Volver a nacer

Heidi Igualada

Abril de 2000

TEMAS

1. Tema A guitarra limpia* / 2. Mi regreso / 3. Yo vine a encontrarme bajo el agua / 4. Tradicional No. 2
5. Danza  Por sortilegio / 6. Soneto IV (Texto de Eliseo Diego)
7. Después de una furia (Poema de Sergio Gómez)
8. Mientras violo una copa en la sala (Poema de Sergio Gómez)
9. La fea más bella que he visto (Poema de Sergio Gómez) / 10. Juegos de Dulce (Poema de Sergio Gómez)
11. Defender la luz / 12. Morendo nocturno (Texto de Rubén Martínez Villena)
13. La Marina (Ariel Díaz, autor, guitarra y voz prima) / 14. Como un temporal (Ariel Díaz)
15. Desayuno (Ariel Díaz) / 16. Con la mirada más clara / 17. Leyenda / 18. Bolero
19. Tema de noviembre / 20. Tonada para cuando el amor me llega / 21. Volver a nacer
22. Pitusa y Eusebio (Teresita Fernández)(con Jorge García)

LETRAS

Volver a nacer

Como la suerte es cómplice del mar
me respondí: no vuelve más,
y fui llenando el aire de su olor
y recordé su boca, su estación y mi sombra.

Como la suerte, dijo regresar,
-quiero decir- si no hay verdad.
¿Quién pudo ver su historia en mi canción?
¿Quién pudo hallar su suerte donde el sol y la muerte?

¿Qué sabe el viento del sueño y de tu voz?
¿Qué sabe el mar y el amor de mi piel?
¿Qué sabe el mundo?
si no tengo otra opción
que volver a nacer.

Heidi Igualada

PALABRAS

La Trova en Cuba ha tenido la fortuna, casi desde sus embriones, de que las mujeres no se hayan quedado a la saga de sus homólogos del «sexo fuerte». Más de una buena voz femenina ha dejado su huella a lo largo de la historia trovadoresca cubana.

Con el surgimiento de la Nueva Trova, a los nombres de María Teresa Vera, pasando por una Marta Valdés llena de filin y poesía, se unirían los de Sara González, Miriam Ramos y luego Marta Campos, Liuba María Hevia… En fin, que siempre hubo cuerdas y versos de mujer para adornar las canciones trovadorescas.

Como para afirmar esta tradición, el espacio A guitarra limpia del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau recibe hoy a una de las más bellas voces de la trova más joven: Heidi Igualada. De poética suave, dulce y viva son sus cantares, Heidi no se acompaña del violento andar de esta era moderna (¿o post?), ni de la metáfora hermética, llena de cerrojos. Su poesía es clara, encontrando las ternuras diarias que a veces, de tanto diario, ya no vemos.

Su guitarra, discreta pero presente, lleva de la mano hasta su voz que nos hace volar y llena toda la escena. Y su canción –esa nube blanca, ese desafío que siempre termina en nido, para recordar sus propios versos– está hecha de simple ternura, de buen alimento para lo sensible. Es un lindo regalo para el alma, un muy breve volver a nacer, recibir a Heidi Igualada en concierto. Desde este patio siempre coronado de trinos y gorriones, propongo escucharla (y ahora otra vez uso su voz en verso) como si nos fuéramos descubriendo; como si desde cada canción, salvando todas nuestras lejanas historias, el amor nos llegara.

 

Antonio López Sánchez

COMENTARIOS

  1. Anónimo

Centro Pablo en España

IMG_20180313_192635(1)
IMG_20180313_192716
Victor
vc zirica 04
anuncio cartel bilbao
vc zirica 06
vc zirica 02
Sin nombre