Cuaderno Memoria octubre de 1997

Octubre de 1997

PALABRAS

El poeta nos ha dicho en un texto reciente: «El olvido está lleno de memoria». Con esa capacidad inquietante que tiene la poesía para develar misterios desde el misterio mismo, Mario Benedetti —quien ha transitado por tan variados caminos de la palabra— nos ha dejado esa frase-esa verdad-en la portada de uno de sus últimos libros. Juan Gelman, otro gran poeta de nuestra lengua, incluyó en un discurso pronunciado hace poco estas reflexiones compartibles: «La verdad de la memoria en la memoria de la verdad. Las dos son formas de la poesía extrema, ésa que siempre insiste en develar enigmas velándolos. (…) Creo que, en realidad, la poesía es memoria de la sombra de la memoria. Por eso nunca morirá».

Gelman escribió esas palabras para recibir el Premio Nacional de Poesía de la Argentina, y con ellas resumía las dolorosas verdades de su país y de su pueblo en estos años terribles.

Este tercer cuaderno de Memoria inicia su presentación, pues, con las voces de dos grandes maestros que integran, además, el Círculo de Amigos de nuestro Centro. Poetas y testimoniantes, narradores y periodistas, están aquí con nosotros, para darnos felicidad con su compañía y enseñanza con su amor por la memoria.

A esa zona (¿de la historia? ¿de la psiquis? ¿de la vida? ) que forma parte de nuestros objetivos de trabajo está dedicado este cuaderno, que comienza con el homenaje a un cronista irreversible: Orlando Castellanos, periodista de (buena) raza, entrevistador incansable: memorioso.

Los ganadores del Programa Memoria 1996 resumen en las páginas de este cuaderno los proyectos de investigación que están llevando adelante. Los temas abordados expresan, sin dudas, la variedad de sus intereses y la capacidad del instrumento que manejan. Esa labor de promoción del testimonio y la historia oral —que ha sido posible gracias a la donación otorgada por el Fondo para el Desarrollo del Ministerio de Cultura— encuentra felizmente su continuidad con la convocatoria al Programa Memoria 1997, que también aparece en estas páginas.

En este período se produjeron dos encuentros particularmente significativos en nuestra sede: el conversatorio del ministro de Cultura Abel Prieto con la Brigada de Solidaridad Juan Rius Rivera —durante el cual se presentó el cuaderno Memoria dedicado a Pablo y Puerto Rico— y la donación de un busto de don Salvador Brau realizado por el joven escultor boricua Ernesto Zambrana.

Nos satisface que la vida y la obra de Pablo hayan estado presentes en estos gestos de hermandad. Como nos enorgullece que su nombre aparezca en otras latitudes al frente de proyectos solidarios y fraternos. Por ello saludamos en estas palabras iniciales de Memoria la creación del Casal de Amistad con Latinoamérica Pablo de la Torriente Brau de Barcelona, en el que un grupo de amigos memoriosos se han propuesto difundir los valores de Pablo y contribuir a los proyectos que desarrollamos en su nombre.

«El olvido está lleno (de la verdad) de la memoria». Los poetas, esos locos irremediables, siguen teniendo, por suerte, la razón.

COMENTARIOS

Nuevas propuestas