CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE…

Por: Estrella Diaz

18 de Marzo de 2021

“ME COSTÓ BASTANTE ENTENDER QUE SOY UN EMIGRANTE…”

Por Estrella Díaz

 Alain Gutiérrez es un amigo entrañable. Hemos compartido proyectos expositivos, viajes -en Cuba y en el exterior-, nos hemos reído juntos ¡muchas veces! y, durante más de una década, tuve la suerte de contar con sus fotografías para graficar mis trabajos periodísticos publicados en distintos medios, entre ellos, el sitio del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, institución en la que ambos trabajamos.

Lo recuerdo con su coleta castaña clara -que le llegaba a mitad de espalda-, sus habituales pantalones de camuflaje y en su antebrazo tatuada la bandera cubana; lo recuerdo corriendo de un lado a otro mientras un trovador cantaba en el patio de Muralla 63 -lo mismo en días de sol que bajo la lluvia- siempre buscando (y consiguiendo) el mejor ángulo… lo vi hacerse, responsablemente, papá de Darío que lo mismo quiere ser cocinero que fotógrafo. Y un día supe que el amor lo condujo a otros predios. Hoy, gracias al WhatsApp y al correo electrónico, seguimos comunicándonos, aunque confieso que extraño sus ocurrencias y, también, sus fotografías.

¿Cómo has vivido estos meses de pandemia en Bethesda?, ¿qué ha sido lo más impactante para ti?

Estos meses de pandemia han sido una mezcla de frustraciones y logros. A principios del 2020 comencé a trabajar como profesor de fotografía en la American University (AU), en el departamento de arte. Te imaginarás el prestigio que esa oportunidad me daba. Pues en marzo comenzamos con la crisis de la pandemia y al terminar el semestre, no pude seguir trabajando. Eso fue tremendo para mí. Muy frustrante. Paso mucho tiempo en la casa y sin trabajo, así que he invertido mi rol de Cuba, donde era yo quien proveía para ahora depender de la economía de mi esposa.

Lo que más me ha impactado de aquí es como a pesar del desarrollo económico, hay grupos de personas que pueden ser tan ignorantes y abiertamente desconocer el impacto de la COVID-19. Eso y el poder de las redes sociales. 2020 fue un año realmente educativo, pero a la antigua: “la letra con sangre, entra”.

En lo personal, ¿qué puede haber tenido de positivo la pandemia para ti?

El año pasado comencé un proyecto nuevo: El Cíclope Andarín, en el que hago entrevistas a fotógrafos cubanos -dentro y fuera de la Isla- y a extranjeros que tengan a Cuba como parte de su obra.

Este espacio -que se distribuye a través de la plataforma de OnCuba, Facebook y YouTube– me ha servido para reconectarme con Cuba y para aprender muchísimo. Como sabes, trabajé durante 13 años en el Centro Pablo, y El Cíclope Andarín es una consecuencia de lo que aprendí en esa institución acerca de lo transcendental que es la memoria. El Cíclope Andarín en algún momento se convertirá en un libro que estoy convencido será útil para entender la realidad de los que hacen fotografía hoy en Cuba.

Este año pasado me ha llevado a entender y a trabajar con formatos que nunca había intentado como el video y la fotografía 360. A pesar de todo, el saldo ha sido positivo.

En cuanto a tu profesión, ¿para qué te ha servido esta experiencia de compartir tu vida entre La Habana y Bethesda?

Este vivir en dos orillas me ha ayudado a abrir mi mente, a entender. Ya no me escandalizo fácilmente y he aprendido a aceptar las ideas de los demás y sobre todo a no juzgar de antemano. También aquí he valorado más lo que dejé atrás.

Puede que parezca simpático, pero donde quiera que voy enseguida dejo saber que soy cubano: es una manera de sentirme identificado. Me costó bastante entender que soy un emigrante. Fue una lucha interior que ya se va acomodando. Lo que más me asusta es la etapa de desarraigo que sé voy a experimentar: no soy de aquí ni de allá.

En la Universidad de La Habana impartiste clases de fotografía y en Bethesda también te has acercado a la docencia, ¿es de tu interés enseñar o es algo coyuntural?  

A mí me gusta la docencia. Es como trabajar con arcilla y crear. Cuando uno es maestro es como si tuvieses muchos hijos y tienes que dar lo mejor de ti, tratar de ser un ejemplo.

Hoy recibo mensajes de algunos de los alumnos que tuve aquí en la AU. Lo que más me reconforta es ver que algunos siguen haciendo fotografía. Uno de ellos, de China, me escribió que había decidido hacer su carrera en fotografía. Lo simpático es que en clase era un poco regado y yo le insistía mucho para que entregara a tiempo los trabajos. Y poco después me escribió feliz de seguir su carrera en fotografía. Esos detalles son los que me hacen feliz.

Te veo activo en las redes sociales en las que compartes tu trabajo fotográfico, ¿ha sido solo un “escape” el uso de las nuevas tecnologías?

Ha sido una oportunidad tremenda para poder compartir y crear un dossier. La gente cree en lo que ve. El mundo ha cambiado mucho. No se puede ser un artista gráfico o un creador audiovisual y estar ajeno a las redes sociales. Es en ellas donde se encuentra al público inmediato. Es importante  para mí mantenerme activo en ellas. Me permite entrenarme en lo que hago y estar en contacto directo con la gente. Uno nunca sabe por dónde se va a abrir una puerta.

¿Cómo imaginas el mundo luego de controlada la pandemia?

Me imagino que habrá un nuevo Record Guinness ¡de la mayor cantidad de abrazos por metro cuadrado! A pesar de lo que hemos sufrido, la gente seguirá sin aprender la lección. Seguirá confundiendo libertad con irresponsabilidad.

La pandemia de la COVID-19, ha sido un evento desafortunado, pero como mismo los huracanes destruyen un paisaje costero para dar nueva vida, así mismo será con la pandemia.

Este tiempo oscuro ha servido para sacar a flote muchos males que estaban ahí y nunca vimos o ignoramos y que ahora es imposible no enfrentarse a ellos. Pero también este tiempo ha servido para disparar nuevas iniciativas, descubrir gente buena, crear nuevos negocios, desarrollar softwares y hacer entender lo efímero de nuestro viaje por la tierra.

 

 

Prensa

COMENTARIOS

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

Leer La Memoria en Covid -19

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido