CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

ESTE HERMANO NUESTRO, A QUIEN TANTO QUEREMOS

Por: Víctor Casaus

17 de Febrero de 2017

(Palabras de Víctor Casaus en la presentación del libro Las crónicas de Segunda cita, de Guillermo Rodríguez Rivera)

 

Queridas amigas, queridos amigos:

 

Vamos a hacer esta tarde dos actos de homenaje: un homenaje a la existencia de este libro y un homenaje al blog Segunda cita que dentro de poco cumplirá siete años en el éter, con más de 5 millones de visitas, de personas de todos los continentes.

 

La importancia del tema ya Silvio la resumió perfectamente y nosotros lo que queremos es reconocer y felicitar y agradecer esa gestión liderada por Silvio al crear un espacio de debate, de reflexión, de búsqueda de solución de los problemas, o al menos de conocimiento de los problemas, tanto en el ámbito internacional como en el ámbito nacional. En el ámbito nacional eso es ya una necesidad perentoria, casi impostergable, y este blog es un instrumento para que los que querramos participemos de alguna manera en la búsqueda de soluciones a tantos problemas acuciantes que tenemos y a ese período de interrogantes que se abre con el cambio de la administración norteamericana.

 

Segunda citaes entonces, en dos palabras, o en tres, un espacio de reflexión, de intercambio y de debate: tres temas que están ausentes en la prensa llamada establecida, llamada oficialista en otros términos, y que vive solamente, como decía Silvio, en las redes digitales. Estos tres elementos deben tomar un camino que llegue a más personas que lo reducida que resulta todavía la conexión a Internet a través de ETECSA y todos esos temas que se explican y que va creciendo, pero a un ritmo, a nuestro modo de ver, bastante lento.

 

De manera que el primer homenaje es a esa gestión generosa de Silvio en la creación de este blog y, en general, a esa gestión otra vez generosa con su obra y con su vida.  Decía Carlos Fonseca Amador, fundador del Frente Sandinista, que a los amigos se les critica de frente y se les elogia por la espalda. Como Silvio ahora está a mi espalda, puedo decir que en los tres proyectos que él hace, que voy a mencionar, hay una entrega extraordinaria de generosidad, de talento. Esos proyectos son el propio blog Segunda Cita que hoy homenajeamos, la Gira interminable, que va por su concierto 80 en la que Silvio lleva su música a las puertas de los vecinos de un barrio en estos tiempos en que ir a un teatro cuesta, sobre todo si va una familia completa –como él ha explicado en esos lugares–; y también está por supuesto su propia obra  y su discografía que con Amoríos ha tenido una expresión reciente muy hermosa.

 

De modo que esas tres cosas –más un sello editorial que le ha sido aprobado, por así decirlo, para sus Ediciones Ojalá– hacen del trabajo de Silvio un sistema: un sistema antiburocrático por otra parte, hecho solamente por un grupo de personas que sí están enamoradas de ese trabajo que hacen, como las gentes del Centro Pablo tratamos de hacer de manera similar el nuestro. Silvio los llama los imprescindibles: esa gente que llega al concierto a las 6 de la mañana a empezar a montar tarimas, equipos, luces, y son los últimos que se van. A esos imprescindibles de Silvio –y a los del Centro Pablo también– queremos dedicar esta tarde, es decir, al trabajo, al talento y a la entrega.

El segundo homenaje está dedicado al libro que presentamos y a su autor, que no se encuentra aquí con nosotros ahora, pero está Marlen, su compañera, a quien voy a cederle la palabra en cuanto termine. Es un homenaje al libro por esas razones a las que nos referíamos –los contenidos y el estilo de Segunda cita– y por el trabajo que hizo Guillermo para armar esta obra.

