CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

EN EL CENTRO PABLO: DOS PREMIOS, DOS EXPOSICIONES, DOS ANIVERSARIOS

Por: María Fernanda Ferrer

12 de Enero de 2022

Por: María Fernanda Ferrer

El pasado viernes 17 de diciembre -día en que los creyentes cubanos veneran a san Lázaro- la casona de Muralla 63, sede del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau– en La Habana colonial fue sacudida por muchas emociones: se homenajearon a dos hombres quienes, desde hace veinticinco años, acompañan a la institución a partir de sus personales parapetos. Choco y Sánchez recibieron el Premio Pablo.

El director del Centro Pablo, Víctor Casaus, en el momento de entregar el mencionado reconocimiento, recordó que el Premio Nacional de Artes Plásticas 2017, el grabador y pintor Eduardo Roca Salazar (Choco), participó en Una obra para Pablo, la primera exposición organizada hace más de dos décadas y que “desde ese momento inicial hasta hoy, ha seguido junto a nosotros en cuanta aventura creativa hemos emprendido de conjunto, que han sido muchas y variadas”.

El Premio Pablo, que consiste en una losa cerámica creada por el maestro Alfredo Sosabravo, Premio Nacional de Artes Plástica 1997, dice en su reverso:

Por sus orígenes, que son los nuestros.

Por su color, que son todos los colores.

Por su compleja sencillez.

Por su solidaridad y su sonrisa.

Choco, emocionado, agradeció “tan valioso reconocimiento” y subrayó que sentía una gran alegría “porque el Centro Pablo ha sido un lugar de cultura, un sitio de exquisita sencillez” que ha hecho mucho por defender lo mejor de nuestras tradiciones como la trova, el diseño, el cine, la poesía y las artes plásticas: “en este instante siento un puñal que me atraviesa, pero es un puñal de flores y de amistad que agradezco y recibo complacido”, apuntó.

De inmediato, Casaus se refirió al otro premiado: Idalino Sánchez, quien sobrepasa los noventa años de edad y continúa “al pie del cañón” defendiendo esta institución como lo que es “su propia casa”. Y seguidamente leyó las consideraciones tenidas en cuenta para entregarle a este sencillo, honrado y honorable hombre la distinción: “Por acompañar durante 25 años los sueños de este Centro Pablo, que también le pertenece, por enseñarnos desde su vida generosa, a ser –si es posible- un tilín mejores, por su lealtad y por su poesía, por su condición de fundador y de imprescindible  –que tanto admiramos- y queremos”.

Sánchez, guardián fiel y solicito de la institución, posee un profundo sentido de pertenencia que lo hace afirmar que “ama al Centro como a su propia familia”, y conmovido aseguró que “mientras tenga fuerzas para subir escaleras”, continuará entregándole todas sus energías a este lugar que me ha dado inmensas satisfacciones: “soy un hombre humilde, combatiente y revolucionario y este reconocimiento lo recibo conmovido y más comprometido aún si eso es posible”, concluyó.

Posterior a la entrega de ambos premios, Casaus, dejó inaugurada dos exposiciones: Choco siempre Choco y Acto de fe.

La primera puede verse en la galería de entrada del Centro (Muralla 63, entre Oficios e Inquisidor, La Habana Vieja) e incluye obras recientes de Choco en las que se pude disfrutar del quehacer de este creador que ha hecho de la colagrafía su modo particular de expresión y de la que se le considera una MAESTRO, así con mayúsculas. Su impronta, su excelente factura, su textura, su manera de combinar tonos y colores y, sobre todo, una cubanía raigal -que transpira en cada trazo- hace que Choco siempre Choco sea una fiesta para los sentidos.

Acto de fe, del fotorreportero Alexis Rodríguez y que esta expuesta en la galería trasera de la institución, cuenta con una selección de dieciséis retratos que realizó hace unos dos años durante la peregrinación que los fieles a san Lázaro realizan cada 17 de diciembre desde el poblado de El Rincón, en las afueras de La Habana, hasta la capilla donde se le rinde culto.

Son imágenes que conmueven y que, de muchas maneras, constituyen testimonio de la religiosidad de cubanas y cubanos que cumplen promesas hechas a Babalú Ayé y que en la mayoría de las ocasiones implican desgarramientos físicos y sacrificios carnales. Acto de fe, que son fotografías tomadas a todo color, posee además un fuerte contenido antropológico y pone al hombre y su religiosidad en el centro de atención.

Ambas muestras permanecerán abiertas hasta finales del venidero mes de enero y están dedicadas a los 25 años de la creación del Centro y al Aniversario 120 del natalicio de Pablo de la Torriente Brau, periodista y revolucionario que murió defendiendo los ideales republicanos durante la Guerra Civil Española.

COMENTARIOS

COVIDIANAS

EL REGRESO DEL JOVEN PABLO

BIBLIOTECA PABLO

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

PALABRA VIVA

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido