CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

ATEMPORAL: MANIGUA, FLORESTA, RÍO, FRONDA, TOMEGUÍN Y PALMA

Por: María Fernanda Ferrer

6 de Noviembre de 2017

Por: María Fernanda Ferrer

Atemporal, según el prestigioso diccionario de uso español de María Moliner quiere decir: “ajeno al tiempo”, mientras que en el reconocido Larousse se define como “que no pertenece a ningún tiempo determinado”: enunciaciones muy ajustables a lo que aconteció el pasado 4 de noviembre en el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, enclavado en la parte más antigua de La Habana.

Esa tarde/noche el joven trovador Noslen García (Bejucal, 1985) ofreció su concierto A guitarra limpia que tituló, precisamente, “Atemporal” en el que a partir de unos quince temas intentó —y realizó— un viaje en el tiempo, pero sin tiempo: en otras palabras los textos de Noslen poseen un altísimo contenido lírico en los que el amor —ese sentimiento eterno del ser humano— es una contante, pero también muchas certezas y  preocupaciones que rondan hoy a los que habitamos ésta Isla.

Se inició el recital —que tuvo como músicos invitados a Jessica Zequeira (voz, coros y misceláneas), Raúl Zequeira (bajo y coros), Williams Villadroin (tres), Yosmany González (percusión y coros), Carlos Fidel Peterson (guitarra y voz) —  precisamente con el tema que da título al concierto seguido por “Sin una historia que contar”, “Inventario” y “Blues IV”, hermosísima canción que apela a la importancia de la comunicación entre  parejas.

Continuó con “Cambió”: justo a mediados de esta canción una amenazante llovizna, que afortunadamente se diluyó rápidamente, puso en riesgo la continuidad del concierto desarrollado en el patio de las yagrumas — notables por su belleza, esbeltez y atributos místicos, pero que por su copa rala no guarece o cobija aguaceros.  Cuando Noslen entonó el tema “Pa’ mi niña cuando cumpla 15”, el cielo se despejó y el concierto continúo hasta feliz término. “Los contempladores”, “Yo quiero ser”, “Chispa”, “Encuentro”, “Quédate conmigo”, se sucedieron una tras otra sin uno percatarse que ya había transcurrido, casi, la hora y media de concierto. “Noche de ronda”, internacionalmente conocida canción del maestro Agustín Lara, fue interpretado en solitario por Jessica Zequeira en una muy peculiar versión: salió airosa del reto. “Suspiro” puso punto final a un concierto que se deslizó rápidamente a pesar de que fue un tanto lineal: para próximas presentaciones, creo, debe cuidarse un poco más éste aspecto para que tenga curvas de intención, clímax y anticlímax adecuados.

Por otra parte, hay que celebrar el muy agradable timbre del que Noslen es poseedor y, también, su excelente dicción —desafortunadamente, a veces, ausente en muchos jóvenes trovadores— y su manera llana de escribir los textos, desprovistos de rebuscamientos vacíos y metáforas inentendibles: Noslen es un trovador que en su manera de componer posee aires de manigua, floresta, río, fronda, tomeguín y palma… elementos que refrescan sus decires sin reducirlo a simplificaciones huecas o insípidas.

A presentar el concierto —que dicho sea y no de paso se colmó de público— el director de la institución, el poeta y cineasta, Víctor Casaus, subrayó que este A guitarra limpia tiene una particular significación porque, entre otras razones, “Noslen fue el ganador de la Beca de Creación Sindo Garay que el Centro Pablo otorga a jóvenes trovadores para contribuir a desarrollar su trabajo con más facilidad”.

Insistió que a partir de ese apoyo —y otros que naturalmente tiene— “mantiene su peña en su natal Bejucal, que también traslada a San José en otros momentos del mes, y es una de las maneras con las que el Centro Pablo quiere retribuir esa confianza que los jóvenes trovadores han tenido siempre en este espacio”.

Apuntó Casaus que este concierto “se está grabando” para en un futuro convertirse en un DVD, y esa realidad nos alegra mucho: “saber que ‘Atemporal’ tendrá otros caminos de difusión” y recordó que el concierto  “será transmitido próximamente por el espacio En el Centro de Habana Radio, la Voz del Patrimonio Cubano, y quedara registrado en nuestros archivos fílmicos gracias al trabajo que realiza Raúl Rodríguez, Premio Nacional de Cine, cercano y querido colaborador de la institución”, concluyó.

“Atemporal” —reitero— poblado de manigua, floresta, río, fronda, tomeguín y palma no lo es tanto: Noslen nos habla del hoy y de nuestro tiempo, aunque no se de cuenta.

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios