CONVERSANDO EN TIEMPOS DE…“NUESTRO PAIS NECESITA EN TODO LOS SENTIDOS, DE MULTIPLICIDAD DE MIRADAS Y VOCES…”

Por: Estrella Diaz

22 de Octubre de 2020

“NUESTRO PAIS NECESITA EN TODO LOS SENTIDOS, DE MULTIPLICIDAD DE MIRADAS Y VOCES…”

Por Estrella Díaz

Alejandro Alonso -director y fotógrafo- es un joven cubano graduado en la Especialidad de Dirección Documental en la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños que ha obtenido importantes reconocimientos por su quehacer vinculado con el séptimo arte. Su documental Velas ganó el premio al Mejor Documental en la 13 edición de la Muestra Joven ICAIC; La Despedida, que tuvo su estreno en el Festival Internacional de Documental de Ámsterdam (IDFA), fue premio a Mejor Película en la categoría Aciertos del Festival Internacional de Cine de la UNAM (FICUNAM); Duelo se exhibió por primera vez en Cinema du Réel y ganó el premio a Mejor Cortometraje en el 32 Festival de Cine de Mar del Plata y Mejor Cortometraje en el 58 Festival de Popoli; El Proyecto, tuvo su premier mundial en Visions du Réel, obtuvo el Premio FIPRESCI en el 60 Dok Leipzig y fue catalogado por la crítica cubana como “el mejor documental proyectado en 2017 en la Isla”; Metatrón tuvo su estreno mundial en Visions du Réel y formó parte de la selección del Instituto Cervantes para su exhibición en 8 países durante el 2018; Home es el resultado de la residencia que le otorgó la Cité Internacional des Arts en París durante el otoño de 2018, además de integrar la Neighboring Scenes que programa el Lincoln Center de Nueva York.

Con estos antecedentes y sabiendo que las películas de Alejandro, quien nació en 1987, se han exhibido en reconocidos festivales y muestras, le lanzamos, vía correo electrónico, un pequeño manojo de preguntas.

Eres un creador con una obra aún en construcción -naciste en 1987-, no obstante, has sido muy premiado, ¿qué estás haciendo en estos momentos?, ¿en qué proyecto estás involucrado en estos tiempos de recogimiento?

La paradoja es que estos meses han sido muy activos. Mi equipo y yo hemos tenido la suerte de tener dos películas en proceso de postproducción. Hace un mes terminamos Terranova, un mediometraje que explora la idea de una ciudad a punto de ser desmontada, donde sus habitantes están envueltos en este extraño rito de partida. La construcción de este universo imposible, casi mágico, nos ha salvado de esa “ciudad real”, ha sido una muralla ante esta desolación que ha marcado a todos. El otro proyecto, todavía en proceso, se titula Abisal.

Te graduaste en la especialidad de Dirección Documental en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, ¿cuál consideras que fue la mirada que te aportó esa prestigiosa academia?

La Escuela de Cine ha sido para varias generaciones de cineastas cubanos una balsa de salvación. Es el espacio ideal para explorar, cuestionar y poner práctica esas ideas que poco a poco irán conformado nuestra visión más personal del mundo. Su modelo de estudios es un puente que permite el constante intercambio con cineastas de las más disimiles geografías, estéticas y visones. Para mí ha sido un rito imprescindible.

Si tuvieras, necesariamente, que elegir entre la dirección de fotografía o la dirección, ¿por cuál apostarías?

He tenido la suerte de encontrar un modelo de creación y producción que me permite fotografiar y dirigir mis películas. Es algo impensable dentro de un modelo más industrial. Para mí es un ejercicio de libertad total que se ha vuelto imprescindible. En mis procesos necesito estar abierto a esos hallazgos que produce el contacto con la cámara, que hace que la relación con lo filmado sea mucho más física e intuitiva. Intento que de esa relación surja una emoción que permee a toda la película.

¿Cuál consideras que es el papel de los jóvenes cineastas cubanos hoy en el contexto actual de la Isla?, ¿cuál es el mayor impedimento para un cineasta joven a la hora de realizar un determinado producto audiovisual en nuestro país?

Cuando pienso en el cine cubano me viene la imagen de un eclipse. Creo que se está gestando un nuevo cine, con visiones, estéticas y filosofías muy diversas. ¡¡¡Un cine mutante!!! Nuestro país necesita en todos los sentidos, de multiplicidad de miradas y voces. Creo que el mayor reto está en que cada cineasta encuentre la manera de trabajar en libertad total. Necesitamos un cine libre de concesiones y pactos, tanto en forma como en contenido.

Si tuvieras que definir cómo te ha afectado -o no- el aislamiento al que hemos estado obligados a causa de la pandemia, ¿cómo lo harías?

En los últimos meses se ha potenciado la relación con ese espejismo que son las redes, creando una dependencia sin antecedentes. Creo que el punto más sensible de esta crisis ha sido la manera en que nos relacionamos con el otro. Nunca hemos estado tan solos…

COMENTARIOS

Leer La Memoria en Covid -19

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

 

En Preparación

 Exposición «CUARENTENA» y presentación del libro «El Mundo después del Coronavirus»

 

 

Nuevas propuestas