AL ATAQUE, ÚLTIMO PERIÓDICO DE PABLO

Por: Leonardo Depestre

16 de Julio de 2018

Por: Leonardo Depestre Catony

 La prensa cubana de la década del 30 recoge la impronta del periodista Pablo de la Torriente Brau. En Nueva York, durante el exilio, nuevamente recurre Pablo a la prensa como instrumento de lucha. Y por último, en el capítulo español de su vida, también tiene en la prensa un aliado. De este último poco a poco vamos  incorporando piezas a un quehacer que se expresa en el periodismo de trinchera. 

 La correspondencia desde España revela el interés de Pablo por colaborar en la prensa, visita la imprenta del periódico de Buitrago, que sirve a la república. En cuanto al frente, pues en él existe además el periódico mural, que mantiene actualizado al combatiente acerca de lo que acontece y lo enardece con la palabra vibrante. El 28 de noviembre de 1936, y aclaremos que el subrayado es nuestro, Pablo escribe:

 Descubrí un poeta en el batallón, Miguel Hernández, un muchacho considerado como uno de los mejores poetas españoles, que estaba en el cuerpo de zapadores. Lo nombré jefe del Departamento de Cultura, y estuvimos trabajando en los planes para publicar el periódico de la brigada y la creación de uno o dos periódicos murales, así como la organización de la biblioteca y el reparto de la prensa. Por la noche los hombres preparan parapetos, llenan sacos terreros, perfeccionan servicios; por el día, los periódicos murales…

 En No pasarán, órgano de la fracción comunista del frente de Somosierra, aparece en octubre de 1936 el único artículo de Pablo, titulado “América frente al fascismo”, publicado por la prensa española. 

 Pero hay más: Pablo integró a los poetas Antonio Aparicio y Miguel Hernández en el Comisariado de Cultura de la brigada de El Campesino, que lo tiene como comisario y entre los tres jóvenes escritores se encargan de las actividades políticas, mítines e ilustración de los combatientes. Allí preparan el periódico Al Ataque, de circulación interna, para los milicianos de la brigada. Sin embargo, Al Ataquie no ve la luz hasta el 9 de enero de 1937, ya muerto Pablo. El primer número está dedicado a él y el texto de cabecera, “Homenaje a Pablo de la Torriente” lo firma Antonio Aparicio:

 Era el comisario que necesitaban los luchadores para conservar sus puestos sin vacilar, sin dejarse ganar por titubeos. Últimamente había estado con su batallón descansando unos días, y cuando de nuevo fueron llamados a las trincheras lo vi marchar más alegre que nunca a enfrentarse con la barbarie. Recuerdo que de madrugada, cuando todos dormíamos, él fue el primero en levantarse y llamarme para la marcha, contento de contarse entre los que la causa del pueblo requería para su defensa. El mismo día que se reintegró al frente cayó sobre la tierra, con el plomo encolerizado de la muerte dentro del cuerpo. Al lado de él cayó también un pionero huérfano que había recogido. Una mañana me hablaba este pionero de no apartarse jamás de Torriente. Ahora, cuando las balas enemigas le han dado muerte, dos balas silbaron con una diferencia de minutos para abrir dos hoyos mortales en el pecho tierno del pionero. Esto es lo que puedo decir como amigo y camarada que fui de Torriente. Lo demás, lo más recio y eterno, eso lo está gritando él desde la tierra que ha regado.

En cuanto al sevillano Antonio Aparicio, el testimoniante, varios años más joven que Pablo, formó parte de la generación del 36. Durante la Guerra Civil fue herido en el frente de Madrid  y publicó en varios órganos de prensa. Al finalizar la guerra lo detuvieron, aunque pudo refugiarse y escapar a América Latina, donde vivió un largo exilio y publicó su obra poética. Regresó ocasionalmente a Europa; finalmente murió en Caracas en el 2000.

COMENTARIOS

Nuevas propuestas