CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Cuando la Tarde

Alito Abad

Octubre de 2010

Palabras

Cuando la tarde languidece renace la sombra

Su nombre de pila da la medida de su temperamento ecléctico. Viene de una urbe eminentemente cultural conocida como la Ciudad de los Parques; sabe tanto de alquileres como de acordes y permuta de guitarra con una velocidad asombrosa, quizás porque aún no ha encontrado la que le acomoda.

Alienta su capacidad como «constructor» de canciones. Es rebelde, desprejuiciado y atrevido. En su breve e intensa trayectoria artística (cumplió el pasado 6 de septiembre sus primeros 28 años), ha incursionado en los más variados géneros musicales y sus mensajes literarios pulsan la realidad social de aquí y de ahora con un toque de poesía urbana que heredó de cantautores como Frank Delgado, David Torrens y, sobre todo, de Roly Berrío, su paradigma.

Su primera canción grabada se titula «Dariagne», se la dedicó a su hermana que conoció a los 15 años y está incluida en el CD Raspadura con ajonjolí, que reúne a un puñado de jóvenes exponentes de la canción cubana contemporánea en un noble sueño que pudo concretar la Asociación Hermanos Saíz, organización a la que pertenece este juglar.

Mantiene todos los miércoles por la tarde en la Casa de la Trova holguinera un espacio fijo llamado Un, dos, tres: trovando, que es la peña de los más noveles cantautores de esa provincia.

El 2010 le ha ido muy bien. Ofreció su primer concierto en la capital cubana gracias al proyecto Verdadero complot, en el Centro Hispanoamericano de Cultura. Ah, y se casó con Ivett (Lilo), una coherente y estable musa. Con cierta frecuencia sus colegas del gremio guitarri-lírico comparten con él en eventos en distintas provincias, donde fustiga a la burocracia, le hace una oda a los emos, o se adentra en los vericuetos insondables del amor, lo mismo con aires de reggae, con células del pop, o echándole mano a los compases de la música del campo, donde, en mi criterio, se mueve como pez en el agua.

Ahora, el Centro Pablo y su tropa de fina sensibilidad lo han invitado a que haga un A guitarra limpia, siendo el cuarto holguinero que se presenta en el ya imprescindible patio de la yagrumas. Cuando la tarde languidece renace la trova.

Sin más detalles, simplemente: Alito Abad.

FERNANDO CABREJA

LETRAS

CUANDO LA TARDE…

Cuando la tarde se haga

naranja y yo no esté sobre tu olor

irán a ti todas mis causas

y entenderás la ausencia

de la oruga en el clavel.

Y cuando el cactus del balcón

quiera volar, entenderás la carga

de la espina, su razón

y habrá que ver con qué tapar el sol,

sol de mal, sol de bien, sol en fin,

luz que viene a negar el amor.

Salgo de tu verdad con más

miedo que tierra

y cargo con la paz que encontré

en plena guerra,

árbol deshojado soy, pero en pie

a pesar de la niña en el tronco

grabando su nombre.

Cuando la tarde se haga naranja

y yo no esté sobre tu olor.

Cuando la tarde…

ALITO ABAD

Audio

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios