CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

97. Agua Viva

ERIC MÉNDEZ, AMÓS LÓPEZ, JUAN CARLOS LEYVA, ELIAB AGUILERA Y EL SONERO ROSENDO DÍAZ (EL GALLO DE LA SALSA)

Octubre de 2008

Palabras

ERIC MÉNDEZ, AMÓS LÓPEZ, JUAN CARLOS LEYVA, ELIAB AGUILERA
YEL SONERO ROSENDO DÍAZ (EL GALLO DE LA SALSA) | AGUAVIVA
Dedicado al Día de la Cultura Nacional
Sábado 25 de octubre de 2008 | Invitados: Emilio González Simonetti
(percusión), Leonel González Pupo El Guajiro (tres), Ernesto Naranjo
Álvarez (guitarra)
Artistas visuales: Vivian Figueredo y Jesús R. Alcolea
La trova auténtica, esa que se escucha por las calles y no precisamente desde los balcones de los palacios, siempre se ha
caracterizado por ser la expresión de la vida del pueblo, de su
historia y de su esperanza. Este concierto que hoy presentamos
es verdaderamente el primero en su tipo y muestra una
vertiente muy poco conocida en el movimiento de la trova nacional.
Pudieran usarse varias maneras de calificarla. Yo me inclino
por hablar de una trova de inspiración cristiana, puesto que se
quiere mostrar una visión de la realidad desde la mirada de la
fe en el Evangelio de Jesucristo. Esa visión será siempre un
mensaje de paz, amor, justicia y esperanza en el Dios que trae
vida abundante y da las fuerzas suficientes para enfrentar toda
clase de adversidad.
Los inicios de la música trovadoresca en las iglesias cubanas
pueden situarse a partir de la segunda mitad de la década
de los sesenta, bajo la influencia de la reforma litúrgica
promovida por el Concilio Vaticano II y el reavivamiento que
comienza a experimentar la propia cultura nacional. Surge,
desde entonces, un «movimiento de la música sacra popular
cubana» –frase acuñada por la investigadora Dulcila Cañizares–
que ha venido produciendo una vasta cosecha de canciones hasta
nuestros días. Vale la pena recordar nombres como Perla Moré,
Alfredo Gabriel, Roger Hernández y Fernando Rivero –en las
iglesias católicas–, así como Lois Kroheler, Heber Romero y
José Aurelio Paz, en las iglesias protestantes.
El pasado año 2007, el Programa de Renovación Litúrgica
del Consejo de Iglesias de Cuba celebró en la ciudad de Las Tunas
el primer Foro Nacional de Arte Cristiano. Uno de los espacios
en ese foro fue una inolvidable peña de trovadores cristianos,
donde alrededor de ocho cantautores compartieron su obra.
Aquel encuentro fue la motivación principal para que este Programa de Renovación Litúrgica solicitara al Centro Pablo, a
principios del año en curso, un concierto de trovadores cristianos
que hoy se vuelve una realidad.
Nos hemos dado cita un grupo de trovadores provenientes
de diversas experiencias –musicales, profesionales, estéticas–
pero con el mismo propósito de cantar al Dios de la vida y
compartir un mensaje de fe y esperanza con nuestro pueblo.
Que sea nuestro canto, más que un despliegue de virtudes
artísticas, una ofrenda de amor a Dios y a todas las personas
que nos acompañan.
AMÓS LÓPEZ

Currículum

Currículum

LETRAS

Canciones del concierto

Audio

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios