CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

AMADO DEL PINO: TAN ESPONTÁNEAMENTE COMO ÉL

Por: María Fernanda Ferrer

26 de Octubre de 2017

Como parte de la programación del Festival Internacional de Teatro de La Habana se presentó en el Centro Cultural Bertolt Brecht la pieza Espontáneamente, obra del reconocido crítico teatral, guionista y dramaturgo cubano Amado del Pino, fallecido a inicios de este año en Madrid, la capital española.

 

Espontáneamente tuvo cuatro funciones a sala llena y fue asumida por el grupo Cabotín Teatro de la central provincia cubana de Sancti Spíritus, que dirige Laudel de Jesús, quien al concluir la última función —el pasado lunes 23— aseguró que esta obra es “un lance de excelencia, de gran urdimbre biográfica, otro argumento largamente trabajado con su impulso de autor apasionado”. Subrayó que Amado del Pino es un dramaturgo que entiende el proceso de la puesta en escena como un todo que “va desde la recepcionista de la sala de teatro, los actores, los técnicos, el contacto con el director hasta que la obra viva alcance al espectador: es un autor en el que habita orgánicamente lo culto y lo popular, la cultura libresca y la experiencia de vida”.

 

Y es cierto Espontáneamente es un cruce o intercambio entre dos jóvenes cubanos —uno que vive en la Isla y otro que reside en España y está de visita aquí— en el que afloran sentimientos encontrados de pertenencia y desarraigo, pasiones y rencores; todo ello apoyado por guiños que van desde términos beisboleros hasta la música, otro de sus amores. Baste señalar que el título de la obra se le debe a una muy popular canción que hace unos años fue un verdadero éxito y que es interpretada por Beatriz Márquez, considerada “la musicalísima”, quien asistió y aplaudió la última función.

 

Otro de los grandes valores de la pieza es el empleo del idioma: Amado hace un despliegue de habilidades lingüísticas en las que se apoya para crear el clímax; es capaz de entrar y salir de diversas situaciones a partir de la manera que tenemos los cubanos de hablar aquí y la que adoptan los que deciden alejarse de Cuba.

 

Por otra parte, los que tuvimos el privilegio de conocer a “Amadito” nos damos cuenta que Espontáneamente, la penúltima obra que escribió ya sabiendo que estaba enfermo, es una pieza autorreferencial hasta la médula: la necesidad de su Isla, el amor por Cuba es parte consustancial de los sentimientos que lo animaron y afloran en este texto.

 

Gracias a su pluma se cuenta con hoy con importantes obras que, sin duda, forman parte de lo mejor de la dramaturgia cubana en los últimos treinta años. Piezas como Tren hacia la dicha, El zapato sucio, Triángulo y Penumbra en el noveno cuarto, son hoy estudiadas en las academias cubanas de teatro. También durante muchos años ejerció un periodismo lúcido, indagador y nada complaciente desde las páginas del periódico Juventud Rebelde, las prestigiosas revistas Tablas, Revolución y Cultura y El caimán Barbudo, La Gaceta de Cuba y La Jiribilla, entre otros medios especializados cubanos y de otras latitudes.

Amado del Pino obtuvo el Premio de Teatro Carlos Arniches en la 16 edición de Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos celebrada en Alicante, con la  obra Cuatro menos. La pieza sobresalió entre otras 143 que se presentaron al Premio, considerado el segundo lauro más importante en dramaturgia española. Hasta el momento del Pino ha sido el único cubano que lo ha merecido.

Con nuestro Centro Pablo de la Torriente Brau, Amado —y la imprescindible Tania Cordero, compañera y cómplice en la vida y la profesión— mantuvo una relación cercana y querida: lo recordamos como impulsor y coordinador de un Coloquio Internacional realizado, en 2010, en la Sala Majadahonda de la institución a propósito del centenario del natalicio del poeta y revolucionario español, Miguel Hernández. También fue el autor de Reino Dividido, que recrea la relación entre ese intelectual y el  periodista y revolucionario cubano Pablo de la Torriente Brau, caído en Majadahonda en los días gloriosos y difíciles de la Guerra Civil Española (1936-1939).

Reino dividido, que fue publicada por el sello editorial del Centro Pablo, tuvo una primera lectura interpretada aquí, en La Habana y, posteriormente, fue llevada a las tablas por Argos Teatro, que dirige el experimentado Carlos Celdrán, Premio Nacional de Teatro. Esa obra se estrenó en La Habana y, posteriormente, viajó a varios puntos de la geografía española.

Igualmente con Ediciones La Memoria publicó Los amigos cubanos de Miguel Hernández, una referencia acuciosa de los intelectuales que coexistieron con Pablo de la Torriente, de manera que este libro también enmarca el contexto y la época en que vivió el cronista de Majadahonda.

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios