CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

ABEL MOLINA MACÍAS: PREMIO MEMORIA DEDICADO AL DIBUJO ANIMADO DEL ICRT

Por: Shaima Legon Garcia

24 de Noviembre de 2020

Por Shaima Legón

Creado en 1996, el Premio Memoria que convoca el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau tiene entre sus objetivos principales promover el género testimonio y la historia oral entre investigadores, escritores, periodistas, historiadores y sociólogos cubanos. Al mismo tiempo, se propone contribuir al rescate de nuestra historia pasada y reciente, mediante la publicación de obras que, por su contenido y elaboración literaria, amplíen las posibilidades expresivas de un género que reclama mayor difusión en el panorama cultural del país.

Abel Molina Macías (La Habana, 27 de junio de 1970) se graduó en la Universidad de La Habana en la carrera de Información Científico Técnica y Bibliotecología. Además de desempeñar tareas en el área de bibliotecología, ha trabajado e investigado en temas diversos de la cultura cubana y publica artículos asiduamente en la revista digital Librínsula, de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí (BNCJM). Hace un par de años trabaja obstinadamente el tema de la infancia cubana entre las décadas del 60 y 90, y en la convocatoria del Premio Memoria 2019, obtuvo la beca para su proyecto de investigación: “Palabra y memoria del dibujo animado realizado por el Instituto Cubano de Radio y Televisión (1968-1990)”. Un año después, luego de haber culminado numerosas entrevistas y recuperado diversos testimonios, nos responde vía email, algunas experiencias de su proceso de trabajo e investigación.

¿Cómo y cuándo te surge la idea del proyecto? ¿Por qué te acercaste a este tema de investigación?

Desde 2018 soy Creador y Coordinador del Proyecto Expositivo ¿Infancia?: ¡Presente! que se propone la recuperación y socialización de documentos y materiales de todo tipo relacionados con el consumo infantil cubano entre los años 1975-1990, mediante actividades y productos de información diversos. La primera muestra del proyecto se realizó en la galería del lobby-pasillo central de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, incluyó juguetes, libros, publicaciones seriadas y otros documentos.

Para la organización de la exposición y la publicación de su multimedia-catálogo, revisé mucha bibliografía y me percaté de que, lamentablemente, la inmensa mayoría de los textos se refieren a la producción de animados de los Estudios de Animación del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), mientras que los realizados por el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) no han sido objeto de estudio por la academia y los pocos artículos que se encuentran en la prensa nacional son más bien superficiales.

Por ello, y por el recuerdo imborrable de muchos animados que veía en mi televisor Caribe 416, fue que escogí este tema.

¿Algún testimoniante que quisieras resaltar?

A riesgo de parecer injusto  con los amigos del ICRT, el testimonio de Juan Padrón fue inolvidable, por la información que obtuve, pero además por lo ameno y divertido que resultó el encuentro.  ¡Ese Padrón tenía cada cosa…!

¿Recomendaciones para futuros becarios?

Los temas interesantes sobran en nuestro país, considero imprescindibles el interés, la voluntad, pasión y dedicación en todo empeño, sea laboral, docente o investigativo. Sobre todo, debemos ser capaces de elaborar proyectos de investigación minuciosos, que tomen en cuenta todos las necesidades y problemas posibles, con su cronograma, aunque casi nunca se cumpla; esto te facilitará muchísimo el trabajo.

¿Que ha sido lo más complejo de llevar a cabo en el proyecto?

La búsqueda, localización y recuperación de información oral, textual y gráfica imprescindible para su desarrollo, hallar las personas interesadas en el mismo y la colaboración de algunas instituciones.

En lo que respecta a las fuentes de información, en cualquier soporte, la dispersión y en algunos casos, el descarte tanto por instituciones como por particulares. En los contactos con las personas, todavía me resulta difícil aceptar la indiferencia, desinterés y poca colaboración que recibí (recibo), a pesar de mis constantes esfuerzos.

¿Qué expectativas y aspiraciones tienes con tu proyecto?

Muchas. La presentación del libro impreso, indispensable para mí, que soy bibliotecario, aunque sé que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación favorecen la publicación de libros en formato electrónico. Esto permitiría recuperar la historia de una parte olvidada de la TV cubana, favorecería el reencuentro de tantos compañeros que dedicaron gran parte de su vida para que la mía y la de muchos fuera más feliz. Realizar la exposición de los objetos y documentos de todo tipo que se conservan en colecciones particulares; embullar a las personas que trabajaron en estos estudios y se encuentran fuera de Cuba -son muchos-, quisiera se edite su libro de testimonios, para que no se pierda su historia y vivencias; a cada rato se me ocurre algo nuevo, que abre nuevos caminos a mi deseo impenitente por compartir la alegría y nostalgias de mi infancia.

 

COMENTARIOS

EL REGRESO DEL JOVEN PABLO

BIBLIOTECA PABLO

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

PALABRA VIVA

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido