CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE…

Por: Estrella Diaz

19 de Febrero de 2021

“ME APENAN AQUELLAS PERSONAS QUE NO SON CAPACES DE EXPERIMENTAR LA ESPIRITUALIDAD…”

Por Estrella Díaz

Diana Balboa es una artista visual de larguísima data: vinculada desde hace décadas con el Taller Experimental de Gráfica de La Habana, ha desarrollado una amplía e intensa obra vinculada con la estampa múltiple… se ha volcado con pasión hacia esa manifestación. Pero, también, desarrolla una obra en pintura y ha incursionado -con éxito- en la instalación. Recuerdo su proyecto Formato Roto que se exhibió en La Habana y también en otras provincias cubanas como Villa Clara, Camagüey, Cienfuegos y Santiago de Cuba.

Diana es una experimentadora nata y va del grabado a, por ejemplo, desarrollar proyectos a partir de la pulpa de papel que ella, de manera manufacturada y artesanal, sabe producir. La distingue, igualmente, el estar siempre vinculándose con otras creadoras: desde que comenzó la pandemia en marzo del pasado año, está creando, de conjunto, con la joven artista villaclareña –exponente del arte naif-, Betzy Arias. Pero ¿qué ha estado haciendo durante tantos meses de encierro para no marchitarse?, ¿ha sido el trabajo un refugio?

Dibujo, grabo, pinto, estudio, leo… me comunico con los amigos por WhatsApp, aunque evito engancharme en las redes sociales y FB. Experimento no solo en las artes visuales, también en la cocina, recuerda que no tenemos todos los ingredientes, pero tampoco es la primera vez que nos ocurre y- aunque no siempre puedo- trato de evitar el estrés. Doy vueltas por la casa y lo observo todo: ¡arreglo esto aquí, cambio aquello allá! y trabajo y trabajo y dibujo, grabo, pinto de nuevo, investigo… No consigo, por más que lo intento, aficionarme a la TV.

En lo personal, la pandemia ¿te ha traído algo positivo?

No creo que pueda llamar positivas a las lecciones que al menos a mí me van marcando en estos momentos que ya casi puedo nombrar año horrible. Tiempo de contracciones económicas como consecuencia de la espantosa epidemia que no solo nos afecta como el bloqueo a Cuba, sino al mundo todo. Puedo llamarles útiles experiencias que preferiría no haber vivido. Lo confieso. Positivo seria vernos mañana y poder abrazarnos… positivo es que, a un amigo, colega, le den el alta porque su PCR dio NEGATIVO… positiva es la esperanza de la tan anhelada vacuna.

La pandemia me ha traído más tiempo para pensar, experimentar y estudiar.

Activa, como eres, y acostumbrada a ir casi diariamente al Taller Experimental de Gráfica de La Habana, ¿de qué manera has canalizado tus energías?, ¿haces ejercicios?

Pues siempre que puedo o se puede camino mucho por el Malecón, de lo contrario hago ejercicios en casa; este es un hábito anterior a la pandemia que me ha salvado del desplome en todos los difíciles momentos. Pero para algunos artistas (de ciertas maneras de creación) estar «en casa confinados» no es una circunstancia nueva o rara. Es parte de nuestra rutina, las salidas son aventuras para tomar distancia de lo que, en mi caso, estoy haciendo en ese momento. El Taller Experimental de Grafica es parte de mi casa, una extensión de ella como de mi vida. Puedo estar «confinada» en El Taller, y así lo hemos conseguido cumpliendo con todos los requisitos higiénico-sanitarios del momento.

Antes de la pandemia te veíamos en conciertos, exposiciones, reunida con amigos… la imposibilidad de hacer vida social, ¿cómo y con qué la has suplido?

El con qué lo he suplido, creo, que antes lo conté -ejercicios etc. Pero el cómo, ¡uff!… la separación, el alejamiento obligado, el sin abrazos ni besos y al mismo tiempo el respeto al individuo, la solidaridad, la humildad (abre tu escaparate y mira cuántas cosas inútiles tienes, ropas que no puedes usar, por ejemplo. Te disfrazas con lo que encuentras y pones la música preferida -a alto volumen- y a bailar o cantar o solo escuchar, como si te acogiera la mejor butaca de tu teatro preferido.

¿Qué reflexión haces sobre la pandemia que atraviesa Cuba y el mundo?, ¿dejará a la especie humana alguna lección?

Sé que todo pasara, pero nada quedará igual. ¿Lección?: lo frágiles que somos como especie, lo inútil de aferrarnos a lo material. Me apenan aquellas personas que no son capaces de experimentar la espiritualidad. Y no son pocos los que no entenderán nada. A los artistas nos corresponde preservar lo útil de esta lección de vida, que no ha sido la primera en la historia de la humanidad, pero la memoria frágil de los humanos no lo toma en cuenta.

Prensa

COMENTARIOS

LA CARABINA DE AMBROSIO

Leer La Memoria en Covid -19

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

En Exposición

 Exposición «CUARENTENA» Caricaturas de ARES. Diciembre 2020 – Febrero 2021

 

 

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido