CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

LO QUE DICE MI CANTAR

Por: Fernando Rodríguez Sosa

4 de Enero de 2017

Para Lino Betancourt Molina, como ha asegurado en más de una ocasión, la trova es la pasión de su vida. Confesión fácil de comprobar si se revisa la obra de este periodista, musicógrafo y locutor de radio, quien se ha dedicado, por décadas, al estudio y promoción de tan fértil y fecunda manifestación de la cultura cubana.

Se ha sumado ahora a esa obra, el volumen titulado Lo que dice mi cantar (Ediciones La Memoria, Colección A guitarra limpia, Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, 2015, 408 pp), obra que, indudablemente, le permite a Lino Betancourt Molina enriquecer el catálogo editorial dedicado en la isla a investigar, analizar y promover la trova cubana.

El centenar de textos ahora agrupados, fueron originalmente escritos, a lo largo de los últimos años, para el portal digital Cubarte. Son crónicas, semblanzas, comentarios, artículos, reseñas, que, sustentados en una profunda investigación, revelan un rico y variado universo en que aparecen compositores, intérpretes, agrupaciones…

A través de estas páginas, el lector conocerá, por ejemplo, quién fue el Bizco del Café La Diana, la terrible muerte del Paganini Cubano, la pasión de Pancho Amat por el tres, la casa de la trova más famosa de Cuba, la verdadera historia de «La engañadora», el trovador más viejo del mundo, el diario perdido de Manuel Corona y quién mató a Malanga.

Son textos que se proponen –y logran—, de manera breve, precisa, puntual, conjugar, inteligente y armoniosamente, el dato exacto, la opinión justa, la información necesaria. Y tal empeño se presenta a través de una amena, fluida y limpia narración, que conoce la manera de atrapar el interés del lector.

Así lo evidencia «Los poetas ignorados en la música», uno de los artículos reunidos en el volumen, en que Betancourt Molina ofrece interesantes revelaciones.

Sobre los ignorados autores de las letras de canciones famosas se ha escrito muy poco. “Es una gran injusticia”, comentó conmigo una vez el maestro Frank Fernández.

Hace poco me confió mi amigo Rodolfo Garay, nieto de Sindo Garay, que el autor de la letra del bolero «Tormento fiero», cuya música corresponde a Sindo, es un santiaguero conocido por Pipí Richard, que componía versos muy lindos y que llevaba una vida bohemia acercándose en sus andares a las serenatas y canturías de sus amigos trovadores. No resultaría extraño que le diera a Sindo esos versos que el bardo convirtió en un hermoso bolero. Esta es la versión que le ofreció al nieto de Sindo el guitarrista santiaguero Salverio Montero, el último acompañante en la guitarra que tuvo Hilda Santana en el dúo Voces del Caney.

Nacido en Guantánamo, en 1930, Lino Betancourt Molina, por su ejercicio intelectual de varias décadas a favor de la cultura, ha sido reconocido, entre otros galardones, con el Premio Nacional de Radio, la Distinción Por la Cultura Nacional, la Condición Artista de Mérito de la Radio y la Televisión, el Premio de Honor Cubadisco y la Distinción X Aniversario de la Nueva Trova.

Con su firma han aparecido libros como Compay Segundo, La trova en Santiago de Cuba, Siempre Compay, La trova y el bolero en Cuba. Apuntes para una historia y Como la rosa, como el perfume –este último en coautoría con Eduardo Ramos—, títulos todos que demuestran su especial interés por estudiar, investigar, divulgar, la génesis, desarrollo y esplendor de la trova insular.

Lo que dice mi cantar, este libro que ahora se incorpora a tan rica bibliografía, es algo más que un nuevo título en la relación de obras publicadas por Lino Betancourt Molina. Es la confirmación de la madurez alcanzada por quien, desde la razón y la pasión, se ha dedicado a develar los secretos que aún acompañan a la fecunda trova cubana.

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios