CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

EL RECTOR CADENAS A LOS OJOS DE PABLO

Por: Leonardo Depestre

1 de de 1970

PABLO Y NOSOTROS

EL RECTOR CADENAS A LOS OJOS DE PABLO

Por: Leonardo Depestre Catony

Hace por estas fechas 86 años, para ser exactos el 9 de febrero de 1935, publicaba Pablo de la Torriente Brau en el periódico Ahora su artículo titulado “La Universidad capitaneada por un ingeniero”.

No figura este entre los textos más conocidos de Pablo, pero resulta de extremo interés para remontarnos en el tiempo y conocer cómo fue aquel periodo, relevante porque se corresponde con el surgimiento de varios de los edificios que hoy integran la Colina Universitaria.

 El ingeniero —con estudios realizados en la Universidad de Boston—  José Manuel Cadenas  asumió el rectorado en 1934 y venía de ser decano de la Facultad de Ciencias y Letras. Gozaba de prestigio y se le consideraba una personalidad de carácter firme, capaz de afrontar la difícil situación de la Universidad habanera porque si bien el gobierno de Machado había caído, prevalecían el caos y la violencia en momentos en que precisamente afloraba la figura del coronel  Fulgencio Batista como nuevo hombre fuerte del Ejército y de la nación.

Veamos cómo ve Pablo al doctor Cadenas:

¿Qué tiempo hace que la Universidad no tenía a su frente a un ingeniero? Hace años, muchísimos años, con toda seguridad. Y ahora que el doctor Cadenas, profesor de la Escuela de Ingenieros y Arquitectos, ha ascendido al Rectorado, la Universidad va a disfrutar de un período constructivo que, bien orientado y sostenido con tesón, podrá dejar una magnífica obra realizada.

¿Qué alcance podrá tener el carácter de este período constructivo en la Universidad? Desde luego que no podemos esperar que el Rector vaya a hacer la revolución universitaria, puesto que esta tiene que ser impulsada por la masa estudiantil, pero debemos confesar, por lo pronto, que no es el doctor Cadenas el hombre de primaria estructura mental que en un principio fue considerado por muchos.

Y hay más, porque es de nuevo Pablo quien relata el modus operandi público de este dinámico rector sobre el cual se cierne el espeso polvo de la desmemoria.

El Rector nos invitó a un recorrido universitario para que comprobáramos el impulso que iba dando a las numerosas obras de carácter urgente, cuya ejecución no admitía plazo y, al mismo tiempo, conociéramos los proyectos numerosos e importantísimos a que pretendía dar comienzo y remate durante su Rectorado.

Hay pues, razones, para recordar al rector Cadenas. Ya se había construido la escalinata, que data de 1928, pero entre 1934 y 1940 se erigen las edificaciones que originalmente albergarían las escuelas de Física, Química, Farmacia, Ciencias Comerciales, Derecho y Ciencias, también la Biblioteca Central y el Rectorado. Se suma en áreas exteriores, entre otras, la Escuela de Medicina y el Estadio Universitario, de 1939.

No pudo el doctor Cadenas, remando siempre a contracorriente, extinguir el bonchismo o gangsterismo imperante entre quienes utilizaban el recinto universitario como morada para la ejecución de actividades delincuenciales y atentados que en 1940 costaron la vida al profesor Ramiro Valdés Daussá, quien intentó sofocarlas al precio de convertirse él mismo en una víctima más.

José Manuel Cadenas murió en noviembre de 1939, durante el ejercicio de sus funciones, y su apellido se le confirió al patio o plaza central de la Colina Universitaria, actualmente plaza Ignacio Agramonte.

Prensa

COMENTARIOS

LA CARABINA DE AMBROSIO

Leer La Memoria en Covid -19

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

En Exposición

 Exposición «CUARENTENA» Caricaturas de ARES. Diciembre 2020 – Febrero 2021

 

 

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido