Crónicas del día a día CON MIGUEL HERNÁNDEZ (Y JOSEFINA) EN SALAMANCA

Por: Víctor Casaus

4 de Abril de 2018

foto 04 vc
foto 02 vc
foto 01 vc
foto 03 vc
mh y josefina maq

Esta es una crónica relámpago para contar, brevemente, lo sucedido ayer en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, cuando presentamos los documentales Pablo y Con Miguel Hernández en Orihuela.

Los documentales formaron parte de la programación de la Exposición Miguel Hernández y su entorno en la cárcel de Alicante: Un intento de silenciar la palabra, organizada por la Sub-dirección de archivos estatales del Ministerio de Cultura que dirige Severiano Hernández Vicente, con la colaboración de otras instituciones. El Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau integró ese equipo de colaboradores aportando los documentales que exhibimos anoche en Salamanca, imágenes del Fondo Documental del Centro y carteles de la exposición Viento del pueblo que el Centro Pablo organizó dentro de las actividades por el centenario de Miguel en el año 2010.

Anoche me acompañaron en la presentación y debate sobre los documentales el director del Centro Documental de la Memoria Histórica, Manuel Melgar; la directora de la Filmoteca de Castilla y León, Maite Conesa, y la profesora Celia Corral, del Departamento de Literatura Española e Hispanoamericana de la Universidad de Salamanca.

También habría que decir, sin dudas, que también estuvo, desde la pantalla, enriqueciendo la memoria luminosa de esa noche, Josefina Manresa, la esposa de Miguel. A ese recuerdo tierno y poderoso me referí: Josefina abriendo la puerta de su casa en Orihuela, en 1976, para recibir al equipo del Instituto Cubano del Arte e Industrias Cinematograficos (ICAIC) que yo integraba junto al director de fotografía Raúl Rodríguez, el director asistente Mario Crespo y el sonidista Leonardo Sorrell. Llegamos allí en busca de algún testimonio de Josefina sobre Pablo de la Torriente Brau para el largometraje documental que estábamos filmando, pero enseguida nos dimos cuenta que allí, con Josefina, había otro documental que terminaría llamándose Con Miguel Hernández en Orihuela.

Ese documental ha quedado como un homenaje a la vida y la obra de Miguel que mantiene su vigencia, su poesía y su belleza, acompañado por las musicalizaciones de los poemas hernandianos que hizo, tempranamente, Joan Manuel Serrat para difundir la palabra del poeta. En este punto mencionamos anoche la importancia de ese trabajo multiplicador de caminos de comunicación, recordando que Silvio Rodríguez musicalizó la inmensa “Elegía segunda” que Miguel escribió en la caída de Pablo en Majadahonda en diciembre de 1936. Esa hermosa canción de Silvio y sus variantes melódicas integran la banda sonora del documental Pablo y, sosteniéndose y creciendo en el tiempo, es el tema del espacio A guitarra limpia, que el Centro Pablo comenzó a animar hace dos décadas, para dar difusión a todas las generaciones y tendencias de la nueva trova cubana.

A esa relación entre poesía y canción se refirió también anoche la profesora Celia Corral, quien hizo un breve y acertado recorrido por la poética hernandiana y destacó su pervivencia en el tiempo, hasta estas jornadas que ahora se realizan para recordar el 75 aniversario de la muerte de Miguel en la cárcel de Alicante.

Maite Conesa, directora de la Filmoteca de Castilla y León, amplió el alcance de esta presentación refiriéndose a las posibilidades enormes del documental como expresión de la realidad y a la fuerza que tuvo ese género en la cinematografías de Cuba y de España en aquellas décadas del siglo pasado. Rendimos homenaje juntos, también, anoche a Santiago Alvarez, maestro de documentalistas, cuyo centenario estamos recordando a lo largo de este año. Maite compartió también la fuerte impresión que le causaron los dos documentales exhibidos anoche en el Centro de la Memoria. En el de Pablo, encontró la fuerza y la riqueza de los testimonios de Raúl Roa, compañero de luchas del cronista; en el de Miguel encontró la emoción contenida y la calidad humana de Josefina Manresa. Ambos, dijo, son excelentes documentales en los que la memoria encuentra expresión viva y llega hasta nosotros con la fuerza de sus protagonistas excepcionales.

La exhibición de estas dos obras será realizada nuevamente el próximo viernes 6 de abril en el marco de esta excelente exposición hernandiana, en la que participaré junto a Severiano Hernández Vicente, cerrando este ciclo documental y repasando los altos valores históricos y de comunicación que esta exposición viene mostrándonos desde su primera parada, hace varios meses, en el Archivo Histórico de Alicante, también acompañada entonces por las imágenes memoriosas de estos documentales, Pablo y Con Miguel Hernández en Orihuela.

El Centro Pablo se siente feliz y orgulloso de estar apoyando, con sus obras, esta nueva expresión de cariño y admiración hacia las vidas y las obras del gran poeta oriolano y del incesante cronista Pablo de la Torriente Brau, quienes se unen ahora desde las pantallas para que recordemos, con la melodía que incorporó hermosamente el trovador, aquellos versos estremecedores de la “Elegía segunda”:

Ante Pablo los días se abstienen ya y no andan.
No temáis que se extinga su sangre sin objeto,
porque éste es de los muertos que crecen y se agrandan
aunque el tiempo devaste su gigante esqueleto

Víctor Casaus

.

 

COMENTARIOS

Nuevas propuestas