CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

¿JUNTADA O AJIACO LATINOAMERICANO?

Por: María Fernanda Ferrer

9 de Septiembre de 2019

Por: María Fernanda Ferrer

“Che, ¿dónde está el soplete?”, dice una voz a mis espaldas: estoy en la cálida cocina de mi querida Mariana aquí, en Mendoza, intentando poner un acento cubano mientras cocino unos típicos y dormidos frijoles negros. Sin girar, contesto: “aquí” y extiendo mi mano para hacerle llegar a esa voz una fosforera —también conocida como chispero— ¡siento un afinado coro de risas!

Doy vuelta y me aclaran el mal entendido: “soplete” es el apodo de Pablo Quiroga, un bombero profesional que, a su vez, toca la armónica y canta y fue uno de los muchos amigos que nos reunimos el pasado sábado 7 de septiembre para hacer una “juntada latinoamericana”, como la calificó Fabián, anfitrión como ninguno.

Sorpresivamente a partir del mediodía, el sol quiso —con sus bondades— acompañarnos y así fue: el frio mendocino desapareció, casi, y comenzó la ronda de poesía y canción en la que se mezclaron voces con acentos disimiles, pero con un común denominador: compartir, dialogar y disfrutar de buena música sentida y nacida desde varios países de “nuestra América”, como calificó, José Martí, con agudo sentido de pertenencia hacia el Continente.

Se escuchó la voz y la guitarra de la venezolana Nina Daterra; los lamentos de la quena del boliviano Juan Lázaro Mendólas, fundador del conocido grupo Marcama de Mendoza, también al chileno Pablo Méndez y el exquisito violín del ecuatoriano César Marín. La voz timbrada de Iara, integrante del grupo Tres Tigres conformado por Salomón y por Nahuel, quienes acompañados por Facundo —actor y también baterista— trajeron aires jóvenes, frescos y comprometidos con nuestro tiempo, con su tiempo.

Entre los muchos amigos que abarrotamos el patio trasero de la casa de Mariana y Fabián, estaba, también, Claudia Domínguez, la nieta 117 recuperada por la conmovedora, persistente e interminable labor que impulsan las Abuelas de Plaza de Mayo, en este caso correspondiente a la delegación de Mendoza. Los mendocinos Jorge Cuello (guitarra) y Marco Cuello (bajista) también cantaron y entonaron canciones —muchas de ellas de Silvio Rodríguez, un verdadero ídolo entre gran parte de los argentinos—, al tiempo que el mendocino Fernando Rule, integrante de Derechos Humanos, y perteneciente a la murga El remolino, también entonó varios temas.

Cuba estuvo en esa “juntada latinoamericana”: el trovador Ángel Quintero —guitarra en ristre— interpretó varios de sus temas que tienen que ver con la forma de ser, de sentir y de vivir en la hermosa Isla, cuya realidad no deja de ser compleja, dinámica y controvertida y el poeta Víctor Casaus leyó varios de sus textos, escuchados en un silencio total. Y es que el verso de Casaus tiene estrechas y ceñidas conexiones con su labor como cultivador del testimonio: sus poemas, aunque también sean de amor, están cargados de vivencias que han marcado a su generación y a la convulsa época desde finales de los años sesenta del pasado siglo hasta hoy.

Julio Rudman, poeta y periodista de la Radio La mosquitera, quiso desgranar un solo texto que fue suficiente para cerrar el ciclo de poesía y canción comprometidas, mientras que Coco Yáñez, fotógrafo independiente y colaborador del diario local El otro, hacía fotos y se movía de un lado al otro del hermoso patio cual patinador profesional de hockey sobre césped.

Desde un ángulo del patio, sentada en un murito que hace de cantero donde están sembradas las más disimiles plantas, miraba ese ¿ajiaco latinoamericano? o ¿juntada latinoamericana? Y sin querer pensé en mi abuela, quien a inicios del siglo XX llegó desde Valencia a La Habana con su breve morral y quien fue la que me enseñó algunos secretos culinarios, entre ellos, cómo hacer esos frijoles negros que tanto encantaron a los mendocinos: ahora mismo me pregunto: ¿debo compartir esa herencia?… ¡Por supuesto que sí!: de eso se trata.

Prensa

COMENTARIOS

EN PREPARACION

 

Presentación del libro  El mundo después del coronavirus, de Arístides Hernández (ARES) y Félix López

Exposición Cuarentena, dibujos de humor sobre la Covid 19, ARES

Realización de mural colectivo coordinado por Eduardo Abela y Eduardo Roca Salazar (Choco) para el espacio Abre la Muralla

 

Nuevas propuestas