LOS 20 AÑOS DE EDICIONES LA MEMORIA

Por: Centro Pablo

8 de Octubre de 2018

Queremos compartir la siguiente nota publicada en el sitio Cubaliteraria del Instituto Cubano del Libro a propósito del aniversario de nuestra editorial que estamos celebrando durante este año 2018. El escritor y periodista Leonardo Depestre hace un rápido recorrido por las colecciones que conforman el catálogo editorial del Centro Pablo que cuenta con más de cien títulos publicados en estos años. Agradecemos mucho al pequeño equipo de Ediciones La Memoria que ha trabajado, a lo largo de estos años, para llevar adelante este proyecto memorioso y querido.

Por Leonardo Depestre Catony

(Tomado de Cubaliteraria, ICL)

Durante el año 2016 se conmemoraron las dos décadas de la fundación del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau; este, los 20 años de su sello identitario, Ediciones La Memoria, surgido en 1998, fecha en la que se publicaron los primeros textos y poco a poco comenzaron a establecerse sus diversas colecciones.

Ediciones La Memoria representó en aquel momento, y lo sigue siendo hoy día, una alternativa de publicación para investigadores, autores noveles y escritores en general apasionados en el tema de la recuperación de la memoria histórica.

Un muy reducido número de trabajadores atienden el área editorial del Centro Pablo, y aunque esta ha sufrido un proceso de renovación continuado, la profesionalidad de sus técnicos es una de las características más notables y constituye una de las garantías que avalan las producciones editoriales de La Memoria.

Echemos un vistazo, siquiera sucintamente, a las colecciones que integran un catálogo que ya sobrepasa los cien títulos.

Digamos que medular es la Colección Palabras de Pablo, a través de la cual se ha publicado la totalidad de la obra conocida de Pablo de la Torriente Brau, en los géneros que trabajó: el periodismo, la novela y el cuento, el ensayo y hasta la poesía. A la extensa papelería pabliana se suma su epistolario (principalmente las cartas desde el Presidio Modelo de isla de Pinos y las del exilio político en Nueva York), e imbricado a cada uno de los géneros, el testimonio de cuanto vio y vivió. Citemos solo algunos de los libros ya editados por esta colección: Cuentos completos, Álgebra y política, Cartas y crónicas de España, Cartas cruzadas, Recuerdos de la próxima Olimpíada, Presidio Modelo, Pablo en Ahora, Cartas de presidio, ¡Arriba muchachos!, Para María, compañera,  Aventuras del soldado desconocido cubano…

La colección Coloquios y testimonios tiene como leitmotiv el rescate de la memoria. Historias que permanecen olvidadas, héroes anónimos o casi anónimos, episodios heroicos, anécdotas, tradiciones y costumbres, recuerdos o experiencias personales, ven así la luz. Amenidad e interés por los contenidos, binomio importante para enganchar a los lectores, son manejados con soltura por autores conocidos, otros no tanto, tocados por la magia de la palabra y la historia precisas.

Majadahonda lleva por título la colección que publica los libros de arte. Las ilustraciones interiores en colores y la excelencia del papel y de la impresión convierten a los ejemplares de esta colección en joyas editoriales. Y si nos referimos al contenido, pues se trata de textos que desvelan temas escasamente divulgados, enriquecedores de la historia y la cultura nacional. Ahí se cuentan, entre otros, La caricatura: tiempos y hombres, Luces y sombras, Massaguer. República y Vanguardia, Testimonios del diseño gráfico cubano, La Habana de Pablo y varios más.

La Colección Homenajes hace suya la sentencia martiana: honrar, honra, al entregarnos libros que, ya sea por la relevancia de sus autores o por los temas que abordan, debemos leer y después conservar en nuestra biblioteca familiar: Artículos de costumbres, de Emilio Roig de Leuchsenring; Bufa subversiva, de Raúl Roa; Laberinto de fuego, de Lino Novás Calvo; Alé alé reculé, de Dulcila Cañizares; Más palabras grabadas, de Orlando Castellanos; El útil anhelo. Correspondencia de Rubén Martínez Villena; Pedro Capdevila, el remediano amigo de Pablo

Sin embargo, en opinión muy personal, es por los volúmenes de la Colección A guitarra limpia por los que más preguntan los lectores. La colección lleva el mismo nombre de los muy gustados conciertos que durante dos décadas han tenido por escenario el Patio de las Yagrumas y la Sala de exposiciones Majadahonda del Centro Pablo.

Aunque con menos cantidad de títulos publicados, las colecciones Realengo, que aborda asuntos relacionados con Pablo de la Torriente Brau, y Cuba y Puerto Rico son, sobre los nexos fraternales entre ambas islas, en la segunda de las cuales nació Pablo, complementan los intereses de una editorial que cada año se renueva.

Los fundadores del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau —Víctor Casaus, en condición de director, y María Santucho como coordinadora general— sin duda seleccionaron el mejor nombre para la obra que crearon veinte años atrás: Ediciones La Memoria, un tributo a la memoria histórica de un país que se precia de su cultura y de sus gentes.

COMENTARIOS

Nuevas propuestas