EL CENTRO PABLO EN EL FESTIVAL INTERNACIONAL DE GIBARA

Por: Centro Pablo

12 de Julio de 2019

Por Shaima Legón

En estos días de festival hay sol bueno y mar de espuma en la “Villa blanca de los cangrejos”. De todas partes de Cuba y del mundo llegan artistas visuales, de la danza, del teatro y de la música para participar de las diversas actividades que ofrece el Festival Internacional de Gibara, fiesta del séptimo arte que ya cumple sus quince años.

Jorge Perugorría, presidente del Festival y heredero del cineasta Humberto Solás, creador del Festival de Cine Pobre, apuesta por desarrollar una programación con carácter multicultural e interactivo dedicada al medio ambiente, a las temáticas de género y a las nuevas tecnologías. Todas cuestiones fundamentales para el cuidado y la conservación del entorno gibarense y fomentar el crecimiento y desarrollo sostenible.

Es así como la magia habita cada rincón de este pueblo de gente buena y risueña.  Caminar por sus calles y tropezar con las estrellas de nuestro cine nacional, bañarse en sus aguas cálidas y adentrarse en sus largas  madrugadas musicales de trova, pop, rock y jazz de la mejor calidad son algunos de las actividades de las que los visitantes pueden disfrutar. Todo el día es un espacio de encuentros y creación. Temprano por las mañanas las actividades para la niñez y la infancia se desarrollan en los parques y plazas esparciendo risas y sueños. Siguen los paneles y conversatorios con invitados ilustres y colectivos necesitados de espacios para divulgar sus proyectos. A lo largo del día hay excelentes exposiciones de artes gráficas y abundan los libros para llevar.

En la salas de cine Jiba los concursos de cortos documentales y largometrajes  presentan una variada cartelera nacional e internacional,  su programación  secuencial  permite a los cinéfilos disfrutar de la mayorías de las selecciones sin tener que sacrificar muchas obras. Como regalo para el público se presentan los clásicos restaurados como Fresa y Chocolate y Tango feroz y para sumar a estos aderezos se homenajea también a Agnés Varda, esa gran cineasta francesa fallecida recientemente que perdurará en el tiempo por su obra y sus ideales.

En esta ocasión el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau ha traído una selección de sus libros editados por sus Ediciones La Memoria, y hará una donación de títulos a diferentes proyectos comunitarios locales, a la Biblioteca Armando Leyva Balaguer y la Casa de la Cultura de Gibara.  Entre los proyectos comunitarios se destaca Voces del audiovisual dedicado a desarrollar a niños, niñas y jóvenes en la comunicación audiovisual. Sus participantes se ven por todas partes haciendo entrevistas, filmando y fotografiando los rostros nuevos que visitan su poblado, enriqueciendo aún más ese ambiente ameno y hermoso que caracteriza este Festival.

Sin duda, estos quince años se celebran en grande y demuestran un crecimiento positivo, queda ahora seguir disfrutando de los próximos acontecimientos que seguramente darán nuevas y buenas  historias para contar.

COMENTARIOS

EVENTOS

 

 

CONCIERTO A GUITARRA LIMPIA «DEBO DESAPARECER» CON CARLO FIDEL TABOADA

EXPOSICIÓN DE CARTELES 20 AÑOS A GUITARRA LIMPIA

 

 

 

 

Nuevas propuestas