CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

CRONICA DE UN VIAJE A LA CIUDAD DE LOS PUENTES

Por: Centro Pablo

20 de Noviembre de 2017

CRONICA DE UN VIAJE A LA CIUDAD DE LOS PUENTES

Por: Isabel Cristina López Hamze

La partida

Lo primero fue dejar a mi hijo en la escuela como cualquier miércoles. Luego, en vez de dirigirme a mis trabajos habituales, fui hasta la sede de la Revista Verde Olivo, donde tendría que esperar una guagua con destino a Matanzas. Siempre los viajes a la ciudad de los puentes me generan un entusiasmo casi infantil, porque la ciudad es hermosa y los matanceros son gente cordial y excelentes anfitriones.

Mientras esperaba para salir, conversé con mis compañeros de viaje, al mando de la Capitana Dunia Cardosa García, sobre las novedades de la Casa Editorial d. También hablamos sobre nuestras expectativas con la actividad, sobre el ligero retraso de la guagua y sobre mi calidad de infiltrada en aquella ventura matancera. Unos minutos antes de salir, excepcionalmente, me dejaron pasar al baño del archivo. Por el camino me presentaron a varias personas con distintos grados militares, todas mujeres hermosas de verde olivo. Pero lo más impresionante del trayecto fue ver a una especialista, con bata blanca y guantes, examinando unas fotos y unos papeles. Materiales que, seguramente, pasaron por las manos de grandes hombres y hoy esa joven de blanco desentraña para los tiempos futuros. Me emocionó ser testigo fugaz y casual de la memoria reconquistada.

Llegó nuestro transporte, y en él, además del chofer y su copiloto, viajaban otras personas que no conocía, pero enseguida supe que se trataba de los poetas. Solo una cara me resultó familiar, la de Lina de Feria con su mirada apacible y sus manos finas de mujer que escribe. Continuamos el viaje con unas paradas breves hasta llegar a la Habana del Este para recoger a Víctor Casaus quien entró a la guagua saludando a todos con regocijo y tendiendo puentes entre los colores de la poesía y el verde olivo.

La estancia

En Matanzas nos esperaban en la sede universitaria Juan Marinello y luego en la sede central para darnos la bienvenida a la última jornada del FULL, Festival Universitario del Libro y la Lectura, en su X edición.  En el marco de esa actividad se realizaría una lectura de poemas de la antología recientemente publicada entre Cuba y Chile Versos en el horizonte de la isla. La lectura de poemas también forma parte de la celebración del XX aniversario del Taller de Creación Literaria Pablo Neruda liderado por el poeta, profesor y promotor cultural Carlos Chacón, quien compiló el libro a dúo con el escritor chileno Yuri Pérez.

La lectura no fue un acto de exposición formal, sino el encuentro entre diferentes voces, generaciones y estilos poéticos. Los espejismos de Lina, los cantos al amor de Casaus y las remembranzas de Chacón se cruzaron con las creaciones de los jóvenes poetas Yenis Laura Prieto, Martha Acosta Álvarez y Rubiel G. Labarta, estos dos últimos, egresados de la UCI y formados en el taller literario de su universidad. Así mismo disfrutamos de la poesía de Nathaly Hernández y de otros talentosos jóvenes integrantes del Taller Pablo Neruda.

Además se presentó la Revista Verde Olivo en un número especial dedicado a Camilo Cienfuegos. La Capitana Dunia, editora de la publicación, adelantó a los presentes el contenido de esta edición.  A través de testimonios, fotos, poemas, canciones, historieta y artículos de variada índole se nos acerca a un Camilo heroico y sonriente, compuesto por las voces múltiples de los autores que conforman la revista. También se pusieron a la venta las publicaciones más recientes de la Casa Editorial y otro número de la revista dedicado al Che quién, coincidentemente, apareció en los versos de algunos poetas aquella tarde haciendo valer, otra vez, los puentes de la ciudad.

El retorno

Cuando se hace un viaje largo de regreso, uno aprovecha para pensar y calcular el saldo del día, para hacer conexiones y encontrar las delicias ocultas de la experiencia. Además de la cita con la literatura, la historia, la poesía, discípulos y maestros, el viaje tuvo alegrías extraoficiales. Una de ellas es la hermosa vista del paisaje a orillas de la carretera y luego la entrada a Matanzas que enamora a los visitantes.  La excelente atención de los directivos de la Universidad de Matanzas, la eficaz y fraterna coordinación de Carlos Chacón. El delicioso almuerzo con picadillo a la matancera y la brisa fresca que viene del mar.

Entre los extras hubo también una coincidencia poética y una ironía musical. La primera fue protagonizada por el joven Brian Pablo González del Taller Pablo Neruda quien sorprendió a todos por un maravilloso poema en el que hacía referencia a su pasión por Julio Girona. Unos minutos antes de leer, Víctor Casaus en su afán de repartir libros más allá de los puentes, le había regalado al joven la compilación La corbata roja y otros poemas girondinos, dónde se reúnen los poemas del pintor, escultor, caricaturista, narrador y poeta. Claro está que el joven bardo leyó su poema autorreferencial encantado por los azares del instante. La ironía musical es que compartimos el auditorio con los excelentes músicos Lien y Rey, quienes llegaron sin sus guitarras para disfrutar la palabra y aplaudir los extraños ritmos de la poesía.

Otro plus del viaje fue una reflexión sobre las minorías. Cuando regresábamos, la Capitana Dunia y yo, hicimos un pequeño balance de la jornada y luego de concordar en que todo había quedado muy bien, reparamos en el tema del público asistente. Había otros estudiantes en la Universidad que no participaron, muchos que pasaban sordos a la métrica y a la historia. Entonces pensé en los que estaban allí, en los que vibraron con los poemas y se interesaron por las visiones de Camilo, en esos que no estaban obligados y se sintieron felices con la última jornada del FULL. Pensé en esos pocos emocionados que se hicieron fotos con Lina de Feria y que pidieron dedicatorias a Casaus. Pensé en los alumnos de Chacón, agradecidos por las enseñanzas de su maestro. Pensé en que las minorías también tienen la razón, en que hay que defenderlas y protegerlas de la falsa masificación. Me sentí muy feliz de formar parte de una minoría, feliz y agradecida a esos pocos que se empeñan en seguir tendiendo puentes.

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios