CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE…

Por: Estrella Diaz

27 de Enero de 2021

“PERO ACEPTÉ EL DESAFÍO”

Por Estrella Díaz

Desde la esquina de la calle Amargura, frente a la Casa de la Cruz Verde, a solo unos pasos de la hermosísima Plaza de San Francisco de Asís, el caminante puede ver -a través de gruesas y antiguas rejas de hierro- parte de los fondos que atesora el Museo Nacional de la Cerámica Artística Contemporánea Cubana, una institución perteneciente a la Oficina del Historiador de la Ciudad, que anteriormente tuvo su sede en el Castillo de la Real Fuerza, en la parte antigua de La Habana colonial. No se puede hablar de la cerámica en la Isla sin mencionar, en primerísimo lugar, a Alejandro G. Alonso, un hombre que consagró gran parte de su vida, su inteligencia y sus esfuerzos a luchar por legitimar la manifestación que, en tiempos no muy lejanos, llegó a ser ninguneada y considerada por algunos como un “arte menor” o como “la Cenicienta de las artes plásticas”.

A fuerza de demostrarlo –porque falta hacía- hoy el movimiento cerámico se valora en su justa dimensión y ello se debe en gran medida, al esfuerzo desplegado por el Museo, institución que dirigió desde su fundación Alonso y que, luego de su fallecimiento, quedó en manos de Surisday Reyes, una joven graduada de la especialidad de Historia del Arte en la Universidad de La Habana y a la que hemos visto crecer y llevar con rienda firme el desandar más reciente del Museo.

El Museo Nacional de la Cerámica Artística Contemporánea Cubana, que diriges, es una institución que ha estado y está extremadamente activa en las redes desde marzo del pasado año, momento en que se declaró la pandemia en la Isla, ¿cuál es la estrategia comunicativa que han diseñado desde la institución?, ¿sobre qué bases han trabajado para visibilizar la institución?

Tras la inesperada pausa impuesta por la COVID-19, el Museo no detuvo empeños para continuar su quehacer cultural. Ello estimuló una estrategia de comunicación adecuada a las posibilidades que brindan las redes sociales como medios difusores. Se creó un grupo de WhatsApp denominado CERÁMICA – EVENTOS, a través del cual se han intercambiado memorias de los archivos museales que evidencian las exposiciones, los ciclos de conferencias y otros encuentros artísticos. Una página de Facebook institucional ha sido espacio importante para mostrar la labor permanente con contenidos de un alto nivel de profesionalidad. Se han organizado exposiciones virtuales, entre las cuales destaca Discos de colores en tanto constituyó un imprescindible homenaje a Alfredo Sosabravo por su 90 cumpleaños. Aunó un conjunto de platos y discos cerámicos decorados por el artista con su particular lenguaje figurativo y reconocible estética pictórica. Actualmente se sigue promoviendo el más reciente evento que tuvo carácter presencial: la Bienal de Cerámica (esculturas, instalaciones y proyectos) 2020. Además, la prensa impresa y digital, la radio y la televisión han contribuido a hacer extensivo proyectos realizados, otros en proceso conceptual, así como aquellos más próximos a materializarse en el nuevo año, que recién inicia.

El trabajo a distancia es una modalidad que se ha impuesto dada la necesidad de aislamiento, ¿cómo ha funcionado a lo interno del Museo?, ¿qué ha estado haciendo el equipo de especialistas?, ¿ha avanzado en alguna investigación puntual?

El necesario aislamiento supone cambios en las dinámicas de trabajo de la institución por parte de sus especialistas. Fue así que llegó un tiempo de teorías, reflexiones, pensamientos y adecuaciones. Aspectos tan importantes que se suceden a la par de lo práctico alcanzaron particular protagonismo desde la modalidad a distancia. El dossier dedicado a la cerámica en la revista Artecubano constituyó una posibilidad para enfocarse. Se valoraron nuevos proyectos expositivos pensados a priori con carácter presencial, pero también en la modalidad virtual. En cuanto a la investigación, el proceso de diseño del catálogo de colección ocupó parte significativa de este período. Es testimonio de 30 años de labor ininterrumpida en pos de la cerámica contemporánea cubana. Muestra los principales exponentes de la manifestación, las temáticas abordadas, las particularidades del perfil expositivo permanente en el proyecto museológico del inmueble que acoge hoy día este panorama creativo. Su presentación está prevista en el contexto de la venidera Feria Internacional del Libro de La Habana 2021, si es que, finalmente, las condiciones permiten su realización.

Esta relativa “pausa” que ha impuesto la pandemia, ¿ha servido para revisar los fondos del museo?

El quehacer museológico -en su amplio alcance- ha sido potenciado desde posibilidades muy diversas. En este sentido, la revisión de sus fondos y la consecuente investigación han resultado fundamentales para una mejor gestión de la propia colección atesorada.

¿Qué estrategias tienen previstas para el 2021?

En este 2021 continuamos celebrando las tres décadas del Museo, durante los primeros meses, pero también un nuevo aniversario. Se ha concebido un dinámico plan de exposiciones y otras actividades museológicas para la divulgación del perfil permanente; así como de la obra que desarrollan los artistas dentro de esta manifestación. Las muestras planificadas tendrán en cuenta su carácter físico, con una importante presencia en las redes sociales, específicamente, en las plataformas institucionales activas para fines de difusión.

Como joven especialista, ¿cuál ha sido el mayor reto al tomar en tus manos las riendas de un Museo que fue creado por Alejandro G. Alonso, un pertinaz defensor del movimiento cerámico en la Isla?

No pocos retos implican haber asumido la dirección del Museo Nacional de la Cerámica Contemporánea Cubana. En primer lugar, dar continuidad a un trabajo sostenido durante muchos años -bajo la égida de la figura de Alejandro G. Alonso- que tanto representa para la manifestación como su mayor defensor.  Desde el inestimable respeto a la labor de este intelectual se han dado pasos en pos de diversos proyectos. A lo anterior se suma el hecho mismo de mantener activo, cohesionado y oxigenado, no solo un espacio físico que atesora la cerámica artística cubana, sino también un escenario cargado de subjetividades, cuestionamientos, riesgos… Pero acepté el desafío.

Prensa

COMENTARIOS

LA CARABINA DE AMBROSIO

Leer La Memoria en Covid -19

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

En Exposición

 Exposición «CUARENTENA» Caricaturas de ARES. Diciembre 2020 – Febrero 2021

 

 

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido