CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

FNCL: LUGAR DE PENSAMIENTO Y LABOR CONTINUA

Por: Estrella Diaz

3 de Julio de 2019

Por: Estrella Díaz

Con la presencia del ministro de cultura, Alpidio Alonso, se efectuó este martes 2 de julio el acto oficial que acredita a la Quinta Santa Bárbara, sede de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano (FNCL), como Monumento Nacional, condición que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba.

Gladys Collazo, presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Nacional y de la Comisión Nacional de Monumentos, al leer el documento oficial recordó que la quinta Santa Bárbara fue adquirida en 1986 por el Consejo de Estado de la República de Cuba con la finalidad de asignarla como sede de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, institución fundada por el Comandante en Jefe, FideL Castro, el comité de cineastas de América Latina y presidida por el Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez.

Aseguró que la FNCL es “una institución heredada del movimiento del Nuevo Cine Latinoamericano, un lugar de pensamiento y labor continua que, desde Cuba, ha contribuido al desarrollo, integración y memoria de la cinematografía regional teniendo como directrices fundamentales de su quehacer la defensa de la identidad cultural, la soberanía e integración de los países de la región y la memoria de nuestros pueblos”.

Insistió Collazo que la sede de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano atesora bienes y muebles de alto valor patrimonial inscritos en el Registro Nacional de Bienes Culturales, destacándose de manera particular la colección personal y documental de Gabriel García Márquez y la colección fotográfica que muestra la historia gráfica de la entidad.

Por todo ello, según el documento, se resuelve “declarar la quinta Santa Bárbara Monumento Nacional, tomando en cuenta el valor histórico, artístico y arquitectónico de este sitio, actual sede de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano”, concluyó.

Por su parte -visiblemente emocionada- Alquimia Peña, directora de la FNCL, puntualizó que ese otorgamiento constituye un “alto honor y compromiso reafirmado ante nuestros fundadores de proteger y preservar este sitio de memoria imprescindible, comprometido con la cultura, la literatura y el séptimo arte que guarda acontecimientos que han dejado su huella en el presente del cine cubano, latinoamericano y caribeño”.

Puntualizó que esta quinta y los proyectos albergados en ella, “son un reservorio de identidad cultural, de estímulo a los imaginarios y memoria de nuestros pueblos reservados en imágenes en movimiento. Identidad que se traduce en soberanía, en responsabilidad en el quehacer por el presente y el futuro” e inmediatamente agradeció al Ministerio de Cultura y Consejo Nacional de Patrimonio Cultural el alto honor que se les confiere: “al compartir con ustedes un momento tan significativo y de gran compromiso para la institución que represento, tenemos muy presente a los que la hicieron posible: Fidel, Gabo, Julio, Edmundo y tantos otros compañeros que nos dieron el privilegio de radicarla en esta hermosa e histórica quinta.”

Previo al acto se proyectaron imágenes de la inauguración de la FNCL, ocurrido hace treinta y tres años, y las palabras de su primer director Gabriel García Márquez quien se vio acompañado por el líder de la revolución cubana, Fidel Castro, por el entonces ministro de cultura, Armando Hart, y por el doctor Carlos Rafael Rodríguez, economista y vicepresidente del Consejo cubano de Estado y de Ministros en distintos momentos del período revolucionario  y una de las mentes más lúcidas de finales del siglo XX.

La quinta Santa Bárbara, enclavada en el municipio de La Lisa, de la capital cubana, fue propiedad de Flor Loynaz, una de las hijas del general de la guerra de independencia, Enrique  Loynaz del Castillo, autor del himno invasor.

COMENTARIOS

EN PREPARACION

 

Presentación del libro  El mundo después del coronavirus, de Arístides Hernández (ARES) y Félix López

Exposición Cuarentena, dibujos de humor sobre la Covid 19, ARES

Realización de mural colectivo coordinado por Eduardo Abela y Eduardo Roca Salazar (Choco) para el espacio Abre la Muralla

 

Nuevas propuestas