CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Cuba y la noche

DÚO JANET Y QUINCOSO

Abril de 2010

Palabras

A lo largo de la historia trovadoresca cubana, por mucho tiempo fue común el hecho de musicalizar textos que habían surgido como poesía. Quien revise el cancionero de los años veinte, treinta y cuanrenta del pasado siglo XX, encontrará una notable cantidad de temas firmados por binomios autorales o piezas en las cuales la letra es un poema previamente publicado.

Al surgir la nueva trova, la tradición se retomó y son recordados de manera especial los trabajos que en tal sentido llevase a cabo Pablo Milanés con la obra poética de José Martí y Nicolás Guillén. Asimismo, hay que mencionar lo hecho por Sara González y, sobre todo, el disco realizado por Amaury Pérez Vidal con versos de Martí, que en mi opinión sigue siendomodélico para quien se proponga acometer un proyecto semejante. No sabría explicar por qué, pero con la segunda generación de la Nueva Trova ese modo de hacer no halló continuidad.

Tuvo que pasar el tiempo para que el gusto por la musicalización de poemas volviera a prender entre algunos cantautores. Así, en 2003 conocimos de la labor de varios miembros de la Asociación Hermanos Saíz que, para rendir tributo al 150 aniversario del natalicio de José Martí, musicalizaron varios de sus textos, recogidos en un disco publicado por la EGREM y que sufrió una pésima circulación y comercialización.

Es en el panorama antes descrito en el que se ubica la propuesta del dúo Janet y Quincoso, conformado por Janet Lugones Acosta y Eduardo Quincoso. Aunque la aparición del dueto se remonta a 1998, a Eduardo se le conoce en los medios trovadorescos desde finales de los ochenta, cuando llegó a compartir escena con gente como Amaury Gutiérrez, Julio Fowler, Adrián Morales y José Raúl García.

En el quehacer de este par de caibarienenses sobresale precisamente la labor de musicalización de poetas como José Martí, Jorge Luis Borges, José A. Goytisolo, Antonio Machado, FedericoGarcía Lorca, Miguel Hernández, José Lezama Lima, Nicolás Guillén, Eliseo Diego, Dulce María Loynaz, Miguel de Unamuno, Juan Ramón Jiménez y León Felipe.

Otro aspecto que merece particular destaque es el desempeño guitarrístico que se aprecia en el repertorio interpretado por el dúo. Da gusto escuchar una guitarra cuando, como sucede eneste caso, despliega todas las posibilidades que posee el instrumento en cuanto acompañante. En lo referido al montaje de las voces, creo que una se complementa con la otra, porque si bienEduardo no es ese gran cantante (como suele ocurrir con la mayoría de los trovadores) consigue empastar muy bien con Janet, quien como vocalista sí es alguien de muchísimas posibilidadesgracias a su amplio registro, la coloratura y el timbre desu voz.

De lo antes expuesto, es de suponer que el A guitarra limpia de hoy será una excelente velada, como tributo a los centenarios de Miguel Hernández y José Lezama Lima. Recomiendo,pues, prestar especial atención a un trabajo como este, donde música y poesía armonizan en perfecta simbiosis.

JOAQUÍN BORGES-TRIANA

LETRAS

DÍAS DE SAL

Todo consiste en ir hacia adelante

sin temer el azar que nos espera,

ni el palo que castiga y manda

en esta realidad,

ni el dolor de la herida que

te sangra una vez más,

ni el hueco negro del olvido adonde iremos

un buen día, todos a parar.

Y tendrás que llorar aunque no quieras,

dejando atrás las sombras que se quedan,

ajadas en la arena cien promesas sin cumplir,

sin mirarte al espejo se hace el porvenir,

que no te ampare en el camino más deidad

que el desatino de tu soledad.

Se aprende con la edad y con las suelas

y sin quejarte cuando no te quieran,

no sientas que te falte nada salvo el corazón,

recuerda que lo tienes todo si te alumbra el sol,

solo hallarás rosas mentidas,

recuerdos que se te olvidan,

días de sal.

EDUARDO QUINCOSO

Audio

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios