Antología 11

Cuatro de trovas
Liliana Héctor
Alito Abad
Trío Alter Ego
Heidi Igualada
Dúo Yanet y Quincoso
Enid Rosales
Héctor Luis de Posada
Dúo Aire y madera
Alberto Faya

Noviembre de 2011

TEMAS

1. Tema A guitarra limpia * / 0´34
2. Madre de tierra / Cuatro de Trovas /  5´29
3. Rutas de vuelta / Liliana Héctor / 3´39
4. Dariagne / Alito Abad / 4´23
5. Canción al abuelo / Trío Alter Ego / 5´45
6. Flor de luna / Heidi Igualada / 3´06
7. Días de sal / Dúo Yanet y Quincoso / 3´14
8. Vida / Enid Rosales / 5´14
9. Rey pa´que / Héctor Luis de Posada / 5´57
10. Besar tu boca / Dúo Aire y madera / 4´01
11. Boricua en la luna / Alberto Faya / 5´46

PALABRAS

De sobra es sabido que la trova resulta un componente fundamental de la cultura cubana. Que una persona acompañada por su guitarra y una determinada poética le cante al amor, la patria y los problemas de la vida cotidiana del ciudadano de a pie constituye una de las legítimas tradiciones en el devenir histórico de nuestra nación. Ello contrasta de forma significativa con los mecanismos de difusión y de promoción que en la actualidad imperan en nuestro contexto. El hecho de que hoy los sellos discográficos del país para su elemental subsistencia deban responder en buena medida a las leyes del mercado, en el que para nada el canto que haga pensar despierta interés, unido a que el público consumidor natural de este tipo de propuestas no tiene la capacidad económica para adquirir en moneda libremente convertible los fonogramas que se editan, incide de un modo fundamental en la situación creada. He ahí la razón primigenia de la contradicción entre la realidad de que la trova represente una de las raíces más importantes no solo de nuestra música sino de toda la cultura cubana y que tal grado de preponderancia no se corresponda con el nivel de atención que la industria del ocio le concede.

Sencillamente son dos enfoques de la cultura que en la práctica se contraponen y que todavía no han logrado encontrar un equilibrio o modo de coexistencia entre ambas concepciones. Es por ello que todo esfuerzo que se alce ante lo efímero y que se oponga a lo que nos impone el feroz mercado merece cuando menos el respeto por los que seguimos creyendo en la importancia de la memoria y con ello no olvidar quiénes hemos sido, para saber quiénes somos.

Una antología como esta, publicada en el vigésimo aniversario del Centro Pablo y muestra de las distintas aristas cubiertas por la institución en materia de canción de autor, donde sobresale la vocación por integrar voces de todo el país e incluso de Latinoamérica, ve la luz para ser parte de esa gran memoria de nuestra cultura. No creo que se exagere en lo más mínimo al afirmar que A guitarra limpia se ha convertido en el punto de encuentro de trovadores y trovadoras de distintas generaciones y tendencias, vinculados de una u otra manera a la estética de la nueva canción, que afortunadamente, como aquí se puede comprobar, goza de plena lozanía a lo largo y ancho de nuestro verde caimán.

Joaquín Borges-Triana

COMENTARIOS

Nuevas propuestas