 

En dos palabras, la idea del libro surgió como participantes de Segunda cita que somos. Nos preguntamos: ¿por qué no recoger algunas entradas de ese blog (las entradas son los textos que se colocan al principio para propiciar el intercambio y la discusión, que luego toma diferentes caminos pero este es como el centro de la propuesta). Las participaciones, las entradas de Guillermo se han destacado en el blog. Aquí hay varios segundaciteros y algunas segundaciteras que pueden corroborar esa agudeza y esa capacidad de análisis que tiene Guillermo, además de sus dotes poéticas y ensayísticas tan intensas y tan extensas. De manera que le propusimos: vamos a hacer un libro de esta manera y lo publicamos en Ediciones La Memoria, y si te parece bien lo hacemos recorriendo estos dos caminos: lo internacional y lo nacional, para que lo nacional, que es tan importante, llegue también a la gente y que a través del libro se conozca el debate que se produjo allí en el blog. Por eso el libro no solamente incluye los textos de Guillermo, sino también fragmentos de polémicas que los textos propiciaron. Es decir, es el debate que se da en la calle, que se da en tantos lugares y no se da en la prensa establecida que es por donde debiera comenzar ese debate.

 

El libro es una manera de llegar, el libro está físicamente ahora aquí y estará a la venta también en el stand del Centro que es el C 5 B si los de ahora se agotan; estará en intranet, en el sitio del Centro Pablo de donde podrá bajarse gratuitamente. Haremos todo lo posible porque la riqueza de ese libro, las propuestas de Guillermo, los comentarios, los debates lleguen a la mayor cantidad de personas posibles. Tenemos un sitio web que es www.centropablo.cult.cu, donde está incluida a su vez una página de la Feria en la que aparecerá esta presentación y las demás que tendremos en estos días.

 

En el proceso de armar el libro debemos reconocer el apoyo de Ojalá, porque había que meterse en ese mar casi interminable de información que es ya Segunda cita y fue Patricia Ballote Alvarez, una de las imprescindibles de Ojalá quien hizo ese trabajo inicial de recopilar todo lo de Guillermo y entregárselo a él para que pudiera hacer la selección final, con el apoyo también de Marlen. Ese fue el mecanismo. Luego los editores del Centro Pablo con nuesrra editora-jefa Isamary Aldama, más los diseñadores, hicieron posible este objeto que ustedes podrán adquirir después que terminemos esta presentación.

 

Para tratar de hacer un retrato hablado, muy rápido, muy incompleto: Guillermo es un polemista agudo, un ensayista brillante, un poeta sensible y coloquial. El lunes se presentará en la Calle de madera de la Habana Vieja ese excelente ensayo que se llama Nosotros los cubanos, en su quinta edición, esta nuevamente preparada por las Ediciones Boloña de Eusebio (quien recibirá en esta misma sala el Premio Nacional de Ciencias Sociales dentro de una hora).

 

Después de hablar de la agudeza de Guillermo en estos temas y en estos géneros (el ensayo, la poesía, su hermosa poesía nacida en los años del Caimán, la novela, el periodismo, su profundo conocimiento de la poesía hispanoamericana uno se pregunta –como se pregunta tantas cosas en la vida–: ¿por qué Guillermo no ha sido en tantos que lleva establecida esa distinción, un Premio Nacional de Literatura? Guillermo hizo una pregunta semejante, a su vez, en relación con Silvio cuando le otorgaron a Bob Dylan el Premio Nobel de Literatura. Guillermo propuso que se le entregara a Silvio el Premio Nacional de Literatura, como poeta, y que nos dejemos de estar en esos compartimentos estancos que tanto nos afectan. Yo a mi vez digo aquí que Guillermo sería uno de los escritores, casualmente de mi generación como Eduardo Heras León, a quien se le hizo justicia 20 años después, que debiera ser reconocido como se merece por su valiosa obra y su consecuente vida.. Aunque los premios premios sean y en última instancia lo que vale es la obra, digo que Guillermo merece ese y otros muchos reconocimientos. Este libro, como Nosotros los cubanos, es un ejemplo de ello, un ejemplo de la valía de este hermano nuestro a quien tanto queremos.

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios