CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

EL CENTRO PABLO, EN EL CENTRO DE LA EDUCACION

Por: María Fernanda Ferrer

16 de Septiembre de 2019

por: María Fernanda Ferrer

El pasado lunes  9 de septiembre fue un día mucha intensidad para la pequeña delegación cubana que por estos días visita Argentina como parte de la gira Nuestra voz para vos y tuvo que ver con dos hermosas experiencias mendocinas: un encuentro con estudiantes de la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad de Cuyo y un enriquecedor diálogo sostenido en la sede del Sindicato Unido de Trabajares de la Educación (SUTE), ambas instituciones con sede en Mendoza.

La periodista y realizadora audiovisual Estrella Díaz acudió al Aula 11 de la mencionada casa de altos estudios y allí conversó, por más de una hora, sobre distintos temas relacionados con el mundo del diseño teatral y de las artes visuales en la Isla y presentó dos libros de su autoría: Diseño de una vida —dedicado a la vida y la obra de María Elena Molinet, ya desaparecida— y Palabra de diseñador —consagrado al quehacer de Eduardo Arrocha, Premio Nacional de Teatro, y una verdadera leyenda dentro del mundo teatral. Ambos libros fueron editados por Ediciones La Memoria, del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau de La Habana.

La realizadora cubana fue interrogada sobre la manera en que en Cuba está estructurada la enseñanza artística: “el carácter sistémico es, seguramente, lo que ha permitido que la Isla pueda exhibir con orgullo logros en las distintas manifestaciones como las artes plásticas, la danza, el ballet y la música, entre otras especialidades”. Enfatizó la también escritora que esas carreras se comienzan a estudiar desde edades muy tempranas y subrayó que “se han tenido —y tienen que hacerse— grandes esfuerzos por mantener y darle continuidad a la enseñanza artística que es sumamente costosa y en muchas ocasiones se ha tenido que buscar soluciones para garantizar, por ejemplo, los instrumentos o insumos necesarios para darle continuidad a los planes educativos”.

Durante la charla, los muy interesados jóvenes estudiantes universitarios quisieron conocer pormenores de la creación artística cubana y pidieron información sobre los caminos o senderos por los que transita el arte cubano: “la diversidad de estéticas y la multiplicidad de miradas es, creo, lo que caracteriza al movimiento artístico cubano en general y no solo me refiero al mundo de las artes visuales sino también, por ejemplo, a la música, a la danza y al teatro”, concluyó.

Al conversatorio asistieron varios docentes universitarios y también Jesús Damián Belot, director de la Cátedra de Artes del Espectáculo que pertenece a la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional de Cuyo, enclavada en la hermosa provincia de Mendoza, a unos mil 100 kilómetros de Buenos Aires.

Posteriormente, la delegación cubana se desplazó hasta la sede de del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) y allí el poeta y cineasta Víctor Casaus, director y fundador del Centro Pablo, disertó largamente sobre el testimonio como género literario “de gran importancia y valía en estos tiempos en que es indispensable preservar la memoria”.

Se refirió Casaus a Girón en la memoria, libro de su autoría que “no ha perdido vigencia porque está escrito desde el compromiso y la verdad histórica”, e hizo hincapié en la necesidad de darle continuidad a ese género “que es de utilidad no solo para el presente sino para el futuro de cualquier nación”.

Paula Simón, joven investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas y profesora de literatura comparada de la Universidad Nacional de Cuyo, insistió en la necesidad de que los jóvenes se acerquen “al testimonio y lo cultiven porque, de muchas maneras, es una herramienta indispensable que resguarda el patrimonio y la memoria de una nación”. Estrella Díaz, periodista y realizadora, se refirió a la utilización del testimonio como género dentro del periodismo: “un modo, una manera de abordar historias de vida y llevarlas a los medios de comunicación, que es la forma de dar a conocer a grandes públicos el quehacer de mujeres y hombres que han marcada una época y que han dejado una huella”.

Finalmente el trovador Ángel Quintero interpretó varios temas  de su autoría que fueron muy aplaudidos e invitó a Casaus a hacer una suerte de “mano a mano” entre la poesía y la canción, o viceversa. En este punto del encuentro, Quintero regaló “Todos los días del mundo”, poema que da título al primer libro publicado por Casaus y que el trovador musicó, y también varios poemas de José Martí, el Apóstol Cubano, y el peruano César Vallejo realizados con anterioridad.

Fue una jornada en la que Centro Pablo estuvo en el mismo centro de la educación mendocina: primero con estudiantes y después con los docentes quienes en estos momentos libran una intensa batalla en la que exigen “Más para educación” y llaman a compartir la frase: “Con hambre no se aprende”: una verdad estremecedora y urgente.

 

Prensa

COMENTARIOS

EN PREPARACION

 

Presentación del libro  El mundo después del coronavirus, de Arístides Hernández (ARES) y Félix López

Exposición Cuarentena, dibujos de humor sobre la Covid 19, ARES

Realización de mural colectivo coordinado por Eduardo Abela y Eduardo Roca Salazar (Choco) para el espacio Abre la Muralla

 

Nuevas propuestas