Cuaderno Memoria noviembre de 2002

Noviembre de 2002

PALABRAS

En noviembre del 2001 el espacio A guitarra limpia cumplió su tercer año de existencia poética y trovadoresca. Para recordarlo, como siempre hacemos, preparamos ahora este cuaderno Memoria con los textos y las imágenes de aquellos conciertos. Los nombres que encontramos en ellos confirman la pequeña —pero justa— filosofía de este espacio: ofrecer vía de expresión y de difusión a las diversas generaciones y tendencias de ese género perdurable, cambiante y creciente de la música cubana que es la nueva trova. Junto a figuras fundadoras, mayores, como Alberto Faya, Enriquito Núñez, Marta Campos, Gerardo Alfonso y Polito Ibáñez, realizaron sus conciertos en nuestro patio de la Calle de la Muralla los jóvenes Samuel Águila, Ariel Díaz, Lázara Ribadavia y el Trío Enserie. A partir de esos conciertos en vivo, el Centro Pablo produjo los primeros casetes de Samuel, Lázara y Ariel. Solamente por esa maravilla de ofrecer a los jóvenes trovadores la posibilidad de ser grabados por primera vez para su naciente público, valdría la pena esta aventura de haber creado el espacio de A guitarra limpia. Mantenerlo con sistematicidad y entusiasmo ha sido posible gracias a la presencia de los trovadores y los artistas plásticos que acompañan con sus imágenes estos conciertos, hechos para el disfrute y la reflexión, para la alegría y la participación. Para el pequeño equipo del Centro Pablo, que vuelca su esfuerzo y su pasión en la preparación de esas tardes, A guitarra limpia es territorio de la satisfacción, el compromiso y la belleza —que pudiera sintetizarse, si fuera necesario, en las obras de Zayda del Río, Eduardo Roca (Choco), Nelson Domínguez, Eduardo Moltó, Luis Miguel Valdés, Gustavo Echevarría, Rafael Zarza y David Martínez. Nos alegra que el espacio se haya enriquecido, a lo largo de estos tres años con la presencia de trovadores de otras provincias del país. El concierto Trov@nónima.cu, realizado para presentar el disco homónimo producido por la Asociación Hermanos Saíz y Bis Music, reunió a Yanira Díaz, Ariel Díaz, Samuel Águila, Diego Gutiérrez, Junior Navarrete, Ariel Barreiro, Pável Poveda y William Vivanco en un encuentro que resultó doblemente memorable y feliz: en la primera fila, a pocos pasos de los trovadores, Fidel disfrutó de ese abanico de canciones provenientes de varias provincias del país y conversó largamente después con sus creadores. Como cada año, el concierto de noviembre estuvo dedicado al aniversario de A guitarra limpia. Y en esa ocasión, además, a la personalidad y la obra de uno de los fundadores de la nueva trova cubana, Noel Nicola, quien recibió allí, entre la emoción y la timidez, el cariño de la mucha gente que lo quiere y que admira sus canciones desde hace más de tres décadas. Para cumplir con una obligación hermosa, el Centro le otorgó a Noel el Premio Pablo con estas palabras de reconocimiento y justicia poética: «por mantenerse fiel a los principios que se trazó como creador y como ser humano; por sus canciones de todas las épocas, por su poesía auténtica y personal, airada y tierna, irónica y sincera». Este cuaderno Memoria quiere resumir, en un rápido golpe de páginas, la maravilla de la persistencia, el agradecimiento a todos los que lo merecen, la belleza de esos momentos en que la canción y la poesía, unidas, nos hacen mejores en un pequeño patio de La Habana Vieja. Memoriosos y felices, aquí estamos y seguimos. Víctor Casaus

COMENTARIOS

Nuevas propuestas


Custom Field Manager Powered By : XYZScripts.com