CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Canción de tarde

Lázara Rivadavia

Marzo de 2001

TEMAS

  1. Tema A guitarra limpia
  2. Presentación de María Santucho
  3. Canción de tarde
  4. Jazmín herido
  5. Casi una leyenda
  6. Otro día con tu sombra
  7. Los bichos
  8. Amigo bueno
  9. Despedida
  10. Después de esta ciudad (con Rita del Prado)
  11. El mejor de los cuentos (con Heidi Igualada)
  12. Si no estás
  13. Por si regresas
  14. Sabor a mí (con Jorge Ribadavia. Autor: Álvaro Carrillo)
  15. Historia
  16. Sálvame
  17. Con poquita fe (con Ireno García)
  18. Quererte por dentro
  19. Una mujer que canta y sueña
  20. Yo no sabía de abril
  21. Sueños raros (con Samuell Águila)
  22. Canción de tarde

 

 

AUDIOS

Quienes andan persiguiendo las infinitas sutilezas que vuelven mágica a esta ciudad nuestra, han llegado al espacio preciso y también en la tarde oportuna.

El Centro Pablo de la Torriente Brau propone un nuevo con-cierto A guitarra limpia, esta vez con la presencia deliciosa de Lázara Ribadavia.

Escucharla me ha parecido siempre un acto de respeto a la vida y a la canción cubana más esencial. Será tal vez por la naturaleza mestiza de sus temas, donde convive la más conmovedora y luminosa ternura que heredó de la trova tradicional, junto con la nocturna sensualidad del filin, cuya huella la colma de orgullo.

Pero hay algo irrepetible en Lázara Ribadavia, y es esa virtud de entregarnos cada frase de sus melodías para que hallemos cualquier sentimiento extraviado en el caos de nuestra prisa. Es como si su voz –cálido templo– trasmitiera una lúcida clave de la existencia.

Creo que, en fin, esa es la verdadera savia de la trova con la cual, junto a otros creadores, alumbró a principios de la década del noventa La peña del azar, imprescindible rincón que hoy se vuelve pretexto para echar a rodar la nostalgia.

Pero también pretextos encuentra la esperanza, como encontramos aquí la suerte de fundar un planeta de trovadores, poetas y pintores en la calle de la Muralla.

Una vez más, entonces, el entrañable patio del Centro Pablo ofrendará sus delicadas hojas a una guitarra limpia y muchos creerán que ha sido culpa del último viento de marzo.

Pero, en verdad, hoy andan las hojas deslizándose por otra causa. Es que los árboles de nuestro patio se inclinan, dedicando su secreta reverencia a «esta mujer que canta y sueña». Mientras tanto, nosotros libaremos cada nube que quieran darse «la tarde y ella».

 

Rita del Prado

LETRAS

Canción de tarde

 

Esta tarde traviesa

me está soltando los recuerdos del amor,

con su cielo de triste se hace juego,

caernos a verdades ella y yo.

 

Esta tarde es un sueño,

un bolero que duele sin razón,

la alegría de un tiempo que vuelve,

un milagro sin sol.

 

Esta tarde se piensa

que va a enredarme en su nostalgia de canción.

Se está poniendo tierna y es un beso

las nubes que nos damos ella y yo.

 

Lázara Ribadavia

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios