CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE…

Por: Estrella Diaz

10 de Diciembre de 2020

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE…

“NECESITAMOS MENOS DE LO QUE CREEMOS PARA SER FELICES…”

Por Estrella Díaz

A finales del pasado mes de febrero y antes de que se declarara la pandemia, Karma -integrado por Xóchitl Galán y Fito Hernández- regresó a La Habana procedente de Buenos Aires para comenzar aquí, en su Isla, los festejos por los veinte años de creado el dúo y realizaron dos presentaciones: un concierto único en el teatro del Museo Nacional de Bellas Artes y un recital en el recién nacido espacio Abre la Muralla, del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, institución que acogió ese proyecto desde los momentos fundacionales y que, felizmente, lo ha visto crecer, desarrollarse y consolidar una hermosísima carrera.

Xóchitl y Fito, son jóvenes muy talentosos y preparados y han sido capaces de ir, poco a poco, insertándose en Argentina, país que tiene una sólida historia cultural y un marcado protagonismo en lo relacionado con la canción infantil: basta señalar a la inmensa María Elena Walsh.

Los kilómetros que nos separan, no fueron un inconveniente y gracias a las nuevas tecnologías, podemos contar con sus valoraciones.

Ustedes han aprovechado, aprovechan, muy bien el impacto de las redes sociales. Casi diariamente los encontramos con nuevas propuestas. Resúmanme, ¿cuáles han sido los acciones más importantes que ha desarrollado Karma en estos meses de pandemia y que han tenido reflejo y repercusión en las redes sociales?

El 2020 es el año en que celebraríamos 20 años del dúo, teníamos un programa para este año lleno de conciertos, viajes y presentaciones para celebrarlo. Por fortuna pudimos hacer la celebración inicial en La Habana gracias al apoyo del Centro Pablo, con el concierto del Museo de Bellas Artes y el estreno del espacio Abre la Muralla en el Centro. Todo lo demás que teníamos planificado tuvimos que aplazarlo o suspenderlo por el inesperado giro que dio la vida de todos en el mundo.

Es así que nos reinventamos el guion del 2020 y, sobre todo, el proceso creativo nos salvó emocionalmente. Estuvimos trabajando minuciosamente en el clip Abre la Ventana, que estrenamos hace un par de meses y tuvimos durante el año participación en varios festivales y conciertos por streaming. Destacaría dentro de las presentaciones el Musicar Festival, un mega festival que se hace en Brasil cada año destinado a las infancias, con una programación de lujo y que este año tuvo su edición virtual desde el canal de youtube del Festival y con una afluencia de público muy hermosa y de todas las latitudes. También la participación en el Festival María Elena Walsh que cada año organiza el Espacio Cultural Nuestros Hijos (EcuNhi) de la Asociación Madres de Plaza de Mayo. EcuNhi, acá en Argentina este año cumplió su décima edición coincidiendo con los 90 años de María Elena Walsh. También nos parece valioso haber estado presente en espacios de intercambio de ideas y charlas o talleres por zoom como fue la participación en el Seminario  Narrando Infancias, que en cada edición aborda temas relacionados con la infancia desde una óptica muy interesante y con la participación también de profesionales de distintas latitudes.

De no haber sido por el uso de las plataformas digitales, ¿cómo Karma hubiera podido promocionar y visibilizar el intenso trabajo desarrollado en este tiempo de aislamiento físico y social?

Ya desde hace algunos años el espacio de difusión directa que ofrecen las redes es fundamental para quienes somos artistas independientes. La amplia y variada posibilidad de compartir, debatir, anunciar y mostrar lo que se está creando estética y conceptualmente y la posibilidad de interactuar directamente con el público que se identifica y sigue el trabajo del dúo.

En los meses de aislamiento social por el Covid, esto se potenció como herramienta para permanecer más cercanos, todo se “virtualizó” y comenzamos a transitar esa otra parte que ofrecen las nuevas tecnologías y que hasta el momento no habíamos utilizado: Los conciertos por streaming y las conferencias y talleres por zoom, participación en festivales también en streaming. Fue un momento singular, al comienzo costó acostumbrarse a estar cantándole a la pantalla imaginando que del otro lado estaba el público en sus casas mirándonos en su pantalla en tiempo real. Pero nos sorprendió y nos alegró mucho que la gente, a pesar de ser de esta manera: pantalla por medio, siendo el escenario muchas veces la sala de casa y no un teatro, necesitaba ese espacio de escuchar y ver música en vivo, eso es maravilloso. Recibimos muchos mensajes agradeciendo ese momento como aliviador de lo que se estaba viviendo. De no ser por la posibilidad que ofrecen las nuevas tecnologías no hubiésemos tenido contacto alguno con el público ni la continuidad de exposición y difusión que permite. Nosotros mismos como público disfrutamos de conciertos en streaming de artistas admirados y queridos durante la cuarentena como Caetano Veloso y Gilberto Gil, una verdadera maravilla gracias a la tecnología.  

Ustedes están acostumbrados a trabajar directamente con niños, que es una de las vertientes más fuertes de Karma (aunque hay otras). En lo personal, ¿ha sido muy difícil suplir esa cercanía, ese contacto tan necesario?

Si, se extraña mucho la interacción con el público. El streaming es otra cosa, al menos es un contacto y una forma de seguir estando conectados pero nunca será lo mismo que el vivo real en teatro con la respuesta y reacción del público, con público de todas las edades creo que esto se siente más aún y sobre todo cuando en la propuesta hay tanto de interacción como el caso de las canciones-juego que tienen sentido cuando hay público presente que pueda interactuar.

Como dúo ¿qué les ha enseñado el Coronavirus?, ¿cuál ha sido la mayor lección?

En medio de este tiempo tan angustiante por el costo humano que ha tenido y por la incertidumbre que aún hoy se vive, lo positivo que podríamos verle desde lo personal es que nos permitió detenernos a pensar, nos dimos cuenta que se vive en una velocidad innecesaria y que muchas veces por ese acelere cotidiano y del trabajo nos perdemos lo más valioso de la vida. Pudimos volver a repensar las esencias que nos hacen lo que somos, valorarlas y acercarnos nuevamente a ese lugar más cálido y menos planificado o inamovible. Este tiempo en casa aprovechamos para acompañar el tiempo creativo con el disfrute de las cosas más simples, cocinar, contemplar lo hermoso de los atardeceres, escuchar música solo por placer, sentimos que necesitamos menos de lo que creemos para ser felices. Y creo que se abre en nosotros una nueva etapa, este año de alguna manera cerró un ciclo y va dejando listo el terreno para un nuevo momento del dúo, más maduro y renovado, con muchísimas ganas de hacer y de emprender nuevas canciones.

Si las condiciones higiénico/sanitarias lo permiten, ¿qué planes tienen para 2021?

Esperamos que se pueda volver a los escenarios, y retomar proyectos de conciertos dentro y fuera de Argentina. Vendrán nuevos clips y el lanzamiento del nuevo libro ilustrado en el que estamos actualmente trabajando para que salga en 2021. Tenemos un intenso deseo de volver al estudio a grabar lo nuevo del dúo, así que esperamos poder hacerlo.

Prensa

COMENTARIOS

LA CARABINA DE AMBROSIO

Leer La Memoria en Covid -19

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

En Exposición

 Exposición «CUARENTENA» Caricaturas de ARES. Diciembre 2020 – Febrero 2021

 

 

Nuevas propuestas