CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Compás de espera

Dúo Jade

Abril de 2012

Palabras

Voces, palabra y manos de mujer han sido presencia creativa indispensable en la historia de la expresión musical cubana desde la etapa colonial a los días que vivimos.

Recuérdese, más allá de su discutida veracidad, que el mito fundacional de una música criolla («El son de la Ma Teodora») está protagonizado por las hermanas Micaela y Teodora Ginés. Sin embargo, la supremacía masculina nos lleva todavía a destacar la condición femenina de compositoras, cantantes e instrumentistas como algo curioso o raro en los ámbitos de la difusión, el espectáculo y la prensa; eso sin que descontemos casos de agrupaciones de mujeres organizadas como estrategia de marketing; o con similar signo, agrupaciones en las cuales figuran mujeres para ofrecer un desempeño artístico supeditado a percepciones sexuadas.

Jade actualiza el paisaje trovadoresco de esa tradición cuya más lejana precursora fue Catalina Berroa en el siglo XIX en el centro de la Isla, continuada por auténticos iconos como María Teresa Vera y Marta Valdés, y por esplendentes nombres vinculados a posteriores generaciones.

Jade, es decir, Yanaysa Prieto y Maygred Felina Bourricaudy, comenzó como dúo en el año 2004 y así ha transitado por las luces y sombras de distintos espacios y momentos, haciendo de la guitarra trono, palenque, regazo y ventana, aún hoy, cuando el nombre de la piedra mística pasa a bautizar una banda.

Desde la marca binaria al sentido coral de otros cuerpos sonoros, el discurso es en esencia el mismo, solo que enriquecido por la ampliación de posibilidades expresivas, de una obra donde ángeles, güijes de la ruralia insular y urbanos chichiricúes traen recados de Ñico Saquito, Los Compadres, Pedro Luis Ferrer, Idalberto Valdés (Mr. Acorde), Gema y Pável, Postrova, Los changüiseros del Guaso, el jazz, la canción brasilera, el divino y terrenal samba y sus afines de todos los enclaves de la diáspora africana en América.

Todos y todas, entre tanto motivo para reír como hay, merecemos, precisamos de este Compás de espera al cual nos invita Jade, cuerdas e intención sensible, palabra y sonoridades que cumplen un reencuentro con lo humano amoroso y solidario, con lo diverso cubano que nos define.

EDUARDO DJATA DIELÍ

LETRAS

COMPÁS DE ESPERA
No es que quiera dudar del rencor
que te aparta,
yo también he llorado, he querido huir,
mas el fin no merece los medios
que alcanzas,
la maleza en el alma no deja vivir.
Que la abulia no aparte la magia bendita,
adereza los días con soles de amor,
no hipoteques el arte de abrirte camino
entre yeta y resaca, entre tufo y dolor.
Si otros supieron darle al vendaval
Y en la tolvanera
sepultar el miedo y nunca caer,
si otros pudieron contra el mal agüero
y contra el veneno
de la mala fe.
Si ese penar que te ha curtido el alma
es nube pasajera
que más bien te hará crecer,
entonces borra ese compás de espera,
ve sobre la arena y déjate ver.
Si al abrir la ventana el fantasma persiste
clávale los ojos, que sienta que así
mientras él se ahoga en su alma retorcida
tú vas cobrando vida
y apuestas:
por esos días preñados
de selváticos clamores,
de la esencia de las flores siemprevivas que te di.
Por esa puerta mágica que oculta
cual oasis
le retorna la esperanza al agónico candil.
216
Coro: Y déjate ver
Y dale alegría, alegría, alegría a mi corazón, es lo único
[que te pido.
Si te caes ocho veces levántate nueve más, tú verás cómo
[se crece, tú verás.
Paséate por las calles de mi Habana
que a pesar de la neblina tu sonrisa siempre siempre se agradece.
Ya tú verás,
ya tú verás cómo el sol amanece,
cómo ennoblece toda la mañana,
Ya tú verás cómo el sol se nos cuela
y calienta completa la mañana.
Coro: Ya tú verás cómo el sol amanece, cómo ennoblece
[toda la mañana.
Ya tú verás cómo el sol se nos cuela
y calienta completa mi pachamama.
Enciéndete clavel, no apagues el candil,
no lo apagues no.
Porque nadie sabe,
nadie sabe lo que puede con sus manos
y ojalá que llueva café, ojalá que llueva.
YANAYSA PRIETO

Audio

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios