarás,
como una sola flor seremos,
como una flor y nada más.
Te llamas Rosa y yo Esperanza,
pero tu nombre olvidarás
porque seremos en la danza
como una flor y nada más.

Los astros son rondas de niños
que juegan el mundo a mirar,
las olas son rondas de niñas
que juegan el mundo a besar.
En dónde tejemos la ronda,
la haremos a orillas del mar,
el mar danzará con sus olas
tejiendo su trenza de azahar.

Dame la mano y danzaremos,
dame la mano y me amarás,
como una sola flor seremos,
como una flor y nada más.

Texto: Gabriela Mistral
Música: Teresita Fernández

Audio

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios