Un año de todos. Diario de un brigadista en su origen fue un número de cartas de amor, que un buen día me propiciaron la voluntad de hacerlas trascender en razón de la experiencia mayor que las motivó: la Campaña de Alfabetización. Espero que el tiempo y la prisa no invaliden esta experiencia, la misma que he conservado en la memoria desde mi juventud de clase media pueblerina, cuando apenas rebasaba los diecisiete años de edad. En esta campaña, por primera vez, me hice parte activa de la historia de mi pueblo, al igual que la mayoría de los jóvenes que marcharon a los llanos y montañas del país con el propósito de enseñar a leer y escribir a los que hasta entonces habían sido los más olvidados de nuestra sociedad.

 

 

 

CONVOCATORIAS

 

PREMIO MEMORIA 2019

 

UNA CANCIÓN PARA TERESITA

 

CONCURSO DE CARTELES 20 AÑOS A GUITARRA LIMPIA

 

Nuevas propuestas