CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

79. Anhelos en cofradía

Dúo Cofradía

Septiembre de 2006

Palabras

Dúo Cofradía | Anhelos en cofradía
Sábado 30 de septiembre de 2006
Obra plástica: Eduardo Roca Salazar (Choco)

Dicen que el amor entra por la cocina, pero entra también a través de los olores y de los sabores de esa otra cocina que es la música, en donde sazonamos nuestras emociones, caros anhelos que luego, a golpes de sacrificio, se convierten en melodías guardadas en un cofre.
Eusebio (Pachi) Ruiz y Liamer (Lía) Llorente intercambiaron cómplices miradas desde 1997, cuando Pachi trabajaba en Extensión Universitaria del Instituto Superior Minero Metalúrgico de esa ciudad industrial que es Moa.
El creador Pachi Ruiz andaba cargado de acordes de séptima, novena y trecena y en su imaginación fluían las acopladas voces de agrupaciones como Toma 6 y The Manhattan Transfer, acompañados por trompetas, flautas, claves y bongoes, todo un ajiaco sonoro que cristalizó en el grupo musical Nueva catarsis, que hizo época a finales de los 90 en el Oriente cubano.
En esos menesteres surgió el Dúo Anhelos, influenciado por el trabajo de Gema Corredera y Pavel Urquiza. Con el tiempo, Pachi y Lía se fueron a trabajar de cara al turismo y el repertorio adquirió nuevos horizontes.
De Anhelos se convirtió en Dúo Cofradía, a propuesta del trovador cienfueguero Lázaro García, quien propició que grabaran en 2004 su primer disco con el sello Bis Music, titulado Más arriba.
El Dúo Cofradía rinde por un grupo: la destreza de Pachi al ejecutar la guitarra, la musicalidad y el desenfado con que Lía asume lo que propone, la amplitud genérica en los ritmos que aborda, y los guiños performáticos de sus actuaciones, hacen de Cofradía uno de los duetos más atractivos e interesantes de la música popular contemporánea de nuestro país, hoy por hoy.
En Cofradía la trova se redimensiona, los géneros musicales se abrazan con fluidez y organicidad. La fusión deja de ser ese saco que acepta todo para evidenciar un eclecticismo sonoro envidiable.
Las letras de las canciones hurgan en el habla popular de aquí y de ahora, recrean la tradición y proponen un nuevo discurso, a ratos tiernos, a veces dolido, como intentando demostrar que si algo nos compulsa a resistir en «este mundo enfermo», es la autenticidad de una canción comprometida y que nos compromete.

Fernando Cabreja

Currículum

Currículum

LETRAS

3 y 45.com

Evadí mil coartadas, le trové al desamor y a la espuma;
esquivé la estocada que clavó en una espalda la astilla;
soñé tibias campanas que anunciaban la maravilla.
Me invento un carnaval que a destiempo me cure la herida.

Descoagulé la ira, maticé las señales de un ruido;
rediseñé armonías arrastradas por los viejos ríos.
A las ancas de un verso hice diana al centro del idilio.
Me invento un carnaval cada vez que me acecha el hastío.

Pero la verdad asumió atuendo de guadaña y capa oscura,
pero la verdad requisó al juglar, tildó al jubiloso,
quemó sus violines y les mató la fe.
La mentira subióse al trono, lanzó verdes miradas inmaculadas,
besó a la multitud desesperada ante el perfume azul de la mañana.

Eusebio (Pachi) Ruiz

Audio

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios