La marcha no se detiene
Raúl Marchena
Febrero de 2009

TEMAS

Tema A guitarra limpia Rocío Intento de habanera Tengo Bésame Soñando conmigo Ella llora El sol Todo es verdad Nada Canta bueno La casa Mi otra vida Si me vienes a salvar El suicida Bendito el día

LETRAS

El Suicida No te sales de la isla sin que te pese detrás como un órgano que asfixia o te deja respirar. No te quedas en la isla y haces vida natural. No hay animal con tal suerte. Todos somos el suicida a punto de no volver del salto, de la deriva. Todos, todos somos él. Los extremos de la cuerda (quien se fue, quien se quedó) pagan con igual condena la misma separación. Cuánto puede la tristeza si no sabes olvidar. No migran los corazones.   El Suicida   Todos somos el suicida que no acaba de caer. Saltamos y a la deriva flotamos sin entender. Que hoy somos el suicida, toda la generación, partos ciegos de la isla, hijos que nunca logró.   Flotamos como el suicida; cayendo en Madrid, La Habana, Buenos Aires, Nueva York. ¿Nos perdonará la isla morir como nos parió? ¿Cómo, cómo puedo yo olvidarte? ¿Cómo, cómo podrás tu olvidarme? Si hoy somos el suicida...   Raúl Marchena  

PALABRAS

Raúl Marchena: otra luz de nuestra casa El atrevimiento ha sido una de las actitudes que ha llevado lejos a la humanidad, y a Raúl Marchena esta condición lo hizo el trovador que es hoy. Recuerdo los días en que como estudiante de cibernética de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas, formaba parte del movimiento de artistas aficionados. Debido a ello y al ambiente trovero que se respiraba decidió un «mal día» componer su primera canción; y lo que fue al principio un divertimento necesario se convirtió luego en una realidad indispensable. Este cantautor, que hoy el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau les propone en su habitual A guitarra limpia, es otro de los que jueves tras jueves ha ofrecido, por más de una década, sus canciones en La Trovuntivitis de El Mejunje santaclareño. Su presentación nos acercará a lo que ha venido expresando con su trovadicción, otra muestra de los conceptos estéticos que han definido al movimiento autoral del centro del país. Haciendo honor a su apellido, en su obra predominan los temas marchosos, en los que el metrorritmo es acentuado por su ejecución guitarrística, a la que incorpora, como lo han hecho ya otros trovadores, diferentes toques basados en el rayado y el rasgado del estilo flamenco, el rock y el folclore latinoamericano. Sus composiciones, en lo formal sencillas, se caracterizan por su fluidez melódica y transparencia armónica. La expresión musical complementa el discurso temático que gira fundamentalmente alrededor de lo vivencial existencial y de los problemas del ser contemporáneo. Marchena ha evolucionado desde una etapa inicial, en la que resaltaban baladas como “Tengo” o trepidantes temas rockeros como “Soñando conmigo”, hacia la incursión en géneros de la música popular cubana: “Intento de habanera”, la soneada “Mi otra vida” o la guaracha “Bendito el día”. Además, destacan otras canciones en su producción como “Nada”, llevada al tango, la cuestionadora “El suicida” y esa especie de himno de La Trovuntivitis que es “La casa”. Raúl Marchena, acompañado de un formato sencillo de descarga, con su vibrante voz y estilo conciso y sincero, sin amaneramientos musicales ni espectacularidades superfluas, viene a demostrarnos las luces que puede tener «nuestra casa».   Alain Garrido

COMENTARIOS

Nuevas propuestas


Custom Field Manager Powered By : XYZScripts.com