CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

86 abriles atrás: LA VISITA DE RAFAEL ALBERTI Y DE MARÍA TERESA LEÓN

Por: Leonardo Depestre

16 de Abril de 2021

Por: Leonardo Depestre Catony

El 11 de abril de 1935 y desde Nueva York, Pablo de la Torriente Brau escribe a José María Chacón y Calvo:

 Aquí está ahora Rafael Alberti, metido ya a comunista o cosa por el estilo, y es muy probable que vaya para Cuba en donde espero que le harán un recibimiento adecuado a su fama, y que lo metan en El Príncipe o La Cabaña, para que escriba luego la “Balada de la reja y el mar” o algo por el estilo. Todavía no lo conozco. Él habla hoy en un lado pero yo tengo que ir a otro a ver si fundamos un club para recoger dinero para los presos cubanos. Me han dicho que es un hombre pequeño y simpático. Tengo que verlo de todas maneras porque quiere conocer cosas de Cuba y establecer contactos. Espero que Ud. de todas maneras, le servirá alguna vez de cicerone.

Y el 16 de abril de 1935, o sea, cinco días después de la fecha de la carta de Pablo, desembarcan Alberti y su esposa María Teresa León en La Habana, donde los recibe, precisamente, José María Chacón y Calvo, quien no se cansó de traer a personalidades de la cultura hasta nuestra ciudad.

Alberti dio en La Habana varios recitales de poesía. El primero tuvo lugar el 20 de abril en la Sociedad Lyceum del Vedado, donde hoy está la Casa de Cultura de Plaza. En esa ocasión leyó una buena dosis de su poesía de intención social, así como la sátira titulada «La pájara pinta». Cinco días después, en la misma sede, se le ofreció una recepción.

Y eso no fue todo. Después se dirigió hacia el Castillo del Príncipe, reclusorio donde se hallaban detenidos Juan Marinello, Regino Pedroso, José M. Valdés-Rodríguez y otros líderes de la izquierda acusados de realizar «propaganda sediciosa», y también con ellos departió. Alberti habló a los intelectuales acerca de la necesidad de establecer una organización de artistas y escritores que estimulara la creación de contenido revolucionario. Tuvo también un encuentro con el poeta Nicolás Guillén.

El día 26 disertó sobre «Lope de Vega y la nueva poesía española», en tanto el 3 de mayo, ahora en Auditórium, de la Sociedad Pro Arte Musical, en la calle Calzada, realizó una lectura comentada de sus propios versos.

Pero hay algo curioso, los recitales de Alberti no se limitaron a las sociedades intelectuales. El poeta, militante abierto de la izquierda, se llegó hasta la cárcel de Guanabacoa y allí leyó sus poemas ante las reclusas sancionadas por motivaciones políticas.

Ángel Augier contaba tiempo después sus recuerdos de Alberti y María Teresa, ofreciendo estos comentarios:

«Ambos eran extravertidos vitales, disfrutaban a plenitud del sol y del mar en el Malecón, recorrían con entusiasmo las calles de La Habana Vieja, donde el poeta no cesaba de descubrir similitudes con Cádiz, a cuya bahía se asoma su natal Puerto de Santa María; los negros, sus ritmos, su folclor, fueron sorprendente hallazgo. Y sobre todo, la apasionada identificación con nuestro pueblo».

Durante aquella visita se hospedaron en el hotel Saratoga, frente al Capitolio, una zona que era el corazón mismo de la ciudad.

Pablo y Alberti no se conocerían hasta el 25 de septiembre de 1936, tal como el primero apunta en una de sus cartas desde España: “Ya conocí a Alberti, a Bergamín y algunas otras personas de interés”. Después participaría junto a Alberti y María Teresa en varios actos de carácter cultural y político.

#PabloyNosotrxs

COMENTARIOS

COVIDIANAS

EL REGRESO DEL JOVEN PABLO

BIBLIOTECA PABLO

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

PALABRA VIVA

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido