CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

MURALEANDO CON CHOCO

Por: Estrella Diaz

16 de Diciembre de 2020

MURALEANDO CON CHOCO

Por Estrella Díaz

Eduardo Roca Salazar (Choco), Premio Nacional de Artes Plásticas 2017, es uno de los artistas involucrados en el mural colectivo que aún está en proceso de ejecución y que será emplazado en el espacio Abre la muralla del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, en la parte antigua de la ciudad.

Choco -junto a Eduardo Abela, Alicia Leal, Ernesto Rancaño, José Omar Torres, Roberto Daniel González, Yasbel Pérez, Diana Balboa y Betzy Arias- está en estos momentos “interviniendo” en su estudio de la Calle Sol, al doblar del Centro Pablo, el espacio que le fue asignado.

Según constató esta reportera, quien hace unas horas visitó su taller con el propósito de fisgonear por dónde iba el camino creativo de Choco, el “maestro del grabado cubano” se inclinó por representar, desde su estética, la imagen de la virgen de la Caridad el Cobre, Patrona de Cuba; con su atuendo amarillo, color que identifica a la virgen que, sincréticamente, representa a la diosa africana Ochún. Tiene a sus pies la barcaza donde van los tres Juanes que, a su vez, se integran en total armonía sobre el agua azulada salida del pincel de José Omar Torres, dando como resultado una muy bien lograda composición entre ambas estéticas y discursos.

Pero, ¿cuáles son las íntimas razones que hacen que Choco sea un colaborador cercano y fundador de la institución?

El Centro Pablo durante más de veinte años -con mucha devoción- ha unido a jóvenes, menos jóvenes y también más viejos a través de la poesía, la música, el arte digital y el diseño, a su vez, le ha dado una connotación sumamente importante a esta parte de la ciudad.

Pienso que la Oficina del Historiador ha sentido con mucha fuerza esa hermandad cultural y por eso siempre ha apoyado todos los proyectos del Centro Pablo. Yo, que estoy cerca de estos lares, me uno gustoso a esta institución que dirigen Víctor Casaus y la amiga María Santucho por su seriedad y profesionalismo.

La institución ha sabido hacerse fuerte gracias a las alianzas que ha desarrollado durante años de unidad con los vecinos ya sean babalawos (sacerdotes de Ifá en las religiones de origen africano), espiritistas, cristianos y ateos… gente de a pie y gente de arriba: eso le ha dado mucha fuerza cultural y credibilidad al Centro Pablo. Esas son algunas de la razones por las que me he mantenido y me mantendré siempre firme y al lado de la institución, que es culturalmente muy representativa y respetable.

¿Cuál consideras que es la importancia de mantener, en estos momentos, un centro cultural con las características del Centro Pablo?

Repito: ha sido un faro para la zona, para La Habana Vieja y para Cuba en general porque le dio, le da y le dará luz a otros centros culturales: es esencial en estos momentos complejos  darle continuidad a la cultura verdaderamente y netamente cubana. El Centro Pablo ha sido un ejemplo, ha sido guía para otros similares ya sea en La Habana o en Santiago de Cuba o en cualquier rincón de esta Isla.

¿Por qué decidiste involucrarte y ser parte de este mural que se está gestando desde la amistad y la solidaridad?

Hemos realizado murales colectivos con todos los artistas que acudieron al llamado del Centro y nos hemos reunido en muchas ocasiones, por ejemplo, por el cumpleaños de Fidel, para el Día de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR)… para innumerables fechas políticas y festivas y le hemos dado una connotación artística y colectiva.

Cuando se hace la realización de un mural tenemos la posibilidad desde el punto de vista de lo cultural, de la amistad y de la hermandad cerrar filas.  La realización de murales no es algo exclusivo de la capital: se ha hecho en diferentes provincias y con diferentes especialidades como, por ejemplo, músicos y gente de teatro.

Esta idea de trabajar en colectividad, no es algo que se haya inventado recientemente: recuerdo que en la Primera Bienal de La Habana, se realizó un gran mural con pintores muy importantes y destacados del momento. Por otra parte, la realización de los murales le da mucha fuerza al colectivo que lo realiza y aprendemos humanamente el uno del otro.

 

Prensa

COMENTARIOS

LA CARABINA DE AMBROSIO

Leer La Memoria en Covid -19

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

En Exposición

 Exposición «CUARENTENA» Caricaturas de ARES. Diciembre 2020 – Febrero 2021

 

 

Nuevas propuestas