CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Cuaderno Memoria noviembre de 2006

Noviembre de 2006

PALABRAS

Memoria no es una palabra cualquiera. Es una necesidad de quien existe, un arsenal para el futuro de la vida toda. En los tiempos que habitamos, memoria es casi un grito de guerra.

Por tanto, es un acierto tremendo haber nombrado así este cuaderno que de mano en mano va construyendo, como los cuadros de una película, la historia de toda una época. Tiempo de canciones y personajes que hubieran sido incomprensiblemente anónimos de no ser por estas tintas reveladoras.

El recuento de un nuevo año llega, para ayudar a revivir momentos a quienes se descubren en estas páginas aclamando a los trovadores y para animar a los que no asistieron a alguna tarde de las que aquí se dejan ver.

Nos abre las puertas, de puño y letra, el trovador Augusto Blanca, dirigiendo la procesión de maravillas que, para no variar, deslumbra por la presencia de los cantores jóvenes. Semilla germinada en estos mismos canteros de Muralla 63. Más que merecido para él este Premio Pablo.

Las cierra Érase que se era… un disco lleno de historias de ayer, vueltas a contar desde un Silvio Rodríguez diestro en guitarreos y palabras. El nuevo regalo del trovador se desnuda, en fotos, reflexiones y amigos, delante de nuestros ojos, sin otro pudor que el de descubrirse escudriñado por primera vez.

Así, un viaje por el séptimo año de A guitarra limpia. Año multicultural, de “otras” voces que enriquecen la historia de este, ya no tan joven, sueño colectivo.

Regresó Gerardo Alfonso, 25 años rejuvenecido en su canción, celebrando su emocionante bregar, como buen trovador; rodeado por quienes no dejamos de apostar por su verbo sincopado.

Los cantores llamados “de provincia”, nomenclatura de cierto sabor excluyente que ha sido vencida por la de “trovadores cubanos”, fueron protagonistas indudables del patio de las yagrumas.

El dúo de Janet y Quincoso, desde el trovadoresco pueblo villaclareño de Caibarién, poniendo música sobre los versos del alma de Martí. Desde Cienfuegos, los peculiares Ariel Barreiros y Junior Navarrete, y el debut del avileño Pável Poveda, en familia, tenaz y limpia.

Tuvimos un redescubrimiento del popular dúo guantanamero Buena fe, sin sus acompañamientos habituales, desnudando canciones más cercanas al origen trovadoresco de Yoel e Israel. Abriendo fuego contra la pobreza de espíritu estuvieron Lien y Rey, de Matanzas y Bayamo respectivamente, uno de los dúos más explosivos de la guitarreada nacional.

Nuestro patio fue también viajero. Sus fronteras se extendieron hasta el sur de Latinoamérica con la presencia desde Chile de la familia Parra: Isabel, Tita y el joven Antar.

Para cúmulo de bienes, acompañados por el poeta brasileño Thiago de Melo y por el argentino Raly Barrionuevo, o como más le gusta… de Santiago del Estero, quien tuvo también la ocasión de andar Descalzo por los caminos. La visita de Raly nos trajo la vivencia de un canto diferente, de profunda raíz en la tierra y frutos en el hombre. Una puerta abierta a la canción latinoamericana renovada y resistente.

Como tantas veces ha quedado, además, una buena colección de discos cercanos, asequibles, atravesando las rendijas del muro comercial hasta nuestras manos agradecidas.

Hemos estado aquí todo este tiempo, acumulando tesoros que otros se dieron el lujo de confundir con desechos. Todos los que hemos sido cómplices de este atrevimiento fuimos premiados con una visión más larga y un sentir más duradero.

Aquí seguimos. Memoria no es cualquier palabra.

Ariel Díaz

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios