CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Homenaje a Noel Nicola

Noel Nicola

Noviembre de 2001

TEMAS

Tema A  guitarra limpia *
Comienzo el día / Samuel Aguila
Laura, milonga y lejanía /  Martín Rago y Ariel Díaz
Síncopa para seis/ Alejandro Valdés
¿Qué? / Ariel Díaz
Paria / Alberto Tosca
Soy y no soy el mismo / Ihosvany Bernal
Ya están las semillas / Fernando Bécquer
Un día de noviembre / Rey Guerra
De cierto modo / Vicente Feliú y Alejandro Valdés
María del Carmen / Noel Nicola y Santiago Feliú
Son oscuro / Marta Campos
Nube, agua, ala y brisa / Manuel Argudín
Es más, te perdono / Noel Nicola y Manuel Argudín
Es más, te perdono / Entre todos los trovadores

* Arreglo e interpretación de Rey Guerra
sobre el tema Elegía Segunda de Silvio Rodríguez

LETRAS

Es más, te perdono

 

Te perdono el montón de palabras

que has soplado en mi oído desde que te conozco.

Te perdono tus fotos y tus gatos, tus comidas afuera,

cervezas y cigarros, es más,

te perdono andar como tú andas, tus zapatos de nube,

tus dientes y tu pelo.

Te perdono los cientos de razones, los miles de problemas,

en fin, te perdono no amarme…

Lo que no te perdono es haberme besado con tanta alevosía

(tengo testigos: un perro, la madrugada, el frío),

y eso sí que no te lo perdono,

pues si te lo perdono… ¡seguro que lo olvido

PALABRAS

Hoy escribo una vez más de Noel, porque este tercer aniversario de A guitarra limpia que se dedica a Nicola con toda justicia nos convoca a homenajear a uno de los más genuinos de la Nueva Trova, a uno que permaneció intransigente a través del tiempo, fiel a los principios que se trazó como creador y como ser humano, inseparables unos de los otros, acumulando una obra envidiable y ocultando tras un rostro a veces hosco, como si saboreara vinagre, una sensibilidad que él cree lo hace vulnerable y que pretende tozudamente esconder.
Ese Noel sigue igual, con el mismo talento e intransigencia que demuestra nuevamente que su inclusión entre los imprescindibles de la Nueva Trova no es solamente cuestión de fechas, sino que con su continua creación durante más de treinta años nos lega una obra indispensable en la cancionística cubana.
Noel nos deja en sus canciones de todas las épocas una poesía muy personal, a veces airada,  irónica o tierna, pero siempre despojada de retórica, con una palabra limpia y sugerente, totalmente liberada de prejuicios.
Quisiera terminar citando el párrafo final de las notas al penúltimo disco de Noel, Dame mi voz, que escribí a petición suya, y que rompió su silencio de varios años. “El resultado de Dame mi voz es no solamente un regalo que nos hace Noel Nicola, es también una celebración para la música, un rescate largamente esperado de alguien que nunca debió haber dejado de cantarnos.  Afortunadamente, a pesar del tiempo de silencio, el trovador que es Noel no ha podido dejar su guitarra: limpia, sin amarras, bien.”
Germán Piniella

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios