CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE…

Por: Estrella Diaz

17 de Diciembre de 2020

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE…

“ME GUSTARIA PENSAR EN LA DISMINUCIÓN DE LA SOBERBIA Y EL EGOÍSMO…”

Por Estrella Díaz

A Onedys Calvo la conozco desde hace unos veinte años y, desde la primera vez que entablamos diálogo, percibí que era una mujer sumamente aguda e inteligente, pero a la vez una cubanaza raigal –con cierto aire de campiña- y que tiene los pies muy bien puestos en esta tierra, que tanto ama.

Durante largo tiempo trabajó, dentro de la Oficina del Historiador, como especialista y responsable de las artes visuales, una tarea nada fácil que exigió de ella un aprendizaje diario y el poner en práctica sus vastos conocimientos como historiadora del arte; luego pasó a laborar en Factoría Habana, un sitio para impulsar el arte contemporáneo y, posteriormente asumió la dirección del Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa: Palacio del Segundo Cabo, de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, todo un desafío profesional.

Ahora, en estos tiempos que corren la contacté –vía correo- para conocer cuáles han sido las estrategias comunicacionales que ha diseñado la institución que dirige para continuar su trabajo en medio de las condiciones que ha impuesto la pandemia.

Durante ese periodo intentamos mantener el contacto con nuestros públicos a través de las redes. Diseñamos un cronograma de publicaciones diarias en nuestro Facebook, desde la cual se comparte información histórica y patrimonial de las diferentes naciones europeas, se abordan personalidades del diálogo común, objetos y tradiciones fruto del intercambio entre nuestras culturas y mucho más de todo el acervo que conforma nuestras salas.”

“Una propuesta interesante fue el Reto Virtual Yo dibujo a Europa desde mi casa, con el cual se involucró a los niños a mantener el interés por el conocimiento y la creación en el momento más estricto de la cuarentena. También desarrollamos talleres con diferentes grupos etarios vía WhatsApp, los cuales resultaron reveladores por constituir un nuevo formato para ese tipo de comunicación. Potenciamos nuestro Instagram y mantuvimos actualizada con contenidos ampliados nuestra Web. También continuamos con nuestras habituales tareas de investigación y conservación de nuestro inmueble y nuestras exposiciones. Ha sido un tiempo singular, pero de igual modo ha dejado saldos positivos”.

Cuando arribemos a la llamada “nueva normalidad”, ¿qué se propone el Centro?, ¿sobre qué líneas estructurará su de trabajo?

Nuestro centro se mantendrá con sus líneas de trabajo habituales, retomando los espacios más relevantes para nuestro hacer como el Coloquio Presencias Europeas en Cuba. Pero también mantendremos las oportunidades que nos han dado las nuevas tecnologías para mantenernos en contacto desde el distanciamiento físico. El centro se irá abriendo paulatinamente a los interesados con un protocolo de visita dirigida, que no excederán las 8 personas, teniendo en cuenta que muchas de nuestras salas cuentan con experiencias lúdicas que dependen de la interacción física del usuario con las pantallas táctiles.

Europa ha sido un continente muy afectado por la pandemia: desde La Habana ¿algún mensaje?

A lo largo de la historia Europa ha sido un continente que ha padecido grandes pandemias y guerras devastadoras. Pero de cada gran conflicto han emergido proponiendo nuevos y mejores derroteros hacia el desarrollo. Nuestro mensaje siempre es de solidaridad y de confianza en que su próxima estabilidad seguirá siendo un referente.

Hay quienes aseguran que el mundo fue de una manera antes de la pandemia y será otro después de ella, ¿cómo lo imaginas?, ¿qué nos ha enseñado este virus que afecta al planeta entero?  

Creo que la pandemia nos ha puesto de cara a lo vulnerable que somos y nos ha subrayado, fundamentalmente, a nivel individual, los valores que son verdaderamente trascendentes; creo que nos ha incentivado la sensibilidad y el humanismo a nivel personal; nos ha enfrentado al temor, al dolor y a lo extremo. Quiero pensar que debe tener un saldo bueno a nivel global en cuanto a cooperación internacional, potenciación de la salud, y de un modo de vida más amigable con el planeta y con la comunidad humana. Me gustaría pensar en la disminución de la soberbia y el egoísmo; y en la capacidad del ser humano para intentar equilibrar un orden social con mejores oportunidades para todos, tal y como ocurrió después de la II Guerra Mundial.

Foto: Alexis Rodríguez

Prensa

COMENTARIOS

LA CARABINA DE AMBROSIO

Leer La Memoria en Covid -19

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

En Exposición

 Exposición «CUARENTENA» Caricaturas de ARES. Diciembre 2020 – Febrero 2021

 

 

Nuevas propuestas