CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Cuando el tiempo pase

Yatsel Rodriguez

Julio de 2017

Palabras

YATSEL RODRÍGUEZ, FIEL A LA TROVADICCIÓN

Santa Clara es, sin duda, uno de los puntos más altos en la geografía trovadoresca cubana. El grupo de jóvenes cultivadores de este estilo musical que coincide en la ciudad se muestra en la actualidad como el más cohesionado, coherente y fecundo dentro del panorama de la canción de autor en nuestro país.

No deja de asombrar el vigor reproductivo del movimiento trovadoresco santaclareño, apenas si se ha asentado un grupo y ya viene otro detrás apurando su sitio, con una obra erigida sobre las influencias, pero empeñada en destacar pronto su propuesta auténtica. De entre esos, que llegó así, podemos confirmar a Yatsel Rodríguez, ya ubicado en el grupo cimero.

Lo primero que se subraya en la obra de este cantautor es su clara ubicación en la línea estética de la joven trova santaclareña. Como en sus antecesores de la Trovuntivitis, se aprecia en el trovador la importancia con que asume el tratamiento musical en perfecta relación con lo textual.

Entre sus méritos más relevantes está la recreación de la música tradicional cubana, desde una conceptualización contemporánea, pero con el protagonismo de las esencias identitarias.

También loable en Yatsel es su preocupación por poetizar desde la sencillez, algo que constituye igualmente una escuela en Villa Clara, donde el movimiento poético se interrelaciona e influye, a veces hasta inconscientemente, en el quehacer de los compositores.

Como tantos trovadores, siente a la guitarra como compañera fiel “Canto porque en mis sueños, / si no estás tú, no he soñado nada”. La guitarra aparece también en comunión amorosa: “Canto porque tu boca / siempre me dice que me ama” (“Canto”).

Siguiendo la tradición que sedimentaron paradigmas como Ñico Saquito, Miguel Matamoros, luego Pedro Luis Ferrer, y más acá en el tiempo Roly Berrío, se ubica la graciosa e irreverente relectura de la historia nacional de su canción “Las inditas”. En esta misma cuerda se inscribe la no menos transgresora “Vamos a tomar moringa”.

Con una voz clara, de acento noble-sensual, situada en un tono medio, logra recabar la atención y comunicarse rápidamente con quienes lo escuchan, tanto en sus temas más poéticos como en los guaracheros, con los cuales arma un espectáculo que ha refrescado de otra manera la escena trovera del centro.

Yatsel Rodríguez es otro más de ese fluir inagotable que mantiene en Santa Clara una espiritualidad y bohemia profundas, esa nocturnidad, que al decir del poeta Sigfredo Ariel «tiene mucho de sentimental», porque se «junta la improvisación, el placer de tocar y el ejercicio de la bomba».

Alexis Castañeda Pérez de Alejo

LETRAS

Cuando el tiempo pase

Cuando el tiempo pase
quedarán heridas
por narrar historias
por si alguien olvida
Cuando el tiempo pase
crecerán semillas
bajo viejas sombras
sombras que iluminan
Cuando el tiempo pase
esperaré por ti
por si un día vienes
Cuando el tiempo pase
quiero verte sonreír
si es que rostro tienes

Yo sé que vendrás
no aguantarás verme sonriendo
Como excusa pondrás que la vida es solo un juego
mas yo filántropo de dios
y tu misántropo de mis
ganas de vivir, ganas de vivir
invocaremos los dos,
una partida hasta el fin
tú por ganarme y yo
tú por ganarme y yo
tú por ganarme
y yo por perderte a ti.

Cuando el tiempo pase
serás como un ave
tan fiel a su vuelo
como el pobre al hambre
y será, tan tarde
para ganar vida en este juego
Vendrás a buscarme ya lo sé
guadaña al hombro y cubierto el cabello
para aparentar un halloween casero
Vendrás a buscarme ya lo sé
guadaña al hombro y cubierto el cabello
para condenar un hasta luego
para condenar un hasta luego

Mas yo filántropo de dios
y tu misántropo de mis
ganas de vivir, ganas de vivir
invocaremos los dos,
una partida hasta el fin
tú por ganarme y yo
tú por ganarme y yo
tú por ganarme
y yo por perderte a ti.

Audio

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios