CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Ay la Vida

SANTIAGO FELIÚ

Diciembre de 2012

Palabras

Una de las muchas –o pocas– suertes de La Habana se materializa aquí esta tarde. Convocar a Santiago Feliú en este patio de todas las trovas, es un regalo de la amistad y el compromiso, de la música y los buenos deseos.

Por más de tres décadas las canciones de Santi nos han hablado de lo que somos, pero también de lo que no queremos ser, del sitio al que pertenecemos y del que huimos, de los momentos que son y de los que ya no, del amor latente o desamorado, de los sueños inconclusos, de rabias, besos, fantasmas, angustias y abrazos, de cierta sana toxicidad que se nos escabulle en la memoria, del pedazo breve de eternidad que todos –sin distinción– llevamos dentro. ¡Ay, la vida, en su desnuda sencillez! No es casual que la palabra Vida esté en los títulos de su primer disco y en el más reciente. La Vida vista como paso del tiempo y sumatoria de experiencias: causa y efecto, grito y suspiro, principio y final.

No conozco muchos músicos que, tras dejar una huella incontrovertible en la cultura, asuman un punto de  autoexigencia que los lleve a reinventarse, escapando –incluso– de las sombras de sus propios clichés. Por fortuna, Santi es uno de ellos.

Donde otros se han detenido a echarse fresco, dejando que su hoy viva de su ayer, él se lanzó a experimentar con las afinaciones de la guitarra, y sumó el piano a su legendaria armónica, enriqueciendo el entramado de sus composiciones. Igualmente forzó los límites del diccionario, reformulando palabras y significados, en una búsqueda textual que, como sucedió desde sus inicios, sigue sin parecerse a la de nadie.

Trova del rocanrol, tango, bolero y folk, hippie despreocupado, padre orgulloso, a veces feliz, a veces atormentado, noctámbulo empedernido y musiquero, consecuente con su ideario personal, y ahora cincuentón atemperado, Santi está de vuelta.

Catorce años después que sus canciones inauguraran, a guitarra limpia, este patio de yagrumas en la vieja Habana, regresa con otras musas e inquietudes, pero siempre con el fervor de quien se desgarra al cantar.

«Resumiendo: fue tan cerca llegar a este momento» que ahora solo queda recibir al trovador y su música en el mismo escenario por donde tantas veces ha pasado, invitado de invitados, cantando lo suyo y lo ajeno que también le pertenece.

Seguro hoy estarán los mismos guiños cómplices de aquellos años, sumados a los nuevos con los que enriquece su arte y, de paso, nos enriquece también. Con Santiago –y esa es otra suerte– siempre hay espacio para la sorpresa.

En una época de confusas certezas, de despistes y confrontación, de extravíos y definiciones, la canción de Santiago Feliú sigue siendo un antídoto necesario.

HUMBERTO MANDULEY
Desde San Miguel de Allende, México; o mejor aún, desde mi
silla habitual en el patio de las yagrumas de la Habana Vieja:
cuarta fila, a la derecha

Currículum

Currículum

LETRAS

AY, LA VIDA
La vida es otra cosa
si con las mismas ganas…
te la sucedes, sin esperar más nada.
La vida es diferente
si la paciencia gana…
cuando la soledad colma la soledad.
La vida es otro cuento
si entonces de momento…
lo sacas todo, como te ocurre dentro..
Son unos pocos días
prestados por el tiempo,
la suma de restar,
las cicatrices de los más tristes momentos.
La vida es una sola
entre todas las vidas…
una esperanza gris, un pestañar y un beso,
una melancolía,
un niño de regreso,
la vida siempre así,
qué te pudiera yo decir más de la vida…
La vida es más que menos,
si se descubre a tiempo,
que todo lo tremendo y lo terrible de estos días
son las venas del recuerdo.
La vida es cuanto pasa
mientras planificamos…
la vida por delante, lo que nos pasará…
si nos quedamos o nos vamos.
La vida es el milagro
sinceramente amado…
la culpa de morirse, las mentiras, las verdades
que nos quedan de este lado…
La vida de imprevista,
sencilla y complicada,
absurda y egoísta, amorosa, inteligente,
extraordinaria y desalmada…
La vida es suficiente
si entonces no se acaba…
cuando se halló el final
donde se encuentra el pasado con la nada.
SANTIAGO FELIÚ

Audio

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios