CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE…

Por: Estrella Diaz

9 de Marzo de 2021

“A TODOS NOS QUEDARÁN MARCAS…”

Por Estrella Díaz

La santaclareña Betzi Arias López –ingeniera agrónoma de profesión y artista naif por elección- ha aprovechado muy bien estos largos meses de recogimiento: desde que comenzó la pandemia en Cuba en marzo del pasado año, ancló su bandera en La Habana y aquí se encuentra trabajando “intensamente y a cuatro manos” con la reconocida grabadora y pintora, Diana Balboa.

Betzi, quien ha recibido el Premio Nacional en la III edición del Salón de Arte Naif, el Premio colateral otorgado por la Filial del Fondo Cubano de Bienes Cultuales en Villa Clara en el XX Salón de Arte Popular y el Primer Premio del XXII Salón Territorial de Arte Popular- participó junto a otros nueve destacados artistas visuales en la realización de un mural colectivo que, en lo adelante, será expuesto en el espacio Abre la muralla, del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, en La Habana colonial. Sobre esta experiencia y otros temas nos comentó vía correo electrónico.

A inicios de la pandemia llegas a La Habana y aquí estás trabajando incansablemente, ¿cómo ha sido el proceso?

Ha sido un proceso difícil porque no estaba dentro de mis perspectivas de vida estar tanto tiempo en La Habana. Mi intención es adquirir experiencias, conocimientos y confrontar mi labor creativa en otros ambientes artísticos. He expuesto en el capitalino Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y en La Fragua Martiana, también en La Habana.

En lo personal ha sido brusco este cambio, ¿cómo afectará o incidirá en la obra?

Para mí ha sido muy brusco este cambio, yo soy de un pueblo llamado La Esperanza, en Villa Clara, y mi origen lugareño agudiza las diferencias de la urbe. Añadir a esto la situación de confinamiento por el COVID-19 me ha hecho reflexionar, aprender, estudiar, ser más disciplinada y disfrutar del placer espiritual de la cultura con más ahínco. Sigo siendo de «LA ESPERANZA» de que todo mejore. Mi obra, según los colegas y afines, ha tenido una evolución.

Cumpliendo las medidas de higiénico sanitarias, te hemos visto -de pasada- ante las prensas del Taller Experimental de Gráfica de La Habana, ¿qué has estado haciendo allí?

En la casa/taller de la grabadora y pintora Diana Balboa -a quien agradezco su generosidad y ayuda profesional- he aprendido algunas de las técnicas del grabado y esto me ha permitido acceder al Taller de la Plaza de la Catedral como invitada. Allí he realizado varias colografías y litografías. También he tenido la oportunidad de participar en exposiciones con el colectivo del Taller. Quiero añadir que el también artista visual Alexis Díaz Leiva, Kcho, me convocó a participar en un taller de grabado colateral a su exposición en el Museo Nacional de Bellas Artes. De esa experiencia nació una litografía.

Participaste en la realización de un mural de creación colectiva en el Centro Pablo, ¿es tu primera experiencia?, ¿qué tal te fue?

Participar en el mural colectivo en el Centro Pablo ha sido una experiencia maravillosa. Sinceramente sentí miedo, pero como soy atrevida -pese a mi timidez- logré sobreponerme. Es la primera vez que participo en un mural colectivo y, sin dudas, se aprende mucho y es muy grato compartir con grandes artistas. De nuevo gracias al Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau por invitarme.

¿Cómo llegas al arte naif?, ¿por qué caminos?

Desde niña amo la pintura y he sentido la necesidad de expresarme a través del color. El profesor Rafael Alemán -ya fallecido- tuvo la bondad de asesorarme en el oficio y María Elena Fundora Pérez, especialista en Arte de la villaclareña Biblioteca de Santa Clara, me dio las herramientas culturales e intelectuales. A ambos, mi agradecimiento eterno. He presentado y mostrado mi obra en diversos eventos y salones relacionados con el arte naif.

¿Hasta qué punto o no te ha afectado esta pandemia?, ¿se reflejará en la obra futura?

¿Quedarán marcas? A todos nos quedarán marcas de esta etapa de pandemia. Por temperamento soy una persona introvertida por lo que el aislamiento no constituye un factor negativo para mi creación artística, que se realiza en soledad, aun cuando sea en espacios colectivos como talleres. El aislamiento es una exigencia del momento, pero surgen -por ese mismo aislamiento- la falta de intercambios con los artistas, con el público y con los especialistas, que es vital y una constante preocupación. No creo que las redes sociales sean el medio ideal, pero sin dudas contribuyen a la información y promoción del quehacer de los artistas. No obstante, la obra hay que verla físicamente. Vivo con la esperanza de ver abiertas las galerías: tengo mucho trabajo realizado pendiente por exponer y espacios reservados. Por el momento es imposible y tendremos que esperar. Mientras tanto, continúo trabajando.

Prensa

COMENTARIOS

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

Leer La Memoria en Covid -19

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido