CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

#CineFeminista Crímenes de familia

Por: Centro Pablo

12 de Enero de 2022

 Fotograma de Crímenes de familia 

Por: Brujas proyecto cultural feminista

Crímenes de familia es en principio una película más, estrenada por el gigante Netflix en plena pandemia, sin estridencias. Se trata de un drama judicial que atraviesa a una familia de clase alta, mas como es nuestra costumbre vamos a alejarnos de la intención de realizar un análisis cinematográfico o una crítica; en esta oportunidad vamos a asirnos de tres personajes femeninos que presenta la trama, si bien estereotipan a tres “modelos” de mujer, no dejan de bosquejar los armados socioeconómicos que el patriarcado tiene reservado para moldear el género. Para adentrarnos en ellas vamos a describir primero a Daniel, el “macho” en cuestión que interactúa con todas en diferentes niveles. Daniel es hijo de Alicia, un muchacho malcriado, apañado por su padre y su madre incluso en lo económico, un joven que ostenta una vida acomodada teniendo siempre a disposición el dinero de la familia. Daniel es ex marido de Marcela, con quien tuvo un hijo y quien lo denunció por numerosos abusos mientras eran pareja por lo que él se encuentra detenido y enjuiciado. Por último, hablamos de Gladys, la empleada doméstica de la familia quien también termina juzgada y recluida por asesinar al niño que parió a escondidas en la casa en la que trabaja, niño que es producto de una violación perpetrada por el mismo Daniel, podemos decir entonces, Daniel es el violador de Gladys.

Gladys es una joven nacida en la más extrema pobreza en una zona selvática de la provincia de Misiones, en Argentina; analfabeta, con un pequeño retraso madurativo, es madre de Santi, un niño de tres años que junto a ella vive en la casa en la que se desempeña como empleada doméstica. Alicia es su “patrona” y, pese a la distancia que marca en la relación, atiende amorosamente al hijo de Gladys quien, sin que nadie sepa, cursa un embarazo no deseado y luego de parir sola en el baño de servicio de la casa ahoga al recién nacido. Gladys es el paradigma de la mujer desamparada, sin recursos, sin educación, sin posibilidad de contención o defensa dignas por falta de dinero. Gladys es pobre, es una carga para la sociedad patriarcal y a la vez un bien de uso para Daniel que la convierte en objeto para su desahogo sexual. Si la condición de mujer ya es suficiente para ser sojuzgada, la pobreza y la falta de educación, la dejan en una situación de vulnerabilidad aún más drástica.

Marcela es una mujer de clase media baja, cuando convivía con Daniel ambos incurrían en el exceso de estupefacientes y alcohol y, entretanto, él además abusaba de ella y la maltrataba psicológica, verbal y físicamente. Marcela, con más herramientas dentro de la sociedad, logra no sólo separarse después de mucho, sino denunciar y llevar a juicio a Daniel. Marcela encarna a una generación que se fue empoderando, que asociada amorosamente con sus congéneres fue tejiendo una red de contención para ella y su niño.

Por último dejamos el personaje de Alicia no por accidente. Alicia es una especie de Ulises, su viaje es largo y se la puede asociar directamente con el feminismo. Alicia empieza la película como una señora de ropas finas, zapatos de tacón y viajes en taxi, la esposa de un matrimonio pudiente que vive en una de las zonas más caras de la Ciudad de Buenos Aires. Alicia es la amorosa madre de Daniel, su hijo sobreprotegido, es la ex suegra de Marcela, a la que trata de loca y enferma ante las denuncias a su hijo y la jefa de Gladys a quién conforma con migajas, en una actitud siempre asociada a la clase alta y a su desprecio por la pobreza. Alicia es capaz de divorciarse y vender su parte del departamento para extorsionar al fiscal que debe acusar a su hijo, es capaz de todo y lo hace… Pero Alicia, que se queda al cuidado de Santiago, el hijo de Gladys mientras ella está detenida, Alicia que va a todas las audiencias del juicio a su hijo, Alicia, que oculta sus tristezas y su matrimonio desmoronado, va a ir quitándose la venda de los ojos lentamente y será la propia Gladys la que desarme por completo su estructura machista cuando la anoticie del nombre del hombre que la violó. Alicia terminará la película, viviendo en un pequeño departamento al lado de la autopista, vestirá con pantalones de mezclilla y tenis para montarse a la guagua con Santiago y asistir al cumpleaños de su nieto Martincito, en casa de Marcela. Alicia, se despojará de los bienes materiales y de la indulgencia para con ese hijo que descubre monstruoso, se acercará a las mujeres de la trama con la ternura que nunca le había profesado a su propio género, llegará al destino final de su propia “Odisea” aprendiendo sobre sororidad.

Una película que, sin pretenderlo (al menos a nuestro entender) asesta un golpe más para tumbar al patriarcado. 

#Brujas #MilitanciaCultural #CineFeminista #CineArgentino 

Prensa

COMENTARIOS

COVIDIANAS

EL REGRESO DEL JOVEN PABLO

BIBLIOTECA PABLO

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

PALABRA VIVA

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido