Crónicas del día a día/NOTICIAS DE BILBAO

Por: Víctor Casaus

23 de Marzo de 2018

anuncio cartel bilbao
Archivo adjunto sin nombre
Archivo adjunto sin nombre2
Victor

Las noticias son breves y rápidas en esta mañana bilbaína, al ritmo de estos días en que el Centro Pablo ha estado presente por estas tierras peninsulares, homenajeando a Miguel Hernández, a través del documental Con Miguel Hernández en Orihuela y la muestra de carteles Viento del pueblo, dentro de la excelente exposición El intento de silenciar la palabra que la subdirección de archivos estatales del Ministerio de Cultura exhibe en estas semanas en el Centro de la Memoria Histórica de Salamanca.

Allí estaré, el 3 y el 6 de abril, para compartir imágenes y palabras, documental y poesía alrededor de la vida y la obra ejemplares del gran poeta oriolano.

Y anoche, aquí en Bilbao, exactamente en la Sala Zirika de esta ciudad fría y cálida al mismo tiempo, estuvo presente, para nuestra alegría, las imágenes y los sonidos de Cuba, que he traído hasta aquí a través de la memoria, la acción y la apuesta por la belleza y el compromiso que el Centro Pablo ha levantado como bandera en estas dos décadas de intenso trabajo creador.

Fue una noche, nadie lo dude, de amistad y complicidades artísticas y éticas, compartiendo con los asistentes que llenaban la Sala Zirika las historias cruzadas de Pablo de la Torriente Brau y Miguel Hernández, vividas en el fragor de los días tensos de la Guerra Civil Española, a donde Pablo llegó, en septiembre de 1936 “porque mis ojos se han hecho para ver las cosas extraordinarias y mi maquinita para contarlas”, como explicó a su hermano de sueños y batallas Raúl Roa en una carta memorable.

Aquella amistad nacida en el combate común para defender la República agredida fue evocada en la pantalla, con las imágenes de Miguel miliciano y el sonido de su inmensa “Elegía segunda” que el poeta escribió para Pablo en diciembre de 1936, horas después de la caída en combate del comisario cubano. Ese poema, convertido en canción por el trovador Silvio Rodríguez, ha sido, sin dudas, el himno del espacio A guitarra limpia creado por el Centro Pablo para ofrecer  vía de expresión y posibilidad de debate y desarrollo a todas las generaciones y tendencias de la nueva trova cubana.

Por eso, en esta noche de complicidades en Zirika, fueron también presentados los libros Que levante la mano la guitarra, publicado por Ediciones La Memoria del Centro Pablo y Amar sin papeles, una antologia de mis poemas ilustrada por la mano maestra de nuestro hermano Roberto Fabelo y publicada por la editorial Atrapasueños de Sevilla-Madrid. A ello se unió otro homenaje a ese encuentro necesario entre poesía y canción, cuando presentamos el cd Amar sin papeles, en el que felizmente me acompaña la excelente cantautora sevillana Lucía Sócam con su voz poderosa y su comprometida sensibilidad, y el cd Para mirar nacer, que acaba de ser publicado en La Habana, y en el que 12 trovadores y trovadoras de la Isla, Argentina y España entregan las musicalizaciones de una veintena de mis poemas. Disco también nacido de la amistad y el compromiso, en él están las voces cómplices, encabezadas por Silvio, Santiaguito Feliú, Augusto Blanca, Vicente Feliú, Ivette Letusé y tras gentes queridas.

Para que este momento de solidaridad y amor se diera en la Sala Zirika fue imprescindible el apoyo de las organizaciones fraternas Euzkadi-Cuba y Askapena y de hermanos laboriosos como Lebis Abarka, fiel participante en el blog de Silvio Segunda Cita. Otro hermano, comprometido también con la verdad de la Isla, Jose Manzaneda, director de Cubainformación,ha hecho posible, junto a otros colegas de la prensa bilbaína, que estas maravillas ocurridas anoche en una sala cálida de la ciudad estén ya circulando en radioemisoras, papeles y redes, para seguir siguiendo en estas jornadas de poesía, imágenes y amor que se están realizando por estas tierras, trayendo las voces de Cuba y sus verdades compartidas.

En eso estamos. También a través de estas crónicas del día a día, cálidas a pesar de la bruma fría que ahora mismo envuelve esta hermosa ciudad.

Víctor Casaus

 

 

 

Prensa

COMENTARIOS

Nuevas propuestas