CRÓNICAS DEL DÍA A DÍA / DESDE SEGUNDA CITA

Por: Víctor Casaus

24 de Septiembre de 2020

Como alguna gente amiga sabe, el blog Segunda Cita de nuestro hermano Silvio Rodríguez es uno de los territorios activos, pensantes y comprometidos en los que participamos –a los que pertenecemos– en estos tiempos de pandemia. Como lo fue antes y como lo será después.

Por eso, allá y aquí y en otros espacios y rincones del ciberespacio intercambiamos ideas y sueños, análisis y poemas, canciones y ensayos para el mundo mejor que queremos –que necesitamos– como país, como región, como planeta, como humanidad.

Este comentario que publicamos hace unos días allí en Segunda Cita da noticia (y fe) de esa alianza declarada y límpida que nos acerca, que nos une, que nos fortalece y no hace “un tilín mejores”.

En la dinámica que se produce dentro del blog son frecuentes los intercambios, los aportes, los debates; y los temas van encontrando su caudal y su canal en la medida en que la pantalla se va poblando de letras (de propuestas, de sinceridades, de transparencias). Como debe ser.

Aquí viene ahora cabalgando entre los párrafos Henry Reeve, junto a algunas imágenes de nuestra televisión, abriendo paso a los médicos imprescindibles y al pueblo que los parió y a las ideas de una continuidad con apellido, una continuidad renovadora que es posible y necesaria.

BUENA la propuesta/pregunta de Giordan sobre por qué la tv no produce serie con el tema de Henry Reeve.

Las dos experiencias de serie de ese corte histórico/creativo que conozco  –las válidas, digo, después de aquellas ya legendarias que todos y todas recordamos– son LCB y antes DUABA –ambas de Roly Peña. Hay una diferencia sideral entre esas obras audiovisuales hechas para la TV  y el promedio de calidad de las novelas cubanas (con sus excepciones históricas).

SOBRE HENRY REEVE

Vuelvo a comentar aquí la sugerencia que hice hace poco –publicar nuevamente la biografía de EL INGLESITO, escrita por Gilberto Toste– y la lanzo como una propuesta que se cae de la mata. (Sin alusión a la necesidad de sacudirla para que caigan –por su propio peso, que es bastante–:  infiltrados de la CIA, como dice René; incapaces, ineptos, oportunistas, jalamelaleva, cambiacasacas, tres monitos, termocefálicos, dogmaticones desfasados, jóvenes «promesas» de troquel con rumbo preconfigurado hacia las alturas… llevando agua (estancada) al molino del enemigo principal: el imperialismo norteamericano y su lunático bateador designado actual.

Sin ellos/as a su alrededor nuestro presidente podría trabajar aún mejor, continuaría dando su ejemplo de laboriosidad, organización, sentido de la modernidad que necesita el país. Muchos/as, muchísimos/as queremos poner el hombro, la inteligencia, la fidelidad renovada y renovadora –no para acompañar sino para PARTICIPAR en los esfuerzos extraordinarios que el presidente trata de animar, enrumbar, llevar adelante para salvar todo lo que pueda ser salvado cambiando todo lo que deba ser cambiado: Now!, como diría Santiago Álvarez, o lo más pronto posible.

Era sobre la biografía de Reeve el comentario,  y tomó este rumbo temático. «Pero está bien que sea así», como me dijo Roque en una dedicatoria inolvidable.

abra-sones sabatinos,

Victor Casaus

Prensa

COMENTARIOS

Leer La Memoria en Covid -19

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

 

En Preparación

 Exposición «CUARENTENA» y presentación del libro «El Mundo después del Coronavirus»

 

 

Nuevas propuestas