Cuaderno Memoria Che testimoniante octubre de 1998

Octubre de 1998

PALABRAS

Che testimoniante es el título que hemos querido dar a este cuaderno especial de Memoria para subrayar ese otro oficio —menos conocido, igualmente fecundo—que atraviesa la vida, los viajes, las acciones de Ernesto Guevara de la Serna, desde la inquieta juventud hasta la formidable madurez. Resulta estremecedor comprobar la sistematicidad con que ejerció ese oficio, incorporándolo de hecho a su existencia. En este cuaderno aparecen algunos de los caminos que tomó esa vocación testimonial: apuntes de viajes, cartas, entrevistas, crónicas, fotos. Los textos han sido organizados siguiendo un orden cronológico. De modo que es posible ir siguiendo, de carta en carta, de apunte en apunte, la búsqueda de la vocación, el desarrollo de las ideas, las certidumbres mayores de su vida. En ese sentido este cuaderno también es un testimonio. Y es un testimonio, a su vez, de la ética guevariana aplicada a la creación literaria. “Creo que escribir es una forma de encarar problemas concretos y una posición que por sensibilidad se adopta frente a la vida”, responde en una carta de los años sesenta, uniendo dos elementos importantes de su propia experiencia: la acción práctica y la sensibilidad humana y artística. En otra carta de la misma época responde a un escritor: “la única pasión que me guía en el campo que Ud. transita es trasmitir la verdad (no me confunda con un defensor a ultranza del realismo socialista). Desde ese punto de vista miro todo”. La frase entre paréntesis —como aquellas consideraciones en su carta-ensayo El hombre y el socialismo en Cuba—nos revelan, otra vez, al intelectual formado e informado en estos temas que ocuparon su atención y su tiempo. Como en todo testimonio verdadero, en los textos de este cuaderno alientan los rasgos de la personalidad de su autor. La ironía y el humor, la crítica y la firmeza, la sinceridad y el autoexamen exigente conviven en la palabra de Che testimoniante. Y aquí se muestran como fueron, como son, haciendo justicia a esta frase suya llena de enseñanzas para el presente y para el futuro: “Considero que la verdad histórica debe respetarse; fabricarla a capricho no conduce a ningún resultado bueno.” Che fue un conspirador a favor de esa verdad desde la historia misma y desde la palabra. Por ello, el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, sitio para la memoria y para el debate, para la imaginación y para la belleza, se siente honrado con la publicación de las palabras y las imágenes de este formidable testimoniante, a través de un proyecto de trabajo conjunto con el Archivo Personal del Che. Instituciones fraternas como el Centro Memorial Martin Luther King, Jr. y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) ofrecieron su aporte solidario para la impresión de este cuaderno Memoria que quiere traer al Che, culto e incisivo, irónico y apasionado, terrenal y testimoniante —es decir, vivo— hasta nosotros.

COMENTARIOS

Nuevas propuestas


Custom Field Manager Powered By : XYZScripts.com