CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

CHOCO: VINO, PARA CONTARTE…

Por: María Fernanda Ferrer

5 de Enero de 2022

Por: María Fernanda Ferrer

Un nuevo proyecto titulado Vino para contarte, se estrenó el pasado viernes 17 de diciembre en la sala Abre la Muralla, del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau y tuvo como primer protagonista al Premio Nacional de Artes Plásticas 2017, Eduardo Roca Salazar, Choco.

Vino, para contarte –con la conducción de la periodista y realizadora audiovisual, Estrella Díaz- intentará indagar en la vida y la obra de personalidades de la cultura cubana de una manera desenfadada y amena.

En esta ocasión la conductora empleó como pretexto parte de las palabras pronunciadas el 30 de enero de 2019 en el Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana, por el doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad, durante la presentación del libro/catálogo dedicado a Choco.

Explicó la comunicadora que “este primer encuentro” estaba dedicado a los 25 años de la creación del Centro Pablo, a los 120 del natalicio del cronista de Majadahonda, a los 502 de la fundación de la otrora villa de san Cristóbal de La Habana y, por supuesto a Leal quien –dijo- “siempre apoyó a la institución y si desde hace más de dos décadas nos encontramos en los predios de la Oficina del Historiador, es porque tuvimos el respaldo total del siempre recordado y querido Eusebio”.

Comenzó el dialogo –ante un nutrido auditorio- con la lectura del mencionado texto de Leal: “Éramos todos soñadores y en medio de ese ambiente, conocí al joven Choco. Era un encuentro maravilloso con todos. Allí, en esas prensas, deslumbrándonos a todos los que llegábamos en busca del conocimiento y del misterio del arte; en pos de lo único salvador, en definitiva: la rosa de los vientos, la brújula, la cultura. Porque sin cultura, como diría Alfredo Guevara con tanta razón, sin un poco de refinamiento o más, estaríamos perdidos. Hace falta pan, pero también hace falta ese poco de gusto por lo bello que ennoblece y levanta al ser humano y lo saca de la condición de un familiar de los primates para convertirlo en algo iluminado”. Y acto seguido preguntó la periodista, ¿qué ha sido para Choco el Taller Experimental de Gráfica de La Habana?

“Un sitio de creación permanente; un lugar que salvó toda una etapa de la gráfica cubana cuando en los años noventa atravesamos el llamado ‘período especial’. En ese momento colapsó todo y los artistas, en su mayoría, no teníamos talleres ni materiales con qué trabajar y ese ‘tallercito’ fue la alternativa que encontramos muchos de nosotros para que la gráfica no sufriera un apagón cultural, para que no hubiera un bache. A ese taller se le debe mucho y hoy, que atraviesa carencias, hay que apoyarlo porque sigue ahí, en pie, contra viento y marea formando a jóvenes grabadores”.

La periodista retomó otro fragmento de Leal y leyó: “Tú tienes un nombre que te define: Roca. Tú eres una roca. Tú lo sabes. Una roca es muy importante porque la roca contiene en su dureza, la maravilla. Tú eres una roca que, cuando se entra en ella, se conocen dos cosas importantes: un hombre a todo —como decimos en Cuba—, un varón de palabra; un hombre muy generoso y muy desprendido”. Y de inmediato, preguntó: ¿quizás esas cualidades que señala Leal son las que hacen que tanta gente te quiera?

“Creo que la gente me aprecia y me quiere por mi sinceridad o tal vez por mi forma de ser. Trato de ser consecuente. Soy un artista que trabaja en la Habana Vieja: aquí, en la calle Sol, tengo mi taller que esta siempre abierto para todos. Me gusta mucho estar con contacto con los cubanos que transitan por las calles, escucharlos, analizar lo que piensan y dicen y, al final, todo eso se refleja en la obra. Me emocionan y me sorprenden las muchísimas muestras de cariño que recibo a diario. No soy un artista que está encerrado en una burbuja creando. No, me relaciono con todo el mundo”.

Retomó Estrella las reflexiones de Leal: “Tú perteneces al misterio. Hace unos días alguien te preguntaba si tenías religión y tú respondías, cautelosamente,  que respetabas. Y en ese respeto, está algo muy importante: todos tenemos que saber de dónde venimos y hacia dónde vamos”. ¿Puedo decir, entonces, que eres un hombre de fe?, ¿hay religiosidad en tu obra?

“De cierta manera puede que la haya. Pero sobre todo existe un gran respeto hacia los antepasados, hacia los ancestros. Cuando visité África –allá por los años setenta- entendí muchas cosas y, sobre todo, comprendí que la identidad cubana, la nacionalidad, es algo que nos pertenece y que hay que cuidar. Represento, desde la pintura y el grabado, motivos que nos acompañan día a día y todo está rodeado de misterio, algo que también es inherente al arte. No todo se puede explicar”.

Sé que mantienes –a pesar de lo difícil que ha sido y sigue siendo esta pandemia- un pequeño equipo de trabajo que no ha parado. Dentro de ese equipo está Jorgito, tu impresor, ¿qué es él para ti?

“Jorgito es mi mano derecha y mi mano izquierda. También mis dos pies. Conoce mi obra como nadie. La cuida y la protege y, como es un excelente impresor, confío mucho en sus decisiones y en sus criterios. Él sabe cómo pienso y cómo pienso la obra. No puedo decir que es como un hijo porque no es posible por la edad, pero es un amigo entrañable a quien respeto. Él sabe ¡hasta cómo me gusta tomar el café! Soy muy afortunado de tenerlo como colaborador.

Hace veinticinco años participaste en la primera exposición gestada por la institución -que se tituló Una obra para Pablo. Al inicio de la pandemia -junto a un grupo de otros nueve artistas visuales- te involucraste en la creación de un mural colectivo dedicado al Centro Pablo, ¿a qué responde ese vínculo sostenido de más de dos décadas?

“Al cariño y al respeto que siento por lo que se hace aquí. Y porque el Centro Pablo ha sido un foco de resistencia cultual en esta zona de La Habana Vieja. Desde que Víctor Casaus y María Santucho crearon el Centro, he estado junto a ellos. Hemos realizado un montón de proyectos juntos y espero seguir contando con ese amor que me regalan todos los días. Yo nunca les voy a fallar”.

COMENTARIOS

COVIDIANAS

EL REGRESO DEL JOVEN PABLO

BIBLIOTECA PABLO

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

PALABRA VIVA

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